4 cosas que las parejas deben hacer antes de casarse según expertos

El matrimonio es un compromiso serio. Antes de lanzarse a este territorio, debes asegurarte de que tú y tu pareja estén listos antes de casarse. Pero, ¿cómo puedes estar seguro de que estás en el camino correcto? ¿Qué puedes hacer antes de pronunciar tus votos que te ayudará a determinar si el matrimonio es una buena idea?

antes de casarse

Expertos en relaciones revelan 4 cosas que las parejas deben hacer antes de casarse

1. Tener conversaciones serias

No se puede exagerar la importancia de saber en qué te estás metiendo antes de casarte. Tú y tu pareja deben practicar la comunicación positiva para asegurarse de que avanzan en la misma página. Aquí hay algunas cosas de las que deberían hablar:

Dinero

No importa cuánto pensamiento positivo tengan como pareja, el hecho es que, científicamente hablando, los problemas financieros son una de las principales causas del divorcio y lo han sido durante décadas. Tú y tu pareja necesitan hablar extensamente sobre los planes y metas económicos, incluidos los para el futuro que no les parecen importantes en este momento.

Habla sobre responsabilidades financieras, reparto de facturas, ahorros, reparto de gastos de manutención, jubilación … absolutamente todo lo relacionado con el dinero que puedas imaginar.

Nombres

¿Quién toma el nombre de quién en el matrimonio, si es que alguien lo hace? ¿Estás poniendo guiones? ¿Optando por un enfoque tradicional? ¿Sin cambiar de nombre en absoluto? Este tema es importante para decidir. Piensa en tus hijos y en el apellido que heredarán. ¿Qué implicaciones pueden surgir para ellos y sus familias extendidas actuales?

Niños

Si deseas o no tener hijos, y cuántos, es un gran punto de discusión que debe aclararse desde el principio. Este es un gran paso que afectará significativamente la dirección de tu vida, dice la propietaria y directora de eventos de SQN Events, Beth Bernstein. Implica responsabilidad personal y compromisos económicos y emocionales. La mayoría de las parejas consideran que un choque en el deseo de tener hijos es un factor decisivo.

2. No ocultes nada

Es justo no contarle todo a la pareja al principio de una relación. Sin embargo, cuando planeas avanzar hacia el matrimonio, ser abierto contigo mismo es crucial. Después de todo, es poco lo que puedes ocultarle a tu cónyuge sin que sea un motivo grave de preocupación o un abuso de confianza. Aquí hay algunas formas de abrirse con una pareja antes de casarse:

Habla sobre tu familia y niñez

Para algunos, hablar de la infancia y la familia es algo divertido. Para otros, es un tema un poco más delicado. Independientemente de tu pasado, es una buena idea hablar de ello con tu pareja y escuchar su historia también.

Revela malos hábitos

Nadie es perfecto. Cuando comienzas a tener citas, es fácil intentar fingir que lo eres, o al menos intentar suavizar la realidad de tus malos hábitos. Con suerte, eso no es algo que hiciste. Pero incluso si intentaste ocultar tus peores aspectos antes, es probable que tu pareja ya los conozca hasta cierto punto. Se abierto sobre la persona que eres, habla sobre tus luchas y áreas en las que necesitas mejorar y pídele a tu pareja que comparta las suyas. Deben amarse exactamente como son, sin ningún deseo de cambiar al otro.

Conoce cuáles son los valores del otro

El objetivo cuando te casas con alguien es pasar el resto de tu vida con esa persona. Aunque es posible que las personas se mantengan felices y enamoradas cuando sus valores difieren, es una buena idea que sepan si sus valores están en desacuerdo antes de hacer estos compromisos a largo plazo. Saca todas las creencias, opiniones y pensamientos potencialmente controvertidos antes de casarse. De esta manera, sabrás si alguno es un factor decisivo. Si no son factores decisivos, pueden hablar sobre cómo manejar los conflictos en esas áreas y cómo respetar los valores de los demás.

Discute metas

Tú y tu pareja probablemente tengan sus propias metas en la vida. A estas alturas, si están pensando en casarse, ambos ya deberían conocer los planes del otro hasta cierto punto. Idealmente, su asociación continua les permitirá a ambos seguir persiguiendo sus sueños. No debes renunciar a esos sueños por nadie, y tampoco tu pareja. Esta es una excelente charla para ver si sus vidas van en la misma dirección.

3. Realicen tareas cooperativas estresantes

¿Qué es el matrimonio sino una tarea cooperativa a largo plazo? (Sí, sabemos que es más complicado que eso, pero el concepto se mantiene) Si tú y tu pareja no pueden manejar la cooperación en tiempos difíciles, es posible que aún no estén listos para el matrimonio. Aquí hay algunas ideas para probar las aguas:

Aprendan juntos

Claro, no es exactamente muy estresante, pero el proceso de aprender juntos puede brindarles una experiencia compartida que los hará más fuertes a largo plazo. Se divertirán un poco, aprenderán a apoyarse mutuamente a medida que recopilan nueva información y descubrirán cómo manejan el éxito y el fracaso tanto de forma independiente como en pareja. Intenten asistir a una clase, conferencia, taller o hablar sobre algo que les interese a ambos y ver a dónde van desde allí.

Vayan de compras de comestibles

¿Alguna vez has visto parejas discutiendo una gran pelea en medio de una tienda de comestibles? No querrás ser parte de ese comportamiento algún día. Una excelente manera de probar si trabajan de manera positiva es intentar hacer algunas compras juntos, especialmente las que involucran compras compartidas. La compra de alimentos y las necesidades de compra para su hogar es una excelente manera de medir su compatibilidad en esta escala. No es lo más estresante del mundo, pero aún puede ser un desafío.

Vayan de viaje

Viajar es divertido, pero nadie puede negar que las cosas pueden volverse estresantes y acaloradas. Ir de viaje con tu pareja te dará una visión fascinante de cómo ambos lidian con el estrés de planificar, llegar a tiempo y organizarse. Si no puedes pasar un buen rato viajando con alguien, probablemente tampoco querrás casarte con esa persona.

Vivan juntos

La persona que realmente eres nunca es más evidente que cuando estás en casa. Es por eso que la convivencia es una excelente manera de evaluar si eres realmente compatible con una persona o no. Después de todo, tendrás que vivir con esta persona, sus buenos y malos hábitos y sus preferencias de limpieza. Esta podría ser la razón por la que el 59% de los adultos entre las edades de 18 y 44 han vivido con una pareja antes del matrimonio, y un impresionante 85% de ellos tiene creencias positivas sobre la cohabitación prematrimonial.

Por supuesto, si deseas hacer esto o no, puede diferir según tu sistema de creencias y valores personales. Una opción similar sería tener «pijamadas» regulares con tu pareja, ya sea que haya intimidad o no, para tener una visión similar de cómo sería la vida con ellos.

4. Superen un momento difícil

Los tiempos difíciles son una parte estándar de cualquier relación. Vendrán y se irán durante el matrimonio. Lo importante es que sepas que tú y tu pareja pueden superarlos. Estos son algunos momentos difíciles que, si resuelven antes de casarse, apuntan a una mejor oportunidad de éxito en la relación a largo plazo:

Resuelvan una pelea

Las peleas son inevitables en una relación. De hecho, las discusiones frecuentes, cuando se manejan correctamente y no se hacen en exceso, pueden ser un signo de una relación sana y positiva. Esto se debe a que aprenden a comunicarse, superar los momentos difíciles y resolver los problemas juntos, saliendo más fuerte.

Aprendan a lidiar con las secuelas de las peleas

Cuando se resuelven las peleas, ¿cuál es el siguiente paso? Respeto, como siempre. Si te equivocaste, aprende a disculparte. Esto le demuestra a tu pareja que la respetas lo suficiente como para dejar de lado tu orgullo. Del mismo modo, también debes poder confiar en ellos para disculparte cuando tienen la culpa. Pero, ¿qué pasa con las situaciones en las que no hay culpa, pero el resultado final es que no puedes estar de acuerdo? Siéntete cómodo manteniéndote firme y dejando que tu pareja se apegue a las suyas. Está bien estar de acuerdo en no estar de acuerdo.

Experimenten una rutina de intimidad

Aprovecha la oportunidad para hablar sobre tus expectativas de intimidad, discutir cómo puedes superar tu estancamiento actual y pensar en formas de darle vida a las cosas fuera de tu zona de confort habitual. Claro, no es necesario que pases por esta rutina antes de casarte, pero eso no significa que no sea una buena práctica por el hecho de que estas rutinas surgirán de vez en cuando en el futuro ¿no?

Sepárense

Estar separados puede ser un desafío para las parejas que han pasado tanto tiempo juntos. La incapacidad de ver a alguien puede dificultar la resolución de discusiones y también hace que las emociones aumenten. Necesitas un pensamiento mucho más positivo para permanecer fuertes juntos cuando estás a larga distancia. Definitivamente no estamos hablando de forzar intencionalmente una relación a larga distancia, pero pasar un poco de tiempo alejados el uno del otro es adecuado para probar la solidez de su relación y descubrir problemas de codependencia.

Superen una mala racha

El amor no siempre es arcoíris y mariposas. Los tiempos difíciles son una parte estándar de las relaciones. Si tú y tu pareja nunca han tenido una mala racha, existe una gran posibilidad de que tengan dificultades para superar una que tengan más adelante en un matrimonio. Aprender a superar las malas rachas con pensamiento positivo, amor, confianza y comunicación es muy importante. Superar estos obstáculos les mostrará cuán comprometidos están y cuán segura es la relación en su conjunto.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.