Familia Psicología

Padres tóxicos, estas son 20 señales de que lo tienes

Los niños que no son alentados a hacer, intentar, explorar, dominar y arriesgarse a fracasar, a menudo se sienten indefensos e inadecuados. Sobrecontrolados por padres ansiosos y temerosos, estos niños a menudo se ponen ansiosos y temerosos. Esto les dificulta madurar. Muchos nunca superan la necesidad de una orientación y control constante de los padres. Como resultado, sus padres continúan invadiendo, manipulando y frecuentemente dominando sus vidas. Son padres tóxicos.

padres tóxicos

¿Tienes un padre que ha sido, y puede seguir siendo, una fuerza tóxica en tu vida? Aquí hay veinte maneras de saberlo:

1. Tu padre se niega a respetar tus límites, incluso cuando eres claro y asertivo con ellos.
2. A menudo se te mantiene en estándares más altos de conducta y logros que los que tus propios padres lograron.
3. Tus padres hacen bromas sobre cosas con las que no estás seguro, como tu peso, tus ingresos o el estado de tu relación.

4. En el hogar de tu infancia, los sentimientos de tus padres tenían mucho más peso e importancia que los tuyos.
5. Cuando los has alterado, tus padres usan el comportamiento pasivo-agresivo en respuesta. Pueden no decirte nada o comprar un regalo grande para un hermano.

6. Tu padre / madre te critica con más frecuencia que de lo que te brinda apoyo, elogios o aliento.
7. Luchas por mostrar emociones negativas. Raramente lloras, y cuando lo haces, puedes sentir una vergüenza innecesaria por hacerlo.
8. Sientes que tu padre se comportaría de manera diferente si fueras de alguna manera mejor, más inteligente, más exitoso o mejor educado, por ejemplo.

También puedes leer:  10 malos hábitos que afectan tu relación de pareja

hijo de padres tóxicos

9. Tu padre intencionalmente te hace sentir culpable cuando no se sale con la suya en su relación.
10. Cuando logras algo de lo que estás orgulloso, vacilas en compartir las noticias con tus padres. Temes que su crítica arruine tu emoción.
11. Tu padre exige alabanza y atención de ti.

12. A menudo te obligaban a participar en actividades que interesaban a tus padres, a diferencia de aquellas que ti mismo te apasionaban.
13. Tus padres te enseñaron a respetarlos mediante el uso del miedo y la intimidación.
14. Luchas con figuras de autoridad como adulto. Puedes ser muy sumiso, pasivo-agresivo o inapropiadamente rebelde.

15. Tus padres usan el dinero y la culpa para manipularte. A menudo te recuerdan cuánto les “debes” por las cosas que te dieron, incluso aquellas que no pediste.
16. Tus padres a menudo se quejan de las cosas a las que han renunciado por ti. Te preguntas si hubieran sido más felices si nunca hubieras nacido.
17. Tus padres a menudo te culpan por sus propias reacciones inapropiadas o mal comportamiento.

recuperarse de padres tóxicos

18. Te aterroriza que otras personas vean tus errores. A menudo, tomas medidas para esconderlos cuando deberías reconocerlos.
19. Tu progenitor brindó “mano dura” con más frecuencia que afirmación positiva y segura.
20. Raramente pruebas cosas nuevas o tomas riesgos porque tienes miedo de cómo se verán los demás si fallas.

También puedes leer:  Prueba científica de que las creencias negativas perjudican la salud

“Desafortunadamente, debido a que el abuso emocional a menudo es tolerado o porque los padres abusivos son muy reservados en su abuso (ocultando su verdadero yo en público), los niños emocionalmente maltratados asumirán que la forma en que fueron tratados en el hogar era natural. Ellos no tienen un marco de referencia. Y así, el niño desarrollará un sentido sesgado de lo que es una relación saludable “, explicó Veronica Jarski.

Si ha sido víctima de padres tóxicos, sí es posible que recuperes el control de tu vida. Muchos hijos de padres tóxicos crecen siendo adultos saludables, felices y emocionalmente independientes.

Sin embargo, esto no ocurre sin una cantidad significativa de trabajo de tu parte. La terapia, el cuidado personal y el cultivo de una red de apoyo positiva pueden ayudarte a comenzar. Te deseo la mejor de las suertes en el largo camino por delante. Te puedo prometer que la lucha vale la pena.