Relación sana vs relación tóxica – ¿Cuál define mejor tu relación?

Si estás planeando entrar en una relación o ya estás en una, hay ciertas cosas que tienes que recordar si quieres que tu relación dure mucho tiempo, algunas de estas señales son muy claras y marcan la diferencia entre una relación sana y una relación tóxica.

descubre si tienes una relación tóxica o una relación sana

Relación sana vs relación tóxica

Para empezar, ser demasiado pegajoso o necesitado es algo que tiene que mantenerse lejos de una relación si quires que sea saludable para ambos, ya que esto puede hacer que tu pareja se sienta muy presionada y pierda naturalidad la relación; y seguramente no quieres eso ¿verdad?.

Si no estás muy seguro de qué hacer y qué evitar en una relación, esta lista que muestra una comparación entre una relación sana vs una relación tóxica te vendrá muy bien.

1. Honestidad y confianza

Relación Saludable: Los cónyuges confían uno en otro y son honestos acerca de sus opiniones y sentimientos.

Relación tóxica: Debido a una falta de confianza, los cónyuges se espían unos a otros y temen ser engañados.

2. Éxito y felicidad

Relación Saludable: Los miembros de la pareja se sienten felices al ver que el otro tiene éxito.

Relación tóxica: La inseguridad y los celos reemplazan a la felicidad y existe una competencia despiadada en la pareja.

3. Diferencias y aceptación

Relación Saludable: Las parejas en una relación sana aceptan y celebran sus diferencias.

Relación tóxica: Tratan de cambiarse mutuamente y no entretienen ninguna diferencia de opiniones o pensamientos. En este tipo de relación se mantienen unidos pero siempre intentando cambiar al otro sin aceptarlo como es.

 4. La toma de decisiones

Relación Saludable: Ambos integrantes de la pareja tienen igual poder de decisión y toman decisiones mutuas o decisiones que son las mejores para ambos.

Relación Tóxica: Uno trata de dominar y fuerza su opinión sobre la otra persona, imponiendo siempre su voluntad.

 5. Privacidad

Relación Saludable: Mantener y respetar la privacidad de los demás es algo normal en las relaciones sanas.

Relación tóxica: Las parejas que son tóxicas suelen meterse en el teléfono de su pareja o en las cuentas sociales o hablar sobre su relación y las diferencias que tienen, en público y haciendo escándalo que no deberían porqué hacer público.

Te puede interesar:
Lo que veas primero en la imagen revelará tus miedos más profundos

 6. Ser real

Relación Saludable: Sientes que puedes ser completamente tú, en compañía de tu pareja, te sientes libre de ser quien eres.

Relación tóxica:  En este tipo de relaciones se suele actuar de manera diferente en presencia de la pareja y enmascarar el verdadero yo.

7. Peleas y conflictos

conflicto en una relación de pareja tóxica

Relación Saludable: Pueden resolver peleas y conflictos de forma amigable y de una manera justa.

Relación tóxica: Los encontronazos y peleas se manifiestan gritando, prolongando el asunto innecesariamente, y culpándose mutuamente. En muchos casos, cuando la relación es tóxica es muy común la falta de respeto mutua e incluso los golpes y agresiones emocionales y físicas.

 8. Mantener la identidad

Relación Saludable: Los compañeros se complementan y no dependen uno del otro, sino que sirven de apoyo para el crecimiento de la relación y de cualquier proyecto que emprenden.

Relación tóxica: Se sienten incompletos, poco seguros y subvalorados en ausencia de su pareja.

9. Amistades y otras relaciones

Relación saludable: Mantener sus amistades individuales y dejar que su pareja también pueda mantener la suya es algo común en una relación saludable.

Relación tóxica: Ambos o algunos de los dos actúa demasiado posesivo y no deja que su pareja se reúna o hable con sus amigos, y si lo hace, quiere tener todo bajo su control.

 10. Aficiones e intereses

Relación saludable: Ellos persiguen sus aficiones respectivas y otras áreas de interés y también dejar que su pareja hacer lo mismo.

Relación tóxica: Sólo hacen lo que su pareja le gusta o disfruta.

Cómo resuelven sus problemas

Relación saludable: El ego nunca tiene prioridad sobre la relación y por lo tanto pedir disculpas no toma mucho tiempo ni es algo exclusivo.

Relación tóxica: El ego parece más importante y nadie quiere disculparse, pueden tratar de olvidar las cosas pero ninguno se hace cargo ni responsable de nada, por lo tanto, los rencores o dudas se van acumulando hasta que en algún momento vuelven a salir a la luz, y de muy mala manera.

Acerca del autor

Avatar

Dayerlin Sosa López

Socióloga y Psicoterapeuta egresada de la Universidad Central de Venezuela con componente Docente en la Universidad de Oriente. Se desempeña como facilitadora de talleres de crecimiento personal para empresas. Es escritora, dedicada al trabajo terapéutico y Psicoterapeuta Gestalt.