Psicología Trastornos

Qué es la esquizofrenia y cuáles son sus síntomas

La esquizofrenia es una enfermedad mental caracterizada por ocasionar efectos negativos sobre las áreas del cerebro encargadas de regular los pensamientos, las emociones, la percepción y la conducta.

síntomas de la esquizofrenia en una mujer

Causas de la esquizofrenia

     Son diversas las causas a las que se atribuyen la aparición de ésta patología, sin embargo, a pesar de los avances científicos y de los continuos estudios en esta área, aún no se ha detectado de forma exacta lo que ocasiona la enfermedad y la aparición posterior de los síntomas.

     Uno de los factores que intervienen en el surgimiento de la enfermedad es el factor hereditario, se ha comprobado que existe una predisposición genética a padecer esquizofrenia si ésta se ha hecho presente en otros miembros del sistema familiar.

     Otro factor desencadenante es el consumo de ciertas sustancias tóxicas como el cannabis, el alcohol, la cocaína y las anfetaminas. También se ha presentado en medio de situaciones sociales que generan estrés en el individuo.

¿En qué consiste laesquizofrenia?

     Es una enfermedad mental grave e incurable que aparece como producto de una alteración en el funcionamiento en ciertas áreas del sistema nervioso central, lo cual genera un desequilibrio en el cerebro a nivel químico.

     Estos cambios en los procesos ejecutados por los neurotransmisores a nivel cerebral, especialmente en los relacionados con la serotonina y la dopamina, se han constatado en pacientes con esquizofrenia.

     La alteración de la actividad cerebral generará problemas en cuanto a la forma de pensar, la manera de sentir y la conducta habitual de la persona con esquizofrenia.

Síntomas de la esquizofrenia

     La sintomatología de la esquizofrenia se asemeja con los padecimientos típicos de la psicosis en la medida en que afecta o produce una desconexión  con la realidad. Ésta enfermedad resulta devastadora para quien la padece, así como para su entorno familiar.

     Los principales síntomas son:

Delirios o ideas delirantes: El paciente se adhiere a ciertas creencias que no se corresponden con la realidad, al menos no de forma exacta, puesto que en ocasiones estas composiciones de la mente pueden contener  extractos de situaciones reales. Estos, según los pensamientos bajo los que se fundamenten, se pueden clasificar en:

  • Delirios somáticos: La persona asegura experimentar una serie de incomodidades a nivel corporal que son el producto de un agente externo que le está atacando y que pretende hacerle daño.
  • Delirios de persecución: El paciente cree que es seguido de forma permanente por alguna persona en especial, un grupo o institución. Tiende a experimentar una paranoia constante y un miedo de ser observado, es por ello que no logra sentirse seguro ni dentro de su hogar porque en ocasiones llegan a argumentar que han sido colocados dispositivos para su vigilancia.
  • Delirios erotomaníacos: El paciente afirmará que una persona en especial, que puede ser de una figura pública, la cual no tiene idea de su existencia, siente profundos sentimientos de amor hacia él.
  • Delirios celotípicos: El individuo cree de manera ciega en la teoría de que es engañado por otra persona que puede ser su pareja y en su cerebro ha elaborado una historia bastante convincente en torno a ello.
  • Delirios de grandeza: La persona se autodenomina como una especie de elegido o enviado de Dios. También es probable que se crea alguien con poderes especiales y sobrenaturales.
  • Delirio de referencia: En estos casos los individuos se sienten como el centro de todas las miradas y aseguran estar en medio de las conversaciones de todas las personas.
  • Delirio de perjuicios: Los pacientes insisten en afirmar que hay personas interesadas en dañarles e incluso que existen planes desarrollándose en su contra.

     Alucinaciones: Se trata de sensaciones de carácter perceptivo que la persona asegura que llegan a través de sus sentidos y que en la realidad no estan acordes con la realidad.

     Las alucinaciones pueden ser de tipo:

  • Auditivas: Se pone de manifiesto cuando el paciente asegura escuchar voces o personas que se encuentran dentro de su cabeza, los cuales  les dan ordenes o le informan de ciertas cosas. Esto puede suceder en presencia de personas que no padecen la enfermedad quienes no logran escuchar nada en absoluto.
  • De tipo olfativas: La persona crea cierta relación entre los olores que asegura percibir y la presencia de otras personas en su entorno.
  • Gustativas: El individuo con esquizofrenia asocia el sabor de determinado alimento con otro producto que quizás no se relacione con lo que está ingiriendo.
  • Visuales: Estas personas aseguran ver cosas o personas que los demás que se encuentren en la misma habitación no logran mirar.
  • De tipo táctiles: El paciente experimenta en su cuerpo sensaciones extrañas e inexplicables que atribuye a determinados estímulos.

Alteraciones en el pensamiento, la cognición, la conducta y la afectividad

     Los desequilibrios químicos a nivel cerebral terminan por afectar de manera negativa las áreas en las que se procesan los pensamientos, influyendo sobre estos de tal manera que dejan de ser coherentes y no existe un hilo conductor entre ellos. Se carecerá de la destreza o habilidad para asociar las ideas y crear.

     Por otra parte, a nivel cognitivo surgen ciertas complicaciones como pérdidas en la memoria, dificultad para concentrarse o ejecutar tareas cotidianas en las que debe emplear su creatividad.

     En el área afectiva se pone de manifiesto una desconexión con las personas de su entorno que se traduce en la incapacidad para manifestar los sentimientos de cualquier forma o de demostrar amor por alguien.

     En el aspecto conductual, que es uno de los más afectados, puede exhibir conductas atípicas a las habituales en él antes de la aparición de la enfermedad. Estos comportamientos en muchos casos entran en la categoría de lo inadecuado por cuanto van en contra de los convencionalismos sociales.

     Los cambios en sus patrones de conductas también se relacionan con el descuido en su apariencia física, así como en el aseo personal ocasionados por la desmotivación y la depresión a las que suelen ser bastante proclives. El aislamiento social también es un comportamiento asociado con la esquizofrenia.

Leer con atención:
Los contenidos publicados en Vida Lúcida son exclusivamente con fines informativos. Los temas de salud, nutrición y dietas no deben sustituir el diagnóstico ni la consulta con un Médico Profesional.
4.7/5 (3 Reviews)