Psicología Salud emocional

De ningún laberinto interior se sale con llave ajena

Muchas personas, frente a determinadas circunstancias que les llegan a afectar de forma negativa, llegan a sumergirse en una especie de laberinto interior. Un laberinto puede ser ocasionado por un problema con origen en el pasado o en el presente en el que hasta el momento no hayamos dado con la solución.

Aprende a salir de tu laberinto interior con tu propia llave

Es posible que se trate de un miedo o de alguna fobia que nos paralice y que nos impida el correcto desenvolvimiento en nuestras tareas diarias.

También se puede aplicar a todas aquellas áreas de nuestra vida que sepamos que debemos mejorar porque nos afecta en nuestras relaciones personales o a nivel laboral. Son aspectos como el carácter o ciertos comportamientos que resultan negativos para el resto.

Los laberintos, como estructuras, tienen la particularidad de confundirnos, despistarnos y dificultarnos una rápida salida. Estar en medio de un laberinto puede causar ansiedad, desesperación, temor, desolación y pánico en algunas personas.

Sumergirte en un laberinto interior supone que en tu psique te debates en medio de incertidumbres, dudas y desconocimiento sobre las acciones que debes emprender para evitar la desagradable sensación que estás experimentando.

Cuando estás en medio de una problemática o situación que deseas resolver y no das de forma inmediata con la solución, sueles rondar y dar vueltas a la misma idea dentro de tu cabeza sin éxito, una y otra vez. Esta práctica en ocasiones lleva al individuo a la desesperación y a experimentar un nefasto sentimiento de desesperanza.

Muchas personas en medio de la desesperación que produce no dar con la tecla adecuada, cometen una gran cantidad de errores mayores que les aleja cada vez más de la solución o sencillamente optan por permanecer en el laberinto y abandonar la lucha.

Tu laberinto interior tiene su propia llave

Lo primero que debes saber es que cada persona construye su propio laberinto. La decisión de desistir llevar a cabo los pasos que nos pueden conducir a darle un cierre a la situación que nos aqueja, del tipo que sea, está en nuestras manos. Sólo nosotros poseemos la llave que nos ayudará a salir del laberinto personal.

También puedes leer:  Factores que determinan violencia de pareja

Si el caso específico gira en torno a la manera en que has venido experimentando una serie de desavenencias con distintas personas a tu alrededor o estás a punto de perder a tu pareja y eso te aterra, pero aun así no has movilizado tus recursos para mejorar en aquellas áreas de ti que están afectando a los demás, la primera sugerencia es que te analices e indagues dentro de ti con la finalidad de identificar cuáles son los factores que te impulsan a actuar de ésta manera, si de verdad estás convencido dentro de ti que es algo que debes mejorar y lo más importante es determinar si esa persona que estás en riesgo de perder realmente te importa.

Tras identificar esto, si te has convencido y eliges mejorar, ya habrás dado el primer paso.

El segundo paso es conocer que sólo tú tienes el poder para cambiar ésta situación. La resolución requiere de tu acción, compromiso y trabajo personal.

Se trata de tu proceso y por ende sólo tú tienes la llave porque el laberinto es tuyo. Si pretendes salir de allí siguiendo los pasos de otras personas que de alguna u otra manera resultaron exitosos, quizás no tengas el chance y termines por permanecer allí.

Recuerda que cada persona es única y cada caso también lo es. Aquella práctica, consejo o terapia que funciona para unos quizás en otros no tendrá el mismo impacto. Es por ello que las llaves prestadas no sirven.

¿Sientes que has hecho todo y no hallas la salida?

tratando de salir del laberinto personal

En ocasiones, lo único que se requiere es un análisis exhaustivo que te lleve a determinar qué fue lo que te colocó ante ésta situación. ¿Cuáles fueron las acciones que emprendiste o dejaste de ejecutar?

Quizás el camino para hallar la salida consiste en devolverte por el mismo sitio que ingresaste al laberinto.

Tú decides cuando sales:

Esa situación que de forma intermitente aparece en tus pensamientos, que en ocasiones te produce insomnio y que por más que le das vueltas no logras solucionar, no es más grande que tú ni supera tus habilidades.

También puedes leer:  5 emociones negativas que pueden estar atrapadas en tu cuerpo

La cuestión está en mirarla desde otra óptica, darle la vuelta y emprender la búsqueda de nuevos correctivos que hasta el momento no habías probado.

Si bien es cierto que es nuestro laberinto propio y que sólo nosotros tenemos la llave, en ocasiones se requiere de la ayuda externa que nos ilumine de alguna manera el camino.

Como seres humanos, no siempre contamos con todas las respuestas ni podemos solucionar todo por nosotros mismos. En ocasiones, necesitamos de la ayuda de terceras personas para salir del conflicto emocional en el que estamos inmersos.

El pedir ayuda a nuestros semejantes es una práctica completamente sana que no te hace menos, por el contrario, puede aportar mucho a tu vida.

Podemos apoyarnos en miembros de nuestro grupo familiar, amigos o acudir a un terapeuta pero siempre ten presente que éstas personas contribuyen a orientarte pero sólo tú, por medio de tus acciones, podrás emerger.

Sin tu acción cualquier medida será completamente nula. Incluso puedes asistir al mejor de los terapeutas pero este es un trabajo que depende de ti.

Debes estar convencido de que lo mejor para ti y tu vida es superar ésta situación que te aqueja y que te afecta en muchas áreas de tu vida actual, y mantener la disposición, la actitud y la motivación para emplear las posibles soluciones.

La vida se construye a diario y de nosotros depende utilizar el tiempo disponible de manera productiva en la construcción de los escenarios que deseemos vivir. No depende de factores externos, aunque en algunos momentos ellos puedan influir, incluso ante el peor de los escenarios siempre tendremos la oportunidad de elegir la actitud con que enfrentaremos aun las situaciones más adversas. Todo depende de la manera en que este enfocado en mis metas y en los objetivos que me proponga obtener.

5/5 (1 Review)