Diferencias entre resfriado e infección sinusal

Todos hemos tenido la nariz tapada, goteo posnasal y una sensación de malestar general. ¿Pero cuándo un resfriado común se convierte en algo más? La mayoría de las personas saben que el resfriado común y una infección sinusal (también llamada sinusitis) tienen síntomas algo similares, pero no todos saben la diferencia entre los dos. La sinusitis es algo más que un resfriado y debe ser atendido adecuadamente para que no sea algo crónico.

infección sinusal

Sin embargo, desarrollar sinusitis después de un resfriado no es raro: aproximadamente el 90% de los pacientes con resfriado tienen al menos un elemento de sinusitis o una infección sinusal. Y dado que estas infecciones pueden crear más complicaciones si no se tratan lo más pronto, es de vital importancia entender cómo notar la diferencia.

En este artículo, hemos recopilado información de médicos e investigaciones médicas para ayudarte a comprender mejor las diferencias críticas entre un resfriado y la sinusitis.

Y ya que seguramente querrás mantenerte lo más saludable posible, también hemos incluido consejos sobre cómo hacer frente a cualquiera de ellos.

El resfriado común, donde todo empieza

Muy frecuentemente, el resfriado común proviene de un virus. Si eres una de las innumerables personas que lo han experimentado, sabes que incluso un error menor puede tener un impacto negativo significativo en tu vida. Un resfriado común hace que sea difícil pasar el día, y aún más difícil mantenerse enfocado en el trabajo o la escuela.

Sin embargo, un resfriado no te golpea con todo a la vez. El virus se desarrolla en tres etapas:

  1. Etapa uno: esta etapa puede comenzar horas después de la exposición al virus del resfriado. Por lo general, notarás dolor de garganta o picazón en la garganta y falta de energía.
  2. Etapa dos: es cuando surgen los síntomas más comunes del resfriado. Es probable que tengas congestión nasal, dolor de cabeza y tos. En algunos casos, también puedes tener fiebre.
  3. Etapa tres: esta es la etapa final del resfrío. Si bien es probable que comiences a sentirte mejor, es probable que experimentes secreción nasal o congestión nasal.

Sin embargo, en esta fase, los síntomas comienzan a desaparecer.

¿Qué puedes hacer para lidiar con un resfriado común?

En cuento a la gravedad de las enfermedades, un resfriado es relativamente inofensivo. Pero eso no significa que un fuerte resfriado no te haga sentir miserable. Y aunque algunas personas pueden pensar erróneamente que los antibióticos ayudan, la verdad es que sucede todo lo contrario: dado que un virus causa la mayoría de los resfriados, los antibióticos no ayudarán.

De hecho, incluso pueden causar más daños. Debido a que las bacterias pueden volverse resistentes a los antibióticos, tomarlos cuando no los necesitas también puede hacerte más susceptible a una infección bacteriana peor en el futuro.

La mayoría de los resfriados desaparecen con el tiempo. Pero para acelerar tu recuperación, hay algunos alimentos que debes evitar cuando te enfermas con un resfriado:

  • Alcohol y cafeína: una de las principales razones para evitar tanto el alcohol como la cafeína es que te deshidratan. Y cuando tienes un resfriado, mantenerte hidratado es una de las cosas más importantes que puedes hacer para recuperarte rápidamente. Además, el alcohol suprime tu sistema inmunológico, y necesitas tu sistema inmunológico para poder combatir tu resfriado.
  • Azúcar y carbohidratos refinados: se sabe que estos dos ingredientes aumentan la inflamación, y tener más inflamación es algo que no querrás cuando se trata de un resfriado. Además, el azúcar reduce la capacidad de combatir las infecciones de los glóbulos blancos. El azúcar está contenida en casi todo lo que comes diariamente si eres de los que gusta de cosas con azúcar: mermeladas, jugos, panes, yogurs, gelatinas, salsas, cereales, etc.
  • Alimentos grasos: estos alimentos requieren mucha energía de tu cuerpo para que se descompongan. Y al igual que los carbohidratos refinados, también pueden causar un aumento de la inflamación. Los alimentos grasos a los que nos referimos son aquellos preparados con mucha grasa o aquellos con grasas trans contenida.

Si tienes un resfriado ¿necesitas ver a un médico?

La sabiduría médica general sobre el tratamiento de los resfriados dice que, en la mayoría de los casos, no es necesario consultar a un médico por un resfriado. Sin embargo, algunos medicamentos de venta libre pueden ayudar.

Estos incluyen analgésicos como el paracetamol e ibuprofeno. Y los aerosoles nasales descongestionantes o los jarabes para la tos también pueden ayudar a aliviar los síntomas.

Sin embargo, si tienes fiebre muy alta o persistente, consultar a un médico puede ser una buena idea. La influenza, una enfermedad más grave, puede sonar como un resfriado, pero tus síntomas comienzan mucho antes.

En lugar de un inicio de múltiples etapas como el que tendría un resfriado, la influenza comienza de inmediato con fiebre alta y síntomas graves.

¿Cuando puede un médico decirte que tienes una infección sinusal?

Los médicos comúnmente aceptan que la mayoría de las infecciones sinusales comienzan con un resfriado común o un episodio de alergia o gripe.

Sin embargo, incluso la investigación médica actual señala que no hay muchas maneras confiables de distinguir una infección sinusal de un resfriado de manera inmediata.

Los médicos han observado que muchas infecciones sinusales se desarrollan cuando los síntomas del resfriado no mejoran. Como mencionamos anteriormente, un resfriado no debe tratarse con antibióticos. Pero en muchos casos, una infección sinusal debe tratarse con antibióticos para que se resuelva por completo.

Actualmente, los médicos creen que si los síntomas de un resfriado no muestran signos de mejoría después de 7-10 días, puede ser hora de considerar el tratamiento con antibióticos.

Si tienes una infección sinusal, es probable que comiences a sentirte mucho mejor después de unos días de tratamiento. Pero para estar seguro de que la infección desaparezca por completo, asegúrate de llevar todo tu tratamiento con antibióticos.

Dicho esto, la mayoría de nosotros queremos evitar visitas innecesarias al médico; estas pueden requerir que te tomes un tiempo libre del trabajo y, en muchos casos, también cuestan dinero. También hemos compilado una lista de signos y síntomas de infección sinusal que puedes identificar tú mismo.

¿Cuáles son algunos de los síntomas que puedes notar?

La sinusitis generalmente comienza como un resfriado, pero a medida que se desarrolla, hay algunos síntomas clave que probablemente notarás:

Presión sinusal: este es uno de los síntomas más prominentes. Especialmente al agacharte, sentirás tensión en tus senos paranasales. Dado que estas son cavidades en todo el cráneo, este tipo de presión a menudo se siente como dolor facial.

Dolores de cabeza: a veces, esta presión continua, causada por la inflamación en los senos nasales, causará dolores de cabeza. A veces, estos dolores de cabeza pueden ser severos y debilitantes.

Congestión que no desaparece: los resfriados causan congestión nasal, pero esa congestión generalmente desaparece después de una o dos semanas. Cuando hay una infección en los senos paranasales, probablemente te sentirás congestionado, pero esta sensación no desaparecerá.

Dolor de dientes: algunos senos están muy cerca de los dientes, por lo que el dolor de los senos puede propagarse a los dientes.

Malestar general: a pesar de que no es un resfriado, una infección en los senos paranasales todavía tiene un efecto significativo en tu cuerpo. Es probable que te sientas enfermo, cansado y en general mal.

Dado que muchos médicos consideran que lo mejor en caso de que los síntomas no mejoren en 7-10 días es el tratamiento con antibióticos, es aconsejable que programes una cita con tu médico si crees que has desarrollado sinusitis.

Y aunque ir a ver a un médico cuando los síntomas apenas han empezado puede ser muy pronto, también es importante no esperar demasiado. Dado que la sinusitis a menudo empeora con el tiempo, asegúrate de consultar a un médico antes de que los síntomas empeoren notablemente.

¿Cómo puedes reducir tu riesgo a cualquier enfermedad?

Todos sabemos que, en un mundo perfecto, podríamos evitar contraer el virus del resfriado. Y aunque no es probable que ver a un médico por un resfriado haga mucho, hay pasos que puedes seguir para acortar la duración de tu enfermedad. Al tomar estos pasos preventivos, estarás bien equipado para comenzar a sentirte mejor muy pronto:

• Duerme mucho: dormir le da tiempo a tu cuerpo para sanar. Y dado que quieres que tu sistema inmunológico combata un resfriado lo más rápido posible, descansar lo antes posible probablemente acorte su duración.

• Mantente hidratado: los resfriados implican una acumulación de moco. Cuando te mantienes bien hidratado, el moco se diluye y es más fácil de eliminar, ya sea sonándote la nariz o tosiendo.

• Consume sopa caliente: la sopa contiene líquidos, calor y electrolitos, que son todas las cosas que pueden ayudarte a combatir una enfermedad respiratoria.

• Cuida y apoya tu salud por la noche: este paso es especialmente útil contra la tos. Esto evita que la congestión sinusal llegue a la garganta para reducir la tos.

Si aún no te sientes bien después de seguir estos pasos, puede ser una buena idea tomar un expectorante, un antitusivo o un descongestionante. Si bien no siempre eliminarán tu resfriado, es probable que te ayuden a sentirte más cómodo mientras esperas que pase el resfriado. También pueden hacer que sea menos probable que desarrolles sinusitis.

Bibliografía
  1. Ah-See, K. W., & Evans, A. S. (2007). Sinusitis and its management. BMJ (Clinical research ed.)334(7589), 358–361. doi:10.1136/bmj.39092.679722.BE
  2. Worrall G. (2011). Acute sinusitis. Canadian family physician Medecin de famille canadien57(5), 565–567.
  3. Worrall G. (2011). Common cold. Canadian family physician Medecin de famille canadien57(11), 1289–1290.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.