Reprimir los sentimientos – estas son 5 maneras en que lo aprendiste de niño

Se ha criado un número trágico de niños para practicar el autosacrificio y la auto represión con el fin de satisfacer las necesidades de los demás, principalmente de sus cuidadores principales. Esta es a menudo la función principal que el niño desempeña en la dinámica padre-hijo. Esto es incorrecto porque es responsabilidad de los padres cuidar del niño, y no al revés. Reprimir los sentimientos como aprendizaje de niños, es un resultado de esta deficiencia a la hora de criar hijos.

reprimir lo sentimientos

Lo que sucede a menudo es que las personas tienen hijos cuando no están listas para hacerlo. No tanto en un sentido material, aunque a veces esto también es cierto, sino más bien en un aspecto psicológico y emocional. Muchas personas que tienen hijos no han resuelto sus propios problemas pasados. Como resultado, terminan teniendo hijos por razones equivocadas y terminan replicando el trauma o los síntomas que sufrieron en el pasado.

En algunos casos, el padre o la madre realmente tiene buenas intenciones y en realidad trata de no traumatizar al niño buscando ayuda profesional y haciendo mucho trabajo por cuenta propia. Pero en la mayoría de los casos, los padres dicen que quieren lo mejor para el niño, pero en realidad no quieren intentarlo porque es un trabajo demasiado incómodo y demasiado difícil. O peor aún, su odio por el niño es explícito.

Consciente o inconscientemente, el resultado de este tipo de crianza, que, nuevamente, se deriva de la carencia de crianza anterior, es que un niño se cría de una manera que está al servicio de otros a menudo en la medida en que se vuelven complacientes con las personas, tienen fronteras deficientes, autosacrificio, o incluso actuar de una manera severamente autodestructiva.

5 maneras en que se te enseñó reprimir los sentimientos

Aquí hay cinco formas comunes en que un niño es educado para cuidar a otros a costa de su propio bienestar saludable.

1. Falta de amor y cuidado

Esto incluye casos obvios de abuso psíquico, sexual y verbal. También involucra abuso encubierto o pasivo, como negligencia, abandono, indisponibilidad emocional, abuso indirecto donde el niño se encuentra en ambientes dañinos, gaslighting o manipulaciones y mentiras “agradables”.

Aquí, el niño aprende que no se puede amar, que es malo, defectuoso, que no es lo suficientemente bueno, que no es importante, que es invisible y que está en constante peligro. Los efectos de este tipo de comportamiento persiguen a una persona hasta su edad adulta y con frecuencia duran toda la vida.

2. Falsas enseñanzas sobre los demás

Los padres y otras figuras de autoridad enseñan a un niño muchas creencias falsas, ya sea diciéndoles explícita o implícitamente por la forma en que lo tratan.

Algunos ejemplos de los mensajes que recibe el niño pueden ser los siguientes: “Los padres siempre tienen razón”. “La sangre es más espesa que el agua”. “Soy tu padre / madre / maestra, así que sé más”. “La familia lo es todo.” ” No eres más que un niño “.” No seas egoísta (es decir, no eres importante; tu deber es satisfacer mis necesidades)”.

Te puede interesar:
5 malos hábitos que pueden impedir que descanses

Aquí, el niño aprende que quien es más fuerte está a cargo. También aprenden que no puedes cuestionar la autoridad. Y que siempre estás subordinado a los padres. Y esa autoridad siempre tiene la razón.

3. Auto merecimiento y autoestima sesgados

En ambientes infantiles tóxicos, a un niño se le enseñan muchas creencias dañinas sobre sí mismos, la mayoría de las cuales posteriormente internalizan y se convierte en su autopercepción.

Por ejemplo, el niño aprende que no vale nada, que es responsable de todo lo que sale mal, que es demasiado incompetente (impotencia aprendida), que no puede confiar en nadie y que tiene que hacer todo por sí mismo, y que su autoestima depende puramente de la percepción de otras personas (por ejemplo, si a la gente le gusto, entonces todo es bueno, si no lo es, entonces todo es malo).

4. Expectativas irrazonables y escenarios condenados al fracaso

Muchos niños son criados de una manera en la que se espera que sean perfectos. Sus cuidadores establecen normas poco realistas en las que, independientemente de lo que haga el niño, son castigados por “fallar”.

En realidad, cometer errores es normal e incluso necesario para aprender y crecer. Sin embargo, a muchos niños se les prohíbe cometer errores y reciben graves consecuencias, ya sean castigos abiertos o rechazo y retiro del amor y la atención.

Como resultado, se vuelven neuróticos y excesivamente ansiosos, perfeccionistas, desmotivados e improductivos, o incluso no están dispuestos a hacer nada.

5. Los verdaderos pensamientos y emociones están prohibidos

Los sentimientos de una persona comunican información importante sobre su entorno y bienestar, y sus pensamientos reflejan su percepción de la realidad y los ayudan a conceptualizar y codificar con mayor precisión esta realidad y la información que contiene. Es un crimen cruel contra los niños restringirlos de estar en contacto con sus sentimientos y pensamientos y de expresarlos auténticamente.

Para adaptarse y sobrevivir en un ambiente tóxico y potencialmente peligroso, un niño aprende a reprimir sus verdaderos sentimientos y pensamientos porque hacerlo de otra manera significa arriesgarse a perder el vínculo entre el cuidador y el niño. Y así, el niño aprende a cumplir y a reprimirse. Tal adulto puede no tener ni idea de quienes son realmente y cómo se sienten realmente porque se vieron obligados desde muy temprano a reprimir a su verdadero yo.

Palabras de cierre

A menudo, una parte significativa del verdadero yo, la verdadera identidad, se pierde para siempre. Es por eso por lo que una buena crianza es tan importante. Es más fácil criar bien a un niño que arreglar a un adulto herido.

Pero, para dejarlo en una nota más positiva y esperanzadora, en muchos casos una persona puede redescubrirse a sí misma y sanar el daño a través del trabajo por cuenta propia y con la ayuda de un experto comprensivo y empático.

¿Reconociste algo de esto en tu propia educación? ¿Cómo te afectó?

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.