Psicología Superación personal

¿Cómo saber cuándo ir al psicólogo?

Desde siempre nos enseñan que cuando presentamos alguna molestia física, es necesario acudir al médico. Si sentimos que algo va mal con nuestra vista, acudimos al oftalmólogo, si nos molesta un diente, vamos al odontólogo. Entonces ¿Cuándo se debe ir al psicólogo?

La necesidad de ir al psicólogo y cómo reconocerla

Ir al psicólogo es de suma importancia, pues al igual que un odontólogo u oftalmólogo, ayudará a evitar que un problema se haga mayor. Sin embargo, saber cuándo es pertinente ir a este especialista puede ser confuso y no tan intuitivo como en el caso de un odontólogo. Es por ello que a continuación trataremos de arrojar algo de luz respecto al tema.

Algunos síntomas a los que se debe prestar atención

Para saber cuándo ir al psicólogo, es importante que prestes atención a algunos síntomas que se pueden presentar ante esta necesidad. Uno de los síntomas más frecuentes es sin duda alguna, la ansiedad y las limitaciones en la vida cotidiana.

Si sueles sentirte ansioso, ya sea en el trabajo, en situaciones en las que debas hablar en público, e incluso en otros escenarios en los que no esté realmente justificada la ansiedad, podría ser una señal de alerta.

Asimismo, si presentas alteraciones del sueño, como por ejemplo, dificultad para dormir, o cansancio extremo, podría indicar un problema. La falta de apetito o el apetito excesivo también son posibles síntomas de que necesitas ir al psicólogo.

Si tienes uno o más de estos síntomas, es importante que acudas al psicólogo, ya que cuanto más tardes en recibir ayuda, más se agravará el problema.

Señales que indican que necesitas ir al psicólogo

Además de los síntomas anteriormente señalados, hay otras señales que podrían advertirte sobre la necesidad de acudir al psicólogo. Entre ellas se encuentran las siguientes:

Apatía o emociones desproporcionadas

Si sientes que la vida no tiene sentido, no sientes ganas de hacer nada o no encuentras motivación. Cuando atraviesas por una experiencia en tu vida, pero tus emociones no se manifiestan o lo hacen de manera desproporcionada a como lo harías habitualmente.

El hecho de no sentir placer por las cosas que antes se disfrutaban, también es una clara señal. La apatía en general nos advierte la presencia de un problema.

Sensación de soledad

Otra señal de que debes ir al psicólogo es esa sensación de soledad frecuente. Te sientes incomprendido, no puedes confiar en nadie, te sientes aislado y desorientado. También puedes llegar a sentir que las otras personas amenazan tu tranquilidad.

Temores y miedos profundos

Si los temores te dominan a tal punto de no dejarte llevar una vida normal. Algún miedo que se presenta de forma desproporcionada y no te deja realizar tus actividades cotidianas. Te paraliza e impide relacionarte con otros.

Pensamientos y conductas obsesivas

Cuando sientes que tus pensamientos te controlan y comienzas a tener conductas obsesivas. Esto quiere decir que realizas algunas acciones repetitivas y extrañas, como una especie de ritual, ya que de no hacerlo, podrías experimentar mucha ansiedad.

Problemas de adicción

Si tienes algún problema de adicción, ya sea el consumo de cualquier tipo de droga e incluso las apuestas. Cuando no puedes consumir dicha sustancia o apostar, te genera mucha ansiedad y te pones irritable. Toda esta situación te causa problemas con tus familiares y seres queridos.

No dudes en buscar ayuda

También debes tener en cuenta que si estás experimentando estrés constantemente, cosa que te irrita, no te deja dormir y te ha generado problemas sexuales o de alimentación entre otros, es importante que recibas ayuda especializada.

Si presentas alguna o varias de estas señales, no dudes en ir al psicólogo. Acudir al psicólogo es igual de importante que ir a cualquier otro especialista de la salud. Esto te ahorrará muchas complicaciones y podrá mejorar tu calidad de vida.

Leer con atención:
Los contenidos publicados en Vida Lúcida son exclusivamente con fines informativos. Los temas de salud, nutrición y dietas no deben sustituir el diagnóstico ni la consulta con un Médico Profesional.
5/5 (2 Reviews)