Desayuno nutritivo con mangos y plátano

Anímate a probar un desayuno nutritivo aprovechando los grandiosos beneficios del mango y los plátanos. Una fuente de energía y cremosidad que podemos añadir al desayuno para tener un día lleno de vitalidad.

Un delicioso desayuno nutritivo con mangos y plátanos

Esta deliciosa receta puede aumentar tus niveles de energía, ayudarte a sanar problemas relacionados con la piel y además alcaliniza tu cuerpo. Estos son sólo algunos de los beneficios de comer mangos. Esta receta también incluye un montón de semillas de cáñamo, por su textura cremosa y maravillosa abundancia de proteína completa y aceites esenciales omega 3.

Los beneficios del mango

Entre los beneficios que presenta el mango para la salud, se encuentra su aporte de vitaminas C, importantes para mantener en buen estado las células y proveer de antioxidantes esenciales. Además, contiene carotenoides que se transforman en nuestro cuerpo en vitamina A.

El mango es ideal para depurar el cuerpo y tratar algunos problemas con la piel, tales como el acné. También es un aliado para tratar problemas relacionados a los nervios.

El mango proporciona una buena cantidad de triptófano, que es un aminoácido que actúa como un relajantes muscular. Además del aporte de serotonina que nos puede traer un estado emocional más positivo, ya que es un neurotransmisor conocido como la hormona de la felicidad. Estos son algunos de los tantos beneficios que aporta el mango en nuestra dieta.

Te puede interesar:
Opciones de desayunos ricos en carbohidratos

Un desayuno con mango y plátano

Realiza esta deliciosa receta y aprovecha todos sus nutrientes y ventajas. Si padeces diabetes o prediabetes, los batidos y smoothies frutales deben ser evitados, ya que es preferible el consumo de dichas frutas pero masticadas, para poder aprovechar su fibra y reducir el impacto de la elevación de glucosa en sangre, que suele producirse con los batidos y smoothies.

Ingredientes:

  • 2 grandes mangos maduros.
  • 1 banana.
  • ½ taza de semillas de cáñamo.
  • 1 cucharadita de especias chai. (también se puede añadir un poco de canela, clavo y cardamomo.)
  • 1 taza de leche de almendras o bien, leche de coco o agua de coco. También se puede utilizar agua, basta con añadir un poco más de semillas de cáñamo a la mezcla para darle más cremosidad.

Su preparación es de lo más simple, se mezclan los ingredientes en una licuadora hasta que quede suave y a disfrutarlo. Como siempre recomendamos, consumirlo recién hecho para aprovechar todas las propiedades de sus alimentos.

Acerca del autor

Avatar

Julieta Sofía Medina

Julieta es nutrióloga clínica, especialista en: Dietética, Obesidad, Sobrepeso, Enfermedades Gastrointestinales, Enfermedades Cardiovasculares y Nutrición Geriátrica.