Psicología Superación personal

Cómo superar la ansiedad social formulándose esta pregunta tonta

Si deseas saber cómo superar la ansiedad social, probablemente ya hayas leído extensa cantidad de artículos sobre el tema pero aún así sientes que no encuentras ayuda.

una mujer que sufre ansiedad social

Existen muchas técnicas para tratar la ansiedad social, pero no funcionan para todos. Algunos son demasiado complejos, otros son demasiado desafiantes, como obligarse a hablar con extraños. Hoy, conocerás cómo superar la ansiedad social contestando una pregunta aparentemente tonta.

El miedo irracional a la interacción social

Una persona socialmente ansiosa tiende a pensar demasiado en las situaciones sociales más insignificantes. La interacción con extraños o incluso estar en un lugar lleno de gente puede dejarlos incómodos y preocupados. Esto va acompañado de toda una plétora de pensamientos intrusivos. “Me estaban mirando, ¿no?” “¿Me veo raro? No debería haberme puesto este vestido tonto.” “¿Qué pensó él cuando dije esa cosa estúpida? “Etc.

Una persona que padece una fobia social severa puede encontrarse a sí misma rumiando durante horas después de una simple conversación con un vecino o un vendedor. “¿Por qué dije eso? Ella debe haber pensado que soy un bicho raro. Debería haber dicho esto en su lugar.” Si tienes un trastorno de ansiedad social, probablemente estés familiarizado con este tipo de pensamientos.

Hay una técnica para lidiar con estos pensamientos ansiosos que no implica arrojarse al infierno de la interacción social incómoda. Entonces, es una forma mucho más segura de enfrentar tus miedos irracionales.

Cómo superar la ansiedad social: un simple truco

persona con ansiedad social

La técnica es muy simple y viene en tres pasos.

  1. El primer paso es ser consciente de tus pensamientos ansiosos. Escucha atentamente lo que tu mente ansiosa tiene que decir. Déjate hablar y expresar todos los miedos y preocupaciones que te agobian.
  2. El segundo paso es dejar que tu ansiedad se explaya sobre la situación hasta el punto de exagerar. Entonces, básicamente, necesitas imaginar todas las consecuencias aterradoras de la situación estresante en la que te encuentras hasta que alcances el peor resultado posible.
  3. El tercer paso es cuando entra en juego la pregunta tonta que mencionamos en el título de esta nota. Entonces has imaginado el peor resultado de una situación social. Tu mente ansiosa irracional está literalmente temblando de miedo y vergüenza. Ahora, deja que tu sobria mente racional se haga cargo preguntándote a ti mismo:

“¿Y qué?”

 Para demostrar la efectividad de esta técnica, vamos a poner de ejemplo una situación simple en la que cada persona socialmente ansiosa seguramente ha estado alguna vez o repetidas veces:

Digamos que estabas en una fiesta de la oficina e intentabas ser amigable con tus colegas o compañeros. En algún momento, esa entrometida del departamento de marketing comenzó a hacer preguntas personales y tú diste una respuesta incómoda, revelando algo acerca de ti que ahora lamentas.

Esta es una situación común en la que una persona socialmente ansiosa se puede encontrar. A veces, cuando intenta socializar, la ansiedad le hace decir cosas realmente insulsas, vergonzosas e incómodas. Es como si algún demonio te estuviera susurrando al oído, asegurándote de causar la peor impresión posible en los demás. Así que, por supuesto, después de eso, pasas horas recordando cada detalle, culpándote a ti mismo y preguntándote por qué dijiste esto.

Así que empecemos a exagerar ahora

En primer lugar, este colega ciertamente se dio cuenta perfectamente de lo que contaste y de lo incómodo que te sentiste. Probablemente ha pensado que la situación que le contaste fue realmente estúpida y tú debes ser un idiota si te atreviste a contárselo. Y lo más terrible es que el o ella es un chismoso y les contará esta historia a todos. Entonces, cuando vayas a trabajar mañana, todos te mirarán y se reirán de ti.

Ahora haz la pregunta

Ahora, pon tu mente ansiosa a descansar y deja que tu mente racional hable. Pregúntate: “¿Y qué?” Todos en la oficina sabrán esta historia mañana. ¿Y qué? Todos se reirán de ti y pensarán que eres estúpido. ¿Y qué? ¿Morirás? No. ¿Serás despedido? No. ¿Tu jefe te cortará el pago? No.

La verdad es que este colega ni siquiera puede encontrar su historia lo suficientemente significativa como para compartirla con otros. O incluso si lo hace, la mayoría de la gente no lo encontrará lo suficientemente interesante como para escuchar o darle trascendencia. También puede ser que un par de colegas lo debatan y luego se olvidan de el tema. Lo único cierto es que nada terrible va a suceder.

Cómo superar la ansiedad social al enfrentar y vencer tus miedos

No importa qué tan lejos hayas llegado exagerando tus miedos, la pregunta “¿Y qué ?” te mostrará la verdad edificante sobre tu ansiedad social. Verás instantáneamente cuán pequeños y absurdos son tus miedos. Y este es un momento clave para descubrir cómo superar la ansiedad social.

0/5 (0 Reviews)