5 hábitos de higiene respiratoria para prevenir infecciones virales

Todos están preocupados por los gérmenes. El aislamiento social que enfrentamos en este momento está orientado a garantizar que las personas dejen de propagar esta infección viral. Sin embargo, hay momentos en que debes ir al banco, a la tienda de alimentos o al consultorio del médico. Cuando realices estos viajes esenciales, debes practicar una correcta higiene respiratoria.

higiene respiratoria

¿Cómo puedes sentirte seguro cuando estás tan cerca de gérmenes minúsculos que invaden tus vías respiratorias y pueden ser mortales? Esta es una lista proporcionada por expertos de qué hacer y qué no hacer.

Los parámetros para una buena higiene respiratoria

El Centro para el Control de Enfermedades o los CDC emitieron muchas pautas sobre cómo una persona puede mantenerse segura. Si bien no existe un método infalible, existen formas de reducir la propagación de gérmenes y bacterias mortales. Debes prestar atención a los siguientes métodos para una correcta higiene respiratoria.

1. Siempre usa una máscara facial

Hay mucha confusión sobre quién debe usar una máscara facial. Una persona que está enferma o tiene alergias estacionales estornudará y toserá mucho. Estas personas siempre deben usar una máscara cuando están fuera de casa o incluso en casa para tener una higiene respiratoria adecuada.

En cuanto a los demás que no están enfermos, también es recomendable usar algo para cubrirse la boca y la nariz cuando se encuentren cerca de los enfermos.

Aunque muchas personas han sido cuidadosas con esto y han hecho sus propias máscaras debido a la escasez, es posible que estas no brinden la protección adecuada.

Los médicos usan máscaras de calidad N95 para evitar la entrada de gérmenes y para proporcionar una respiración adecuada.

Pero si usas una variedad casera, retírala por los cordones y lávala antes del próximo uso. Lávate las manos después de quitarla.

Por otro lado, si estás usando una máscara desechable, ponte una nueva para cada uso. Estas no son reutilizables y tus gérmenes y bacterias quedan atrapados en las fibras.

2. Desecha los pañuelos después de cada uso

Probablemente tengas cajas de pañuelos desechables durante esta temporada de alergias. En una higiene respiratoria, cuando uses pañuelos faciales, debes tirarlos rápidamente. No los coloques en una mesa u otra superficie en dónde se puedan propagar gérmenes.

Tíralos en el bote de basura más cercano y asegúrate de que entren bien. No querrás infectar a nadie que pueda recogerlos en tu lugar. Si prefieres las medidas de reducción de costos y quieres usar un pañuelo no desechable, tendrás que resistir el impulso ya que tu higiene respiratoria depende de ello.

Un pañuelo parece una opción económica, pero esparcirá los gérmenes por todo tu hogar hasta que se lave adecuadamente. ¿De verdad quieres infectar a tu familia en caso de que tu afección sea bacteriana en lugar de viral?

3 En una higiene respiratoria siempre estornuda y tose en tu codo

Probablemente hayas escuchado que debes cubrirte la boca cuando toses o estornudas. La teoría detrás de esto es que las gotas microscópicas de la cavidad nasal y la boca se propagan al aire y a las superficies cercanas. Estas gotitas están infectadas con bacterias que albergas dentro de tu cuerpo.

Si bien poner la mano sobre la boca parece la opción lógica, es mejor toser en el codo. El codo es una superficie más grande y no tiene pequeños espacios como los dedos. Hay más posibilidades de contener las gotas cuando colocas el codo firmemente alrededor de la boca.

4. Lavarse las manos es esencial

Antes que nada, tienes que saber que no hay límite a las veces que puedes lavarte las manos, especialmente con la gripe y los virus actuales. Sin embargo, lo que mucha gente no sabe es cómo hacer este ritual de rutina correctamente. Para esto el agua con que te laves tiene que estar lo más cálida que puedas tolerar.

No es aconsejable lavarse las manos con agua fría, ya que no estarás matando eficazmente los gérmenes. Querrás que el agua esté lo suficientemente caliente como para deshacerte de cualquier bacteria en tus manos. Posteriormente, aplica un chorro de jabón del tamaño de una moneda de cincuenta centavos.

Frota tus manos vigorosamente por alrededor de 20 segundos. Siempre usa jabón ya que la espuma separa los gérmenes de tu piel y los arrastra por el desagüe.

Al frotar tus manos debajo del agua, asegúrate de tallarte entre los dedos y las palmas. Muchas de las áreas de tus manos no se limpian adecuadamente si tienes prisa. Enseña a tus hijos la forma correcta de lavarse desde una edad temprana, y esto ayudará a su inmunidad durante toda la vida.

Además, cuando estés de pie frente al fregadero, pensando que es una pérdida de tiempo, recuerda que un cirujano se lava a fondo antes de someterse a una cirugía. Se lavan hasta los codos y durante varios minutos para asegurarse de que no exista riesgo de contaminación.

Con las infecciones virales en aumento a nivel mundial, no puedes arriesgarte a que quede ninguna bacteria. Si prefieres el uso de desinfectante para manos, debes usar una fórmula que contenga 90 por ciento de alcohol. Aunque nada es tan bueno como el agua y el jabón, puede ser útil cuando no tengas un fregadero disponible.

5. Toma precauciones adicionales y sé precavido

Las infecciones virales pueden causar complicaciones en quienes tienen sistemas inmunes comprometidos, en los ancianos, personas con diabetes, enfermedades cardíacas u otros factores de riesgo. Si eres anciano o tienes problemas de salud delicados, entonces no debes salir en absoluto.

Tu higiene respiratoria solo puede protegerte hasta cierto punto. Deberás pedirle a alguien más que te traiga víveres o tus medicamentos. Solo sal cuando sea necesario. Cuanto más expuesto estés a las personas y los gérmenes, mayores serán las posibilidades de infección.

Lo que no debes hacer en cuanto a la higiene respiratoria

Ahora que conoces todas las cosas que debes hacer para protegerte de los invasores bacterianos y virales, te damos una lista de cosas que no debes hacer si quieres tener una buena higiene respiratoria.

1. Invadir el espacio personal de otros

Las pautas de distanciamiento social sugieren que permanezcas al menos a dos metros de la persona que está a tu lado. Si bien esto puede no ser posible en todas las situaciones, la clave es poner distancia entre las personas.

Por ejemplo, no puedes pagar tus compras sin entregar tu dinero al cajero. Si estás al menos a un metro de distancia, esto puede ofrecer algo de protección.

Recuerda, las gotas de la tos pueden viajar hasta 8 metros de distancia, por lo que no querrás estar cerca de alguien enfermo.

2. Quédate en casa, especialmente si estás enfermo

Si estás enfermo o has estado fuera recientemente, no debes salir y arriesgarte a infectar a otros. Antes de salir, asegúrate de no tener fiebre durante al menos 72 horas, no estés tosiendo o tengas dificultad para respirar, y no hayas tenido síntomas durante al menos siete días.

Si bien es difícil aislarse de tu familia, debes estar en cuarentena en una habitación hasta que estés totalmente curado. Mientras sigas tosiendo aún puede haber contagio, así que practica la seguridad para evitar infectar a las personas que amas.

3. No tomes antibióticos

Las personas suponen que en el momento en que se enferman necesitan tomar antibióticos. El problema es que estos medicamentos no funcionan en una infección viral. Otro problema es que las personas desarrollan inmunidad a estos medicamentos, lo que los hace menos propensos a funcionar en el futuro.

La naturaleza ofrece muchas opciones excelentes que no tienen efectos secundarios. ¿Sabías que el ajo es una de las formas naturales más potentes de antibióticos? Se ha utilizado durante miles de años para curar muchas afecciones y es muy beneficioso.

4. No te olvides de tus mascotas

Suena extraño decir que debes practicar la higiene respiratoria alrededor de tus mascotas, pero también debes practicar buenos hábitos con ellos. Incluso si tienes un virus que no se puede propagar a tu amigo peludo, las gotas pueden aferrarse a su pelaje durante algún tiempo.

Dado que se sabe muy poco sobre esta amenaza viral actual. Por lo tanto, según el equipo de Medicina Veterinaria de la Universidad de Illinois, es mejor mantener a tus mascotas a una distancia segura cuando estés enfermo.

Además, afirman que no hay evidencia actual de que los perros o gatos puedan transmitir esta enfermedad. Si tu mascota es mayor o tiene problemas de salud respiratoria, entonces es especialmente importante que la protejas. Es lo mismo que cuando estás con gente. Asegúrate de cubrirte cuando tosas y tirar los pañuelos después de limpiarte la nariz.

5. No viajes

Muchas personas no toman su salud lo suficientemente en serio. Si tienes planificadas unas vacaciones pronto, considera cancelarlas. Incluso si vas a un área que no se ve muy afectada por brotes de infecciones virales, viajar aumenta las posibilidades de encontrarse con alguien enfermo.

Solo toma una fracción de segundo infectarse con gérmenes bacterianos.

Bibliografía

Chavis, S., & Ganesh, N. (2019). Respiratory Hygiene and Cough Etiquette. Infection Control in the Dental Office: A Global Perspective, 91–103. https://doi.org/10.1007/978-3-030-30085-2_7

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.