Los beneficios de hacer ejercicio cuando tienes diabetes

El ejercicio puede ayudarte no solo a perder peso, sino que también es fundamental para controlar la diabetes. La actividad física puede aumentar la circulación, disminuir el estrés y reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, ya que disminuye la presión arterial y el colesterol. Es muy recomendado hacer ejercicio regularmente, alrededor de treinta minutos por día, para tener una buena salud general.

Mejores ejercicios para controlar la diabetes

Para las personas con diabetes, el ejercicio puede incluso tener más beneficios. Este puede ayudar a mantener los niveles de glucosa en sangre dentro del rango y puede contribuir en gran medida a prevenir las complicaciones asociadas con la diabetes.

El ejercicio y la diabetes tipo 1

En cuanto a la diabetes tipo 1 hacer ejercicio es todo acerca del equilibrio. Las personas diagnosticadas con diabetes tipo 1 no producen insulina, o muy poca, en respuesta a la alimentación.

Deben recibir insulina de alguna forma (ya sea a través de una inyección o una bomba) todos los días para poder vivir. Los niveles de glucosa en sangre dependen de los carbohidratos consumidos, la administración de insulina y el nivel de actividad.

El ejercicio puede reducir los niveles de glucosa en sangre durante y después de que haya finalizado. Esto puede provocar hipoglucemia. Las personas con diabetes tipo 1 deben controlar su glucosa en sangre antes, durante y después del ejercicio, y también tener algunos bocadillos de carbohidratos en caso de que baje el nivel de azúcar en sangre.

Teniendo un monitoreo cuidadoso de la glucosa en la sangre, una persona con diabetes tipo 1 puede aprender cuál es su respuesta individual al ejercicio y cuántos carbohidratos tomar y cuánta insulina usar.

Una buena guía en este caso sería consumir de 15 a 30 gramos de carbohidratos cada 30 a 60 minutos durante el ejercicio o si los niveles de glucosa son de 100 mg / dl o menos. Evita el ejercicio si tus niveles de glucosa en ayunas son superiores a 250 mg / dl, especialmente si hay cetosis presente. La cetosis altera la acidez de la sangre y puede dañar los riñones y el hígado.

Ejercicio y diabetes tipo 2

Las personas diagnosticadas con diabetes tipo 2 generalmente tienen algo llamado «resistencia a la insulina». Esto significa que sus cuerpos aún producen insulina, pero ya no es tan efectiva para reducir la glucosa en la sangre porque las células se han vuelto resistentes a ella.

Algunas veces los receptores de insulina no son tan sensibles, y otras veces el páncreas simplemente no produce tanta insulina como solía hacerlo. Esta resistencia a la insulina generalmente se asocia con un aumento de grasa y una disminución de la masa muscular.

Las células musculares usan la insulina de manera mucho más eficiente que las células grasas, por lo que construir más músculo y reducir la grasa ayuda al cuerpo a usar la insulina que se produce, lo que reduce los niveles generales de glucosa en sangre. El ejercicio puede ayudar al cuerpo a utilizar la insulina de manera más eficiente mientras construyes músculo y reduces la grasa.

En el caso de pre-diabetes

Las personas con sobrepeso y sedentarias corren el riesgo de desarrollar prediabetes, que puede ser un precursor del tipo 2. La prediabetes se diagnostica cuando la glucosa plasmática en ayunas (GPA) es mayor de 100 mg / dl pero menor de 126 mg / dl, o mayor de 140 mg / dl pero menor de 200 mg / dl durante una prueba oral de tolerancia a la glucosa (PTGO).

El riesgo de diabetes tipo 2 puede retrasarse o incluso prevenirse si los cambios en el estilo de vida incluyen pérdida de peso y aumento de la actividad física. Y fundamentalmente cuando la dieta se comienza a cuidar aunque no se padezca diabetes, esto incluye una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas y fibra. 

Cómo empezar

Trata de realizar 30 minutos de actividad moderada cinco días a la semana. Hay muchos tipos diferentes de ejercicio. Prueba algunos de estos o incorpora los tuyos propios:

  • Caminar, andar en bicicleta, trotar o bailar.
  • Videos de ejercicios en casa.
  • Clases de yoga, tai chi o pilates.
  • Deportes de equipo como voleibol, artes marciales, baloncesto, racquetball.
  • Marcha a paso ligero.
  • Ciclismo.
  • Elíptica.
  • Natación.
  • Patinaje.
  • Senderismo.
  • Yoga e incluso meditación acompañada de movimientos.

Antes de comenzar un programa de ejercicios, asegúrate de consultar con tu médico.

A veces puede existir la posibilidad de complicaciones subyacentes con la diabetes y se deben tener en cuenta antes de empezar tu programa de ejercicios. Sobre todo si no se monitorea el correcto uso de insulina, lo que puede traer complicaciones físicas. 

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.