Psicología Reflexiones

¿Enojado todo el tiempo sin razón? Esta puede ser la razón

Tal vez te sientas enojado todo el tiempo. Estás irritable y de mal genio. Quizás quieras golpear a todos los que te rodean, porque tu ira se siente como un tsunami. Estás obligado a chocar con algo. Sin embargo, no sabes por qué te sientes así. No tienes ni idea de por qué estás al borde de un ataque de nervios. ¿De dónde viene esta ira inexplicable? ¿Qué significa eso?

enojado todo el tiempo

Porqué estoy enojado todo el tiempo y sin razón

Puede haber muchas causas diferentes. Una explicación es que tienes límites débiles. Dices que sí cuando realmente quieres decir que no. Haces cosas por otros que no te sientes cómodo haciéndolo. Estás constantemente agotado.

Pero podrías no hacer la conexión: Cómo comunicar tus necesidades, establecer límites saludables y transformar tus relaciones. Puedes pensar que la gente se aprovecha de ti y no te das cuenta de que tienes una parte en esa dinámica.

No estás durmiendo bien

O tal vez no estás durmiendo lo suficiente o te estás ahogando en listas de tareas pendientes. Lo que hace que sea más difícil acceder a habilidades de afrontamiento emocional.

Si estás enojado todo el tiempo tal vez sea depresión

Parece haber un malentendido de que la depresión es estar llorando todo el tiempo y no levantarse de la cama. Sin embargo, el aumento de la irritabilidad es un síntoma común.

Tal vez sea ansiedad

Las personas con alta ansiedad a menudo se sienten al borde de abrumarse porque tienen que esforzarse mucho para controlar su propio estado emocional interno. Por lo tanto, cuando surge una situación desafiante, es posible que se sienta al máximo, lo que se manifiesta como enojo o un corto circuito.

Problemas con la pareja

Algunos psicoterapeutas manifiestan ver a muchas personas y parejas que están enojadas debido a problemas relacionales. Es decir, están enojados con su cónyuge, hijos, padres, amigos o compañeros de trabajo. Por ejemplo, tal vez estén enojados porque se sienten invisibles o como si no importaran.

También puedes leer:  4 signos de que eres una persona de carácter fuerte pero muy sensible

Quizás no sientes apoyo

Tal vez esperabas que tu mejor amigo te apoyara, pero no lo hicieron. Tal vez esperabas que tu cónyuge te ayudara más en la casa. Ahí es donde, si esos botones se presionan lo suficiente, a menudo, podrías pasar a un estado de ira sin siquiera saber por qué.

Querer controlar lo incontrolable

La ira también se deriva de querer controlar lo que está fuera de nosotros. Centrarse en lo que otros hacen provoca frustración.

A veces, puede que no te sientas enojado en absoluto. Más bien, tus acciones pueden ser pasivo-agresivas y pueden sentirse resentidas. Hay algunas personas que tienen problemas de ira y en realidad no se permiten expresar su ira.

El enojo saca a la superficie una problemática profunda

Un ejemplo: “Cindy”, una mujer de unos 30 años parecía alegre y positiva, y agotada. Cindy era una excelente cuidadora y tenía una gran empatía por todos (excepto por ella misma). Ella tiene dos hijos con discapacidad. Su esposo raramente la ayudaba: o bien, se desconectó de los niños o explotó contra ellos. Cindy trabajó muy duro para mantener a todos felices.

Una vez que se conectó con sus pensamientos y sentimientos, se dio cuenta de que se sentía enojada por hacer la mayor parte de la crianza y dejar que su esposo se liberara por no interactuar con sus hijos. También se dio cuenta de que debajo de su ira estaba la soledad. Ella no se sintió apoyada.

Tal vez como Cindy, tampoco estás en sintonía con tus sentimientos. La mayoría de nosotros no aprendimos a manejar nuestras emociones.

La ira es considerada un tabú

En cambio, la sociedad nos alienta a evitar los conflictos, ser amable y decir sí cuando queremos decir que no. Lo que más luchamos contra la ira es que todavía se considera una emoción tabú.

Tememos que al expresar nuestro enojo, heriremos los sentimientos de alguien, posiblemente perderemos el control o arriesgaremos la relación. Sin embargo, cuando manejamos la ira de manera efectiva, en realidad es un regalo. Nos enseña cuándo algo está mal, o cuándo debemos tomar las medidas apropiadas, o no hacer nada.

También puedes leer:  El conocimiento de psicología puede salvar una relación o vínculo familiar

Por ejemplo, Cindy aplicó su enojo para hacer peticiones específicas a su esposo, para que tuviera más apoyo y se sintiera menos sola. Redirigió su energía a sí misma y aprendió a manejar sus propios pensamientos. Ella aprendió a expresar sus sentimientos sin culpa y tomarse un descanso antes de explotar.

Sugerencias para manejar efectivamente la ira

  • Toma conciencia de tus primeros signos de advertencia de ira. (Que puede ser diferente para todos).
  • Expresa tus emociones sin culpar a la otra persona.
  • Planea con anticipación para manejar situaciones difíciles.
  • Respira hondo para quedarte en el momento.
  • Nota los pensamientos negativos que desencadenan tu irritación.
  • Pide ayuda si estás luchando.
  • Tomar un descanso cuando una situación comienza a escalar. Haz saber a la persona que te gustaría continuar la conversación una vez que (o ambos) se hayan calmado.

La ira es a menudo una emoción secundaria. Por debajo de la frustración y la irritabilidad suele haber una emoción vulnerable, como la soledad (como en el caso de Cindy), la tristeza o el miedo. Y generalmente es más difícil de acceder y expresar.

Si estás enojado todo el tiempo puedes usar la siguiente metáfora sobre las emociones como si fueran un océano:

Dibuja la superficie del océano y escribe o dibuja lo que estás sintiendo. Luego haz una lluvia de ideas sobre las emociones que podrían estar nadando debajo de la superficie.

Recuerde que los sentimientos de enojo no son lo mismo que el comportamiento violento. Tendemos a usar los términos indistintamente, lo que ha creado la idea errónea de que la ira es “mala”.

Una vez más, la ira es una emoción valiosa y vital. Reconocer los sentimientos de ira y utilizar esta conciencia para comprender las emociones vulnerables subyacentes es clave para la salud emocional.

4.3/5 (3 Reviews)