Cómo Instagram se ha apoderado del mundo

Las redes sociales han tomado nuestra vida, aunque no queramos advertirlos, cada día ocupan mayor espacio en nuestra vida, y sobre todo Instagram, el más popular en el momento, ha tomado gran parte de la vida de sus usuarios.

Mujer en Instagram

Los pasajeros en el metro o el transporte miran cuidadosamente el teléfono, y en el 90% de los casos, Instagram está abierto allí.

La era de la televisión ha sido reemplazada por la era de Internet. Aquellos que se enorgullecen de no mirar la caja zombi pueden prestar atención a cómo consumen Internet. ¿No habrá alguna dependencia ahí, vamos a averiguar si no tienes una adicción a Instagram?

La adicción a Internet a través de instagram

En este artículo vamos a considerar la adicción a Internet usando el ejemplo de la adicción a Instagram. Y mostrar dependencia en dos lados: por parte del consumidor y por parte del productor de contenido. Porque el efecto Instagram afecta a todos.

Por estadística general, podemos considerar que “la ola de Instagram” captura más el alma de las mujeres. Los hombres son menos susceptibles a su influencia: es menos probable que sigan la moda, la envoltura exterior, los tipos de belleza, en general, la vida de otra persona. Las mujeres, por lo general, dependen más de la industria de la belleza. Los hombres, en cambio se guían por otra cosa. Los hombres se atascan en los juegos, la política, los videos, las noticias. A veces también pasan el rato para mirar furtivamente su Instagram.

La vida real se vuelve una carga

Lo primero y más importante que le sucede a una persona que constantemente consume Instagram es desconectarse de su vida y conectarse con la creación de una vida virtual. Lo que vemos allí son fragmentos de la vida real, divididos en 15 segundos. El mundo de un libro o una película ya no es tan emocionante, hay menos realidad y humanidad, no hay retroalimentación, se necesita más fuerza para estar incluido en ellos. Por ello Instagram captura más rápido, y es así como lo que está contenido en la vida real, lo que tenemos cerca, se puede volver una carga.

No estamos mencionando aquí que el uso de Instagram —como el de cualquier otra red social— sea un punto negativo, ni que la inversión del tiempo aquí sea dañina (ver historias o desplazarse por el feed se puede utilizar durante un período de tiempo estrictamente definido para relajarse y divertirse). Por ello hay que entender que la adicción no está en la actividad, sino en si tenemos la capacidad de controlar la dosis de esa actividad.

El viejo problema de compararnos con los demás

Desde nuestro teléfono, viendo la vida de tantas personas desconocidas y producidas, empezamos una comparación con nosotros mismos, que puede devaluar nuestra vida, intereses, círculo de amigos, etc. Además del hecho de que la imagen en la red social difiere de la vida real, existe mucha dosis de frialdad y sobreactuación.

Todos somos diferentes y nuestra vida está organizada de manera diferente. No todo el mundo será un personaje famoso de Internet. No todo el mundo es un gran viajero, bloguero, millonario. Cada uno tiene su propio camino, pero al perderlo de vista nos perdemos de vista a nosotros mismos también.

Instagram expone en un corto lapso de tiempo, como la vida de los demás es algo “genial”, han logrado mucho, popularidad, dinero, atención, amor, ¿y nosotros? Y entonces puede comenzar la deformación de la autoestima, la autoimagen, un cambio en nuestros valores. Sin darnos cuenta, nuestra vida se empieza a colmar de los ideales, los modelos y estereotipos de alguien más.

Instagram y la vida social

Mujer usando Instagram

Todos los aspirantes a blogueros suelen pasar por esto, e incluso los simples visitantes o usuarios.

Es importante aprender a usar las redes sociales en general, sobre todo Instagram, de manera competente para nuestro propio bien, para creer en nuestras fortalezas y capacidades. La sed de éxito, la popularidad es un gran motivador en dosis moderadas.

En grandes dosis, esto convierte al bloguero en un esclavo de la red social. Para obtener un mayor alcance y más atención, una persona a veces traiciona sus valores y le da al público lo que él personalmente consideraba suyo. Esta incluso podría considerarse como una nueva forma de esclavitud disfrazada de tendencia y moda.

Entonces te vuelves adicto a este mundo de las redes sociales. A dar y seguir dando, con la ilusión de recibir algo a cambio (popularidad, éxito, diversión) pero eso sientes que nunca es suficiente y te demanda cada día más.

Podría ser probable que tras tanta inversión en ese mundo ficticio, pero que nos parece tan real, una vez que no podamos acceder, o no tengamos ya realmente una cuenta en Instagram, por el motivo que sea, nuestra vida real se haya vuelto despoblada y vacía.