Consejos prácticos para saber manejar las críticas

Sería bueno si todos los comentarios que recibimos fueran positivos. Sin embargo, sabemos que esto no es así. La crítica, sea una crítica constructiva o no, suele ser algo que no podemos eludir. Tratar bien las críticas es una habilidad vital de la vida. Las críticas pueden provenir de jefes, familiares, compañeros de trabajo, amigos o parejas románticas. Lo que todas las críticas tienen en común es el dolor que pueden causar.

Cómo reaccionar a una crítica constructiva

Estos sentimientos negativos llevan a muchas personas a manejar muy mal las críticas. Eso no es bueno, especialmente si la crítica es precisa.

¿Cómo manejar las críticas?

La inteligencia emocional implica la capacidad de reconocer y comprender nuestras emociones, y usar esa información para guiar la toma de decisiones, de una manera más efectiva y menos perjudicial.

Aquí hay algunas sugerencias para ayudarte a manejar mejor las críticas, e incluso a sacarle mayor provecho.

No te pongas a la defensiva

Cuando estás herido, tu instinto puede ser arremeter contra la persona que precipitó tu dolor. Sin embargo, hacerlo es una respuesta destructiva. Es posible que la crítica no esté justificada, pero puedes permanecer abierto a la posibilidad de que quizás merezcas esa interpretación u observación sobre algo determinado que haces. Después de todo, el crecimiento personal se trata de mejorarte a ti mismo.

Aprende cómo responder

La comunicación es clave para remediar cualquier tipo de conflicto interpersonal difícil. Tu primer objetivo debe ser la claridad, reacciona con calma e intenta buscar una mejor comprensión de por qué exactamente te están criticando. Sin enojarte, haz algunas preguntas. Brinda a la otra persona la oportunidad de explicarse por completo. Luego, con una comprensión completa de su posición, debes responder y abrir un diálogo. Explica tus pensamientos lo más claramente posible y observa lo que tienen que decir a cambio.

Una crítica puede ser una oportunidad muy valiosa para conocernos un poco mejor a nosotros mismos, lo importante es saber reaccionar de forma pacífica, incluso cuando la crítica no sea del todo justa.

No lo tomes demasiado personalmente

Raramente la crítica reflexiona sobre el núcleo de tu ser. Por lo general, la crítica simplemente significa que alguien piensa que te estás quedando corto en un área periférica. Por ejemplo, si tu jefe dice que te ha ido mal en un proyecto en particular, eso no refleja quién eres fundamentalmente como persona. Si tu cónyuge tiene un problema con uno de tus hábitos, eso no significa que no te ame.

Evalúa la situación

En última instancia, el aspecto más importante de lidiar con la crítica es juzgar si es precisa o no. Si la crítica es justa, eso significa que tienes una oportunidad de mejora personal. Es una situación de vaso medio lleno: las fallas y los errores son malos, pero la oportunidad de aprender de ellos es buena.

Piensa cuidadosamente y profundamente sobre lo que se ha dicho. Por lo general, esto llevará algún tiempo, especialmente si las críticas te han hecho sentir emocional. Cuando tengas la mente despejada, evalúea los pros y los contras de la discusión. Determina hasta qué punto la crítica fue cierta. Luego, avanza según lo requiera la situación.

Ser criticado puede sentirse completamente terrible, ciertamente nunca es agradable. Eso no significa que sea necesariamente algo malo, ni tampoco es algo que deba evitarse por completo. Como la crítica es parte de la vida, aprender a lidiar mejor con ella es algo que todos deberían hacer.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.