10 reacciones que muestra un niño afectado por el encierro

Como la investigación muestra que el encierro por la pandemia podría provocar problemas de salud mental en los niños, la organización benéfica del Reino Unido YoungMinds describe las señales de advertencia para tener en cuenta.

Padre junto a su hijo que está triste por el encierro y no ver a sus amigos

Muchos padres estarán preocupados por el riesgo de sus hijos de contraer coronavirus, pero los expertos han advertido que también deberían preocuparse por la salud mental de sus hijos por las medidas del confinamiento, que en muchos países no son del todo claras y las perspectivas a futuro son difusas y generan incertidumbre.

El 67% de los encuestados estuvo de acuerdo en que les preocupa el impacto a largo plazo del coronavirus en la salud mental de sus hijos. Esto aumentó al 77% entre los padres y cuidadores cuyos hijos habían requerido apoyo de salud mental en los últimos tres meses.

El confinamiento y el aumento de la tasa de depresión en jóvenes y niños

Una nueva revisión sugiere que es probable que los niños y los jóvenes experimenten altas tasas de depresión y ansiedad mucho después de que finalice el encierro, concluyendo que los jóvenes solitarios podrían tener tres veces más probabilidades de desarrollar depresión en el futuro, y que el impacto en la salud mental de la pandemia podría durar 10 años

La psicóloga clínica Dra. Maria Loades, de la Universidad de Bath en Inglaterra, que dirigió la revisión de más de 60 estudios sobre temas como el aislamiento, la soledad y la salud mental para personas de entre 4 y 21 años, dice:

Según nuestro análisis, está claro  que existen fuertes asociaciones entre la soledad y la depresión en los jóvenes, tanto a corto como a largo plazo. Sabemos que este efecto a veces puede retrasarse, lo que significa que puede llevar hasta 10 años comprender realmente la magnitud del impacto en la salud mental que ha creado la crisis de Covid-19″.

Y no solo los expertos están preocupados por el impacto de la pandemia: un estudio de padres y cuidadores realizado por la organización benéfica del Reino Unido YoungMinds descubrió que el 67% estaba preocupado por el impacto a largo plazo en la salud mental de sus hijos.

«Sabemos que muchos niños y jóvenes han tenido problemas para adaptarse a los cambios provocados por la pandemia«, dice Tom Madders, director de campañas de YoungMinds. Ya sea porque extrañan a los amigos, han tenido problemas para manejarse sin la estructura de la escuela o han perdido sus mecanismos de afrontamiento o apoyo profesional, la crisis ha ejercido una presión y ansiedad adicionales en muchos jóvenes.

A medida que comenzamos a salir de la pandemia, a algunos les puede resultar difícil reajustarse después de estar aislados, o están llegando a un acuerdo con mucha más incertidumbre sobre su futuro. Si tienes preocupación por cómo está lidiando tu hijo con el encierro, puede ser posible la búsqueda de ayuda profesional.

Reacciones típicas de un niño afectado por el encierro

Según YoungMinds.org.uk, estas son algunas señales de que un niño está siendo afectado por el encierro tras la pandemia del Covid-19:

  1. Cambios persistentes en el estado de ánimo o el comportamiento: cómo padres es importante intentar mantener la rutina respecto a la familia lo más consistente posible, los niños realmente pueden beneficiarse de la estabilidad de la rutina cuando luchan con sentimientos o emociones.
  2. Retirada: los niños y jóvenes que luchan con su ansiedad y conflictos emocionales pueden tener dificultades para comunicarse. Intenta abrir conversaciones sobre lo que están involucrados y en lo que generalmente están interesados.
  3. Falta de alegría: es posible que los jóvenes no encuentren alegría o satisfacción en las cosas que generalmente disfrutan, si bien esto puede también estar condicionado por los cambios relacionados con la adolescencia, el confinamiento es también otro aspecto muy influyente.
  4. Falta de sueño: puede haber un cambio en cosas como los hábitos de sueño o alimentación de su hijo.
  5. Falta de enfoque: los niños y los jóvenes pueden tener dificultades para concentrarse, esta puede ser una señal de los problemas relacionados con el encierro, como una manifestación indirecta de la carga emocional que significa romper con todas las rutinas y tener ansiedad por su futuro incierto.
  6. Falta de interés: pueden no tener interés en el trabajo escolar o en el juego, o pasar tiempo con las personas. Incluso las tareas que lo conectaban con la creatividad, con la búsqueda de bienestar pueden pasar a un plano secundario, o verse negadas por completo.
  7. Aburrimiento: pueden quejarse de sentirse aburridos o solitarios, incluso cuando tienen amigos. Intenta dedicar un tiempo de calidad que puedan pasar juntos y hacer algo que disfruten.
  8. Irritabilidad: pueden estar más irritables y de mal humor de lo habitual, sin embargo, estos también pueden ser efectos relacionados con la etapa que viven por su edad, por lo que hay que considerar varias posibilidades.
  9. Tristeza: los niños pueden llorar o simplemente verse tristes o retraídos.
  10. Falta de confianza: pueden tener menos confianza en sí mismos de lo normal, lo cual les dificulta desarrollarse en algunas tareas o actividades que antes realizaba con mucha facilidad.

Como padres, necesitamos ser parte de la solución. Podemos ayudarlos a planificar, resolver problemas o desarrollar esperanza para el futuro. Y sobre todo, no debemos sentirnos culpables por esta situación que todos estamos atravesando, sino que debemos enfocarnos en que sea lo menos problemática para los más pequeños y jóvenes de la familia.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.