Salud

Qué es la sarna o escabiosis: síntomas, causas y tratamiento

La escabiosis conocida coloquialmente como sarna es una ectoparasitosis, es decir una infección por parásitos que solo afectan las capas superficiales de la piel, es de distribución mundial y en todas las razas, por lo cual se considera un gran problema de salud y una de las principales causas de la aparición de dermatosis parasitaria, especialmente en países en vía de desarrollo, debido a que personas de bajos recursos suelen verse más afectadas por las condiciones de vida y falta de higiene personal.

Conoce las causas de la sarna y cómo puedes tratarla naturalmente

El agente causal de esta patología es la hembra de la especie Sarcoptes scabiei, un ácaro que se encarga de arar la piel del individuo que la padece, el pequeño animal, se introduce en la capa más externa de la piel y va desarrollando túneles. Al mismo tiempo va dejando los huevos y segregando toxinas que causan reacciones alérgicas.

Síntomas de la sarna

Por lo general los signos y síntomas los presentas más de una persona en el núcleo familiar, debido a que es una parasitosis altamente contagiosa, la cual puede transmitirse de una persona a otra por el simple contacto físico.

Estos pueden ser:

  • Prurito o escozor que se presenta generalmente por las noches que suele afectar a varios miembros de una familia o comunidad cerrada.
  • Surco acarino, elevación de la piel, de poca longitud que representa túneles creados por el ácaro hembra en la piel del paciente, este pequeño animal es capaz de desplazarse hasta 5 mm por día.
  • Pápula acarina, son pequeñas elevaciones de color grisáceo en donde se encuentra el parásito.
  • En algunos casos, especialmente en niños, suelen observarse pústulas o lesiones con pus e incluso ampollas, debido a la sobreinfección por contaminación de las lesiones durante el rascado.
También puedes leer:  Nutrientes esenciales para hacerte ver más atractivo.

Los lugares más afectados por las lesiones en el adulto suelen ser los espacios interdigitales de las manos, pliegues del brazo, axilas, región inguinal, glúteos y genitales ya que el ácaro busca lugares en donde la temperatura corporal sea más elevada. A diferencia de los bebés y niños pequeños, en los cuales los sitios más frecuentes de infección son el cuero cabelludo, cara, cuello, palmas de las manos y planta de los pies.

Algunos pacientes pueden presentar fiebre como signo de sobreinfección por bacterias que colonizan la piel, como Staphilococcus y Streptococcus.

Causas de la sarna (sarna sarcóptica)

  • Mala higiene personal
  • Contacto físico con personas infectadas
  • Uso de vestimenta y ropa interior contaminadas
  • Uso de sabanas y colchones contaminados

Es importante destacar que los humanos y los animales son infectados por tipos de ácaros diferentes, por lo cual los ácaros causantes de la sarna en perros, gatos, etc. no causan lesiones o infecciones en  los seres humanos.

Diagnóstico

Por lo general el diagnóstico es netamente clínico por la evidencia de los síntomas y signos anteriormente expuestos, pero existen pruebas que pueden confirmarlo.

Prueba de Müller: consiste en aplicar aceite en las lesiones causadas por el ácaro de la sarna, frotarlas, posteriormente raspar con una hojilla de bisturí y realizar un extendido el cual será estudiado al microscopio. En caso de que la prueba sea positiva se habrán observado los ácaros y sus huevos  durante el examen. 

Tratamiento

El tratamiento debe ser aplicado o llevado a cabo por el niño o persona infectada,  las personas que conviven en la misma casa y sus contacto íntimos, es decir con aquellos que ha tenido contacto piel con piel a pesar de que estos no presenten  sintomatología.

También puedes leer:  Síntomas del espolón calcáneo y cómo diagnosticarlo

Las principales opciones para el tratamiento de la sarna son la permetrina que es una sustancia química que mata a los ácaros, esta puede aplicarse sola o asociada a otros elemento como el azufre y el crotamitón los cuales también poseen factores escabicidas. Estos medicamentos provocan la parálisis del parásito y posteriormente su muerte. También se suele indicar antialérgicos para mejorar el escozor.

Estas sustancias son de administración tópica y se deben aplicar uniformemente  en todo el cuerpo (desde el cuello hasta los pies)  incluyendo cuero cabelludo en niños menores de dos años y en pacientes inmunosuprimidos.

La administración se debe realizar durante la noche posterior a la ducha y debe retirarse muy bien el medicamento al día siguiente antes de la exposición al sol, ya que puede ocasionar manchas en la piel y en la ropa. Esto se debe realizar por tres noches consecutivas y por lo general después de la primera aplicación ya los ácaros han muerto.

También es fundamental lavar con agua caliente sábanas y toda la ropa que ha utilizado la persona infectada o que ha estado en contacto con el paciente, en algunos casos  se recomienda pasar una plancha caliente sobre el colchón para matar los ácaros que puedan estar presentes en la tela.

0/5 (0 Reviews)