Frases dañinas que podrían afectar tu relación según expertos

Las palabras pueden dañar más de lo que pensamos… y esto sobre todo cuando se trata de una relación de pareja. Muchas veces no nos damos cuenta, pero las palabras que comunicamos a la otra persona día con día pueden afectar la salud general de nuestra relación. Según expertos, hay ciertas frases dañinas que pueden afectar negativamente nuestra relación.

Frases dañinas que pueden afectar tu relación

Las frases dañinas son aquellas que crean una desconexión entre la pareja. Es decir, aquellas frases que en vez de invitar a la empatía y el diálogo, activan una respuesta defensiva en la otra persona.

Frases que podrían dañar tu relación de pareja

Estas pueden ser críticas disfrazadas de «bromas», acusaciones cuando estás enojado, o incluso palabras que establecen una dinámica tóxica en tu relación. (Por ejemplo, «eres demasiado sensible»). Todas estas son cosas que son muy perjudiciales para desarrollar el apego.

Para tener una relación sana, es importante prestar atención a las cosas que dices. Incluso si no es tu intención que lo que digas sea hiriente, tu pareja puede resultar herida. Por eso, a continuación te mostramos algunas de las frases dañinas que son como veneno en las relaciones, según los expertos.

1. «¿Por qué… ?»

En las relaciones, las preguntas de ‘por qué’ son en realidad como críticas disfrazadas. Estas frases o preguntas muy rara vez se interpretan de manera positiva. Por ejemplo, ¿por qué hiciste esto? ¿Por qué no me dijiste que ibas a hacer eso? La mayoría de las veces, estas preguntas resultan acusatorias. En lugar de acercarte a tu pareja con un «por qué» acusatorio, primero comparte cómo te sientes y luego dale la oportunidad de explicarse.

2. «Deberías de…»

A la mayoría de las parejas, y a la gente en general, no les gusta que les digan que «deberían» hacer algo. Por eso, mejor consulta con tu pareja antes de darle un consejo fuerte. Con el tiempo, decir este tipo de cosas puede hacer que tu pareja sienta que hay una diferencia de poder y que no aprecias lo que ya hace.

3. «Tú nunca» o «Tú siempre”

Cuando le decimos ‘siempre’ o ‘nunca’ a nuestra pareja, solemos transformar una simple queja a una crítica sobre quién es nuestra pareja como persona. Por ejemplo, «Nunca me escuchas» o «Siempre tengo que recordarte que hagas esto». Cuando dices frases como estas constantemente, todo lo que tu pareja escucha son críticas. Es posible que sientan que ves o aprecias las cosas que hacen por ti. 

Cuando alguien se siente criticado y que no es apreciado, es más probable que se cierre o se ponga a la defensiva. Puedes y deberías plantear tus molestias. Sin embargo, acusar a tu pareja de hacer algo siempre o nunca no es la forma correcta de hacerlo.

Si vas a expresar una molestia es importante hacerlo de tal manera que abra una discusión y que permita el diálogo. Presentar una queja diciendo ‘Cuando no me miras mientras hablo, es difícil para mí saber que me estás escuchando’ pueden ser muy útiles para solucionar problemas y dar un mejor rumbo a la relación.

4. «Da igual…»

El «da igual» o “como sea” puede no parecer gran cosa, sobre todo si solamente están tratando de elegir un lugar dónde comer. Sin embargo, algunas veces esta frase puede hacer parecer que no quieres participar en una conversación porque no te importa. Esta frase dañina es sumamente desdeñosa que puede hacer que tu pareja se sienta despreciada o incluso ignorada.

5. «Discúlpame, pero…»

La frase ‘Disculpame, pero…’ puede ser una frase muy dañina para una relación porque le permite a la persona que la usa culpar fácilmente a su pareja. Sería algo así como: «Sé que herí tus sentimientos, pero puedo justificar el haberlo hecho porque tú me hiciste lo mismo». Por un lado, es la peor forma de comenzar una disculpa. 

De hecho, es más una no disculpa que cualquier otra cosa. Y en segundo lugar, si se dice constantemente, esto puede hacer que tu pareja sienta que siempre tiene la culpa. Las relaciones se tratan de dar y recibir. Por supuesto, tienes el derecho de comunicar tus sentimientos o incluso tus quejas, pero no trates de disfrazar las cosas como una disculpa cuando claramente no lo es.

6. «Tranquilízate»

Muchas veces, una persona dice esto a su pareja en el fragor de una discusión. Al decir “tranquilízate” uno normalmente quiere reducir la tensión de la situación, sin embargo, esta palabra puede invalidar directamente cómo se siente tu pareja. Básicamente, suena como si le dijeras a tu pareja que está exagerando y que la intensidad de sus emociones en el momento no está justificada. 

Como resultado, las cosas tienden a intensificarse en lugar de calmarse. Ten en cuenta que las peleas y las discusiones se sobrepasan mejor cuando ambos en la relación se toman el tiempo para escuchar lo que dice el otro. Así que olvídate de las palabras «tranquilízate» “cálmate” o “relájate” y mejor asegúrate de escuchar y validar los sentimientos de tu pareja.

7. «Tal vez deberíamos simplemente romper».

Amenazar con el divorcio o la ruptura de una relación es un gran veneno a menos que lo digas absolutamente en serio. Mucha gente utiliza esto como una estrategia de negociación para conseguir lo que quieren. Esto en realidad podría contar como abuso y es una de las frases dañinas más manipuladoras.

Es importante recordar que lo que dices realmente importa. Las relaciones dependen de una comunicación sana y estas frases no contribuirán a conseguirla.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.