10 maneras de enseñar a los niños la resolución de problemas

La resolución de problemas es una habilidad aprendida. Como padres, ustedes esperan que sus hijos se conviertan en adultos que puedan pensar en ideas y resolver problemas. Muchos padres se preguntan cómo pueden inculcar estas habilidades. Entonces son 10 maneras de enseñar habilidades a tus hijos para resolver problemas de la vida.

resolución de problemas

La definición de resolución de problemas

La resolución de problemas es cuando ves un problema y entiendes lo que lo está causando, y eliges la mejor solución para él y lo resuelves.

La resolución de problemas identifica problemas y utiliza la lógica, el juicio y los datos para evaluar alternativas y recomendar soluciones para lograr el objetivo o resultado organizacional deseado.

Enseña a tus hijos los 7 pasos para resolver problemas

La resolución de problemas implica varios pasos. Puedes guiar a tu hijo a través de estos pasos en escenarios hipotéticos en la vida cotidiana. Luego, a medida que se enfrentan a sus propios problemas en la escuela o en el hogar, puedes encaminarlos a través de los pasos. Esto funciona para diferentes edades.

  1. Averigua el problema. Habla sobre el problema con tu hijo. (ejemplo: no puedo encontrar mis zapatos)
  2. Piensen en algunas soluciones. Hagan una lluvia de ideas sobre posibles soluciones para resolver el problema. (Los busco, pido ayuda; trato de recordar dónde los puse por última vez).
  3. Piensen en las ventajas y desventajas de usar diferentes soluciones.
  4. Elijan una solución (intenté recordar dónde las puse).
  5. Prueben la solución. (Al final no pude recordar dónde).
  6. Prueben una solución diferente si la primera no funciona (pedí ayuda).
  7. Solución (mi hermano los encontró debajo de la mesa de la cocina).

Este proceso es algo que hemos aprendido de adultos, pero estos pasos también debes enseñárselos a tu hijo. De lo contrario, saldrá al pasillo y gritará: «¡No puedo encontrar mis zapatos!» Darle a tu hijo las herramientas para resolver un problema les hará sentir que pueden resolver los problemas por su cuenta.

Escenarios de resolución de problemas con los niños

  • Pediste prestada la patineta favorita de tu hermano. Mientras la usas, se rompe. ¿Qué podrías hacer?
  • Tu maestra está ocupada en clase. Tienes una pregunta, pero ella no ve tu mano. ¿Qué podrías hacer?
  • Tu amigo está siendo muy ruidoso en la cafetería. No puedes escuchar a tu otro amigo que quiere hablar contigo. ¿Qué deberías hacer?
  • Terminas todo tu trabajo durante la clase de matemáticas. ¿Qué deberías hacer?
  • Tu amigo está enojado contigo porque obtuviste una mejor calificación en un examen. ¿Qué podrías hacer?

Emociones y la resolución de problemas

Las emociones generalmente tienen una influencia en la resolución de problemas. Y muchas veces, antes de que se pueda encontrar la solución a un problema, uno debe comprender primero sus emociones. Lo mismo aplica para tus hijos.

Cuando tu hijo está molesto porque no entiende un problema de matemáticas, lo primero que necesita es saber cómo se siente y qué hacer para resolverlo mejor.

Esto es especialmente útil para los niños pequeños que recién están aprendiendo a controlar sus emociones, pero estos consejos son útiles a cualquier edad.

  • Si estás frustrado o enojado por un problema, busca la manera de calmarte. Intenta tomar varias respiraciones profundas. Ir al baño. Solamente caminar hacia el baño y regresar te puede dar un descanso mental.
  • Piensa por qué te sientes tan frustrado con este problema.
  • Trata de pensar en tres formas en que podrías resolver el problema.
  • Luego, piensa en lo que sucedería si eligieras cada solución. ¿Cómo se sentirían otras personas? ¿Es justo, lastimaría a alguien más?
  • Elige tu solución y pruébala. ¿Funcionó? ¿Por qué o por qué no?

Fomenta las habilidades de pensamiento crítico y resolución de problemas de tus hijos

 

Otro aspecto de la resolución de problemas utiliza el pensamiento crítico. El pensamiento crítico es esencial en la resolución de problemas. La resolución de problemas y el pensamiento crítico utilizan el conocimiento, la información y los datos para resolver problemas.

Es pensar con los pies en la tierra, por así decirlo, y resolver el problema y encontrar una solución. Estos dos se superponen mucho. Son habilidades igualmente importantes que debes enseñar a tus hijos.

1 – Quédate cerca sin involucrarte demasiado

“Microcontrolar” a tus hijos para solucionar sus problemas nunca es una buena idea. No estés todo el tiempo esperando a mostrarles cómo hacer las cosas de la manera correcta. Esto asfixia su propio aprendizaje y capacidad para resolver problemas. Motívalos a intentarlo, fomenta la persistencia y los pequeños logros. Se específico: «Me gusta tu idea de organizar tus calcetines».

2 – Permite que tu hijo resuelva sus problemas

Tienes más experiencia en la vida y entiendes cómo resolver problemas. Pero tu hijo necesita aprender esto por su propia cuenta. Podrías resolver sus problemas fácilmente diciéndoles qué hacer, y en realidad es más rápido que dejar que lo resuelvan por ellos mismos. Pero no es útil para promover un buen desarrollo cerebral.

Ejemplo:

Tu hijo de 4 años debe ponerse su abrigo de invierno antes de que pueda salir a jugar en la nieve. Podrías hacerlo por él, pero él necesita aprender a ponérselo solo. Deja que forcejé. Puede enojarse, pero tarde o temprano tendrá que encontrar una manera de hacerlo si quiere salir a jugar en la nieve.

3 – Dale tiempo a tus hijos para jugar

Los tiempos de juego son perfectos para aprender el pensamiento crítico y la resolución de problemas. Los niños pequeños aprenden cómo hacer las cosas por sí mismos, cómo resolver problemas con otros niños y las cosas que disfrutan. Pretender en el juego les ofrece salidas creativas.

4 – Dale a tus hijos el espacio para aprender y fracasar

Deja que luchen con sus problemas y piensen por sí mismos para descubrir soluciones. Permíteles hacer conexiones. Intenta no intervenir de inmediato. Permíteles fracasar en sus intentos, luego habla con ellos sobre los resultados.

5 – Haz a tus hijos preguntas que les hagan reflexionar

Ayuda a tus hijos a pensar en soluciones y opciones. Estas son algunas excelentes preguntas abiertas para comenzar la conversación.

  • ¿Qué está pasando?
  • ¿Qué piensas tú al respecto?
  • ¿Por qué?
  • ¿Qué harías?
  • ¿Tienes ideas que quieras compartir?
  • ¿Qué te parece lógico? ¿O qué tiene sentido en este caso?
  • ¿Cómo puedes arreglarlo?
  • ¿Qué harías si pudieras hacerlo de manera diferente?
  • ¿Qué otras cosas funcionarían?

6 – Fomenta su creatividad

Permíteles experimentar y probar soluciones creativas. Fomenta su creatividad cuando encuentren una solución, incluso si no es la mejor solución. Pronto descubrirán por qué la solución no funciona. Eso está bien porque es parte del proceso de aprendizaje por el que todos pasamos eliminando opciones hasta que encontremos la mejor solución.

7 – Enseña a tu hijo a estar de acuerdo o en desacuerdo

Esta es una importante habilidad de aprendizaje crítico para los niños. Escuchar las opiniones de los demás cuando no estás de acuerdo con ellas es una habilidad aprendida. Los buenos modales entran en juego aquí. Enséñales a escuchar a los demás y a poder compartir su opinión sin enojo ni frustración.

Parte de la vida es aprender a aceptar estar en desacuerdo. Muchas cosas en la vida tienen varias soluciones, y la solución que sea más importante depende de la visión de la persona.

8 – Enseña a tu hijo a explicar sus respuestas

Pregúntale a tu hijo, ¿cómo es que sabes esto? ¿Porque piensas esto? Enseña a tu hijo a defender sus respuestas. Ayúdalos a usar evidencia en lugar de sentimientos para sus respuestas. Aliéntalos a pensar de dónde obtener información para respaldar sus pensamientos.

9 – Causa y efecto

Esto ayudará a tu hijo a proponer ideas y luego probar sus soluciones. Podrán probar qué funciona y qué no funciona.
Ejemplo:

Permite que tu hijo planifique cuándo hará su tarea todos los días. ¿Será mejor después de la escuela o en la noche? Una semana después, habla con ellos acerca de cómo ha funcionado esta idea. ¿Hacían su tarea todos los días? ¿Qué les hizo no terminar la tarea?

10 – Trabajar con otros

Anima a tus hijos a trabajar con otros para resolver un problema. Haz que hablen con sus hermanos, amigos u otras personas para intercambiar ideas. Elogia su disposición a colaborar y escuchar otras ideas.

Esta habilidad crítica de aprendizaje enfatiza la importancia de comprender y escuchar las ideas de otras personas para que puedan resolver mejor sus problemas.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.