5 maneras de mejorar el sistema inmunitario de los niños

Goteo nasal. Resfriados constantes. Gripas recurrentes. Parásitos y bacterias gastrointestinales. Estas condiciones pueden ser bastante comunes con niños en guarderías o en la escuela. Niños de todas las edades entran con infecciones recurrentes y sistemas inmunes que detectan cada bicho que se cruza en su camino. Si bien, muchas veces algo de esto está fuera del control de los padres, un sistema inmune fuerte no se trata solo de grandes genes.

sistema inmune

5 maneras de mejorar el sistema inmune de los niños

Hay una serie de potentes estimuladores inmunológicos para los niños, que están disponibles para que los padres puedan ayudar a mantener a sus hijos saludables. Los siguientes son algunos:

1. Comienza con una buena dieta

El sistema inmune de los niños puede verse afectado si no están respaldados por alimentos saludables. Para mantener a los niños bien, limite su ingesta general de aditivos, azúcar y trabaje con un médico para determinar qué alimentos son alérgenos.

Cuando un niño tiene una alergia alimentaria, su digestión sufre, la inflamación aumenta, lo que hace que defenderse de virus y bacterias sea mucho más difícil.

Es una historia similar cuando un niño ingiere más aditivos y conservantes de los que su cuerpo puede manejar; de hecho, el exceso de azúcar también puede causar inflamación.

En cambio, concéntrate en mantener una dieta sana y equilibrada con muchas verduras frescas, frutas enteras, nueces, semillas, legumbres y proteínas.

2. Para un buen sistema inmune mantén una buena microbiota en el niño

Nuestro microbioma es la colección de bacterias amigables que ocurren naturalmente en nuestros intestinos. Protegen nuestros tractos digestivos, nos ayudan a digerir los alimentos y nos protegen de la invasión de bacterias y virus.

Como tal, mantener un microbioma saludable puede ayudar a la capacidad de un niño de defenderse de la infección.

Para hacerlo, se recomienda suplementos probióticos, que pueden ayudar a mantener un intestino saludable y apoyar la salud inmunológica. Por supuesto, habla con tu médico de familia antes de comenzar a tu hijo con probióticos regulares, ya que puede variar según la edad.

3. Ayuda a calmar su estrés y ansiedad

En el mundo acelerado de hoy, donde los padres están estresados ​​y los niños a menudo están demasiado programados, puede afectar la inmunidad. Los cuerpos de los niños tienen la misma respuesta al estrés que los adultos: su cortisol y la adrenalina aumentan.

Cuando se mantiene esta elevación de las hormonas del estrés, disminuye la respuesta de sus sistemas inmunes. De hecho, una revisión de investigación que analizó específicamente los factores estresantes de la vida temprana, evaluó que “las personas expuestas a factores estresantes crónicos pueden exhibir desregulación inmune”.

Es importante que los niños tengan mucho tiempo de actividad, tiempo para juegos creativos y simplemente momentos de descanso. Los cuerpos ocupados deben tomarse un descanso de vez en cuando para que su sistema inmunológico prospere.

4. Asegúrate de que duerman lo suficiente

La mayoría de los niños no están durmiendo lo necesario. Dependiendo de la edad, he descubierto que los niños necesitan entre diez y 14 horas de sueño por día.

El sueño es importante por varias razones, y es absolutamente esencial para un aumento de la inmunidad: una revisión de investigación publicada en Physiological Reviews señaló que el sueño y la inmunidad están vinculados, cada uno afecta directamente al otro.

Y la calidad del sueño realmente importa. Para la secreción adecuada de melatonina (nuestra hormona del sueño), los niños necesitan dormir en la oscuridad, sin luz de noche ni pantallas.

Dado que el tiempo frente a la pantalla también puede afectar la calidad del sueño, se recomienda asegurarse de que los dispositivos electrónicos de tu hijo estén apagados mucho antes de acostarse.

5. Los suplementos y las hierbas pueden hacer maravillas

Los mejores suplementos para estimular el sistema inmuneo de un niño son el zinc y la vitamina D. Es importante tener en cuenta que si bien los niños pueden obtener vitamina D al estar al aire libre, la mayoría de nosotros no vivimos en lugares donde se pueda obtener suficiente sol durante todo el año, y necesitarías comer muchos alimentos que contengan vitamina D (pescado, champiñones), por eso los suplementos pueden ser la solución.

La baya del saúco también es uno de mis estimulantes inmunológicos favoritos para los niños, especialmente si tienen infecciones recurrentes del tracto respiratorio.

De hecho, la suplementación con saúco redujo los síntomas de las vías respiratorias superiores en un metanálisis de investigación, que incluyó un total de 180 participantes, publicado en Complementary Theories In Medicine.

Por supuesto, asegúrate de consultar a tu médico antes de poner a tu hijo con cualquier nuevo suplemento o régimen de hierbas.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.