Ansiedad Social

Personas socialmente ansiosas luchan por estas 5 cosas ordinarias

Diferentes personas tienen dificultades con diferentes situaciones. A lo que ni siquiera le prestas atención puede ser muy problemático o preocupante para otra persona, y viceversa. Aquí hay cinco comportamientos sociales y situaciones que las personas socialmente ansiosas luchan por aceptar como perfectamente bien.

personas socialmente ansiosas

Personas socialmente ansiosas luchan por estas 5 cosas ordinarias

1. A una persona con ansiedad social le es difícil decir que no

Complacer a las personas es una de las dificultades más comunes con las que luchan las personas con ansiedad social. Aquellos que son socialmente ansiosos suelen ser demasiado sensibles al rechazo o conflicto, y puede ser tremendamente difícil para ellos afirmarse a sí mismos y sus límites personales.

Para lidiar con el dolor interno que crea esta situación, las personas tienden a obedecer y sacrificarse en el proceso, o se disculpan excesivamente como si estuvieran haciendo algo mal, o se involucran en una conducta pasivo-agresiva, como aceptar, postergar o jugar a una indefensa víctima. Todo esto es innecesario y puede ser evitado.

Recordatorio: está bien decir que no. No tienes que ser agresivo o desconsiderado, pero tampoco tienes que complacer a los demás. Está bien no hacer las cosas que no quieres hacer, sea cual sea tu razón.

2. Hacer una solicitud o pedir ayuda

Las personas socialmente ansiosas encuentran que expresar una necesidad, un deseo o una preferencia es bastante estresante. Esto se debe a que, en el pasado, la autoafirmación y el interés personal eran punibles o resultaban en ridículo, despido, negación o invalidación. La persona aprendió que no es seguro realizar una solicitud o incluso demostrar que desea algo.

Por lo tanto, pedir ayuda es extremadamente doloroso, ya que lo coloca en una posición vulnerable, y la vulnerabilidad está asociada con ser herido. No solo eso, la persona puede incluso creer que querer o pedir algo es malo en sí mismo, ya que se criaron para ser menos egoístas y se sacrificaron por las necesidades, deseos y preferencias de otras personas.

Como resultado, muchas personas crecen creyendo que pedir ayuda o mostrar algún tipo de debilidad es vergonzoso o peligroso. También aprenden a desconfiar de los demás y a hacer todo por sí mismos.

También puedes leer:  5 tipos de trastornos de ansiedad y las creencias que lo producen

Recordatorio: está completamente bien hacer una solicitud. No tienes que hacer todo por ti mismo. La otra persona puede decir que no, pero no hay nada de malo en preguntar.

Está bien ser quién eres, tener deseos, necesidades, preferencias y sentimientos. Puede que a algunas personas no les guste, pero, mientras no estés agrediendo objetivamente contra ellas, es su responsabilidad lidiar con ello.

3. No pensar en los demás es un signo de una persona con ansiedad social

Muchas personas socialmente ansiosas se concentran en los demás y están mentalmente o incluso físicamente demasiado involucradas en sus vidas. Pueden percibir el comportamiento de otras personas como peligroso, o sentirse responsables de los demás, o compararse con los demás, o simplemente pueden estar acostumbrados a vivir indirectamente a través de otros, pero de cualquier manera esto se debe a los límites mentales deficientes y la falta de individualidad.

Es importante comprender que tu vida es tu vida y que otras personas tienen sus propios sentimientos, deseos, motivaciones y metas. La gente hará lo que hará, y tú puedes hacer lo que puede hacer.

Para controlar su dolor interno, algunas personas con ansiedad social intentan controlar a otros y, de lo contrario, afectan la vida de otras personas, a veces por medios invasivos, irrespetuosos o francamente agresivos. Lo que una persona así a menudo no se da cuenta es que esta obsesión es interminable y los mantiene mentalmente dependientes de los demás. Pero tal comportamiento, por improductivo que sea, le permite evitar la introspección y lo protege del dolor interno que de otro modo experimentaría al enfrentar su insatisfacción con su propia vida y carácter.

Recordatorio: a menos que alguien esté afectando directamente tu vida, deja que otros vivan sus vidas y concéntrate en la tuya. Fundamentalmente, no puedes cambiar a los demás. Deja que otros sean incorrectos, diferentes, ineficaces, estúpidos, o lo que sea que percibas como se comporten. En su lugar, concéntrate en quién eres y en lo que puedes hacer para mejorar tu propia vida hoy.

También puedes leer:  Timidez y fobia social en los niños y cómo ayudarlos

4. Personas con ansiedad social sufren por ser imperfectos

Muchas personas socialmente ansiosas provienen de una educación de control en la que, como mecanismo de supervivencia, han desarrollado fuertes tendencias perfeccionistas.

Ser imperfecto, de nuevo, te deja vulnerable y, por lo tanto, se percibe como peligroso. Para protegerse de este peligro real o percibido, la persona oculta sus defectos, pretende ser quien no es, desplaza la responsabilidad, niega o es propensa a los sentimientos de culpa tóxica, vergüenza y responsabilidad injusta.

Al socializar, una persona así a menudo se siente atrapada en su cabeza pensando en cómo los demás los perciben y tienen miedo de parecer estúpidos, feos, aburridos, mezquinos, extraños o desagradables. Tal pensamiento excesivo paraliza la acción y crea confusión mental, que, por extensión, conduce a una falta de enfoque y una comunicación deficiente.

Recordatorio: está bien ser imperfecto. A veces, todos decimos o hacemos cosas que pueden parecer tontas, extrañas, extravagantes o “subóptimas”. La perfección es un estándar inalcanzable que te mantiene en un ciclo de expectativas poco realistas y autoataques. Apunta a dejar ir las tendencias perfeccionistas.

5. Aceptar que no a todos les gustarás

Las personas que están aterrorizadas por el rechazo y responden a él con un dolor interno agudo tienen dificultades cuando a alguien le disgustan. Sin embargo, las personas tienen diferentes preferencias, intereses y valores. Tratar de ser apreciado por todos, o sentirse molesto si a alguien le disgustas, es una tarea inútil. Tampoco es saludable, por lo tanto, no se recomienda.

A algunas personas les gustarás, otras no. Algunas razones son válidas, otras no. Con algunas personas puedes ser amigos, con otras personas no puedes. Pero, si simplemente apartas a los demás y temes que te alejen, solo estás creando una profecía autocumplida.

Recordatorio: incluso si alguien te disgusta o te odia, puedes soportarlo. Ya no eres un niño, por lo que no ser aceptado ya no es vital. Intenta construir más resistencia mental contra el rechazo.

Personas socialmente ansiosas luchan por estas 5 cosas ordinarias
3.7 (73.33%) 3 votos