Diagnósticos Enfermedades Salud Síntomas

Síntomas de la fiebre tifoidea y cuáles son las causas

La fiebre tifoidea es una enfermedad causada por una bacteria llamada Salmonella typhi, que produce una invasión desde el intestino y se disemina por todo el organismo.

Padecimiento de fiebre tifoidea y manifestaciones corporales

Esta patología está caracterizada por presentar síntomas como fiebre, escalofríos, malestar general, dolores musculares y articulares, crecimiento del hígado y bazo (hepatoesplenomegalia); cuadro que suele ser precedido por una etapa de estreñimiento o diarrea. Si no se trata, la fiebre tifoidea es potencialmente mortal, ya que la bacteria tiene la capacidad de diseminarse por todo el organismo, inclusive atacar el sistema nervioso central.

La fiebre tifoidea es transmitida a través de agua y alimentos contaminados con la bacteria, por lo que se recomienda mejorar los hábitos de higiene corporal, hervir el agua y cocinar adecuadamente los alimentos parar prevenir la aparición de esta enfermedad.

En Europa y Estados Unidos la incidencia de fiebre tifoidea es muy baja, sin embargo, en Latinoamérica los casos oscilan de 10 a 100 infectados por cada 100.000 habitantes.

Conoce más acerca de esta patología en este artículo sobre los síntomas y el origen de la fiebre tifoidea.

Síntomas de la fiebre tifoidea

Esta enfermedad no tiene síntomas propios característicos. Es importante que el paciente con los siguientes síntomas acuda a su médico, ya que deben establecerse otros diagnósticos diferenciales (por ejemplo: sepsis de punto de partida abdominal, infección del sistema nervioso central, hepatitis virales, brucelosis, enfermedad inflamatoria intestinal, mononucleosis, entre otras) dependiendo de la región geográfica donde se encuentre.  Los síntomas de la fiebre tifoidea son:

  • Fiebre (en más del 75% de los casos).
  • Dolor de cabeza.
  • Síntomas gastrointestinales: es más común el estreñimiento que la diarrea.
  • Tos.
  • Dolor abdominal.
  • Escalofríos.
  • Crecimiento del hígado y bazo (hepatoesplenomegalia).
  • En algunos casos, dolores articulares y musculares.
  • En algunos casos, lesiones en la piel (puntos rojos o petequias y hematomas).
  • En algunos casos, síntomas neurológicos como desorientación, rigidez de nuca, lenguaje incoherente.
  • Algunas personas pueden ser portadoras de la bacteria y no desarrollar los síntomas.

Existe un dato curioso con la aparición de la fiebre en esta enfermedad: Es importante destacar que cuando una persona tiene fiebre por cualquier otra causa, su pulso aumenta en respuesta compensatoria. Sin embargo, en algunos casos de fiebre tifoidea el médico puede explorar un dato clínico muy interesante y es que cuando aparece la fiebre el pulso no aumenta o se enlentece. A este signo se le conoce como Faget, aunque no es específico de la fiebre tifoidea puede orientar al médico en su diagnóstico. También puede verse en enfermedades como fiebre amarilla, leishmaniasis, dengue grave, etc.

Complicaciones de la fiebre tifoidea

Las complicaciones se observan, por lo general, en personas que no reciben tratamiento por varios días, estas pueden ser:

  • Hemorragias.
  • Perforación intestinal.
  • Infecciones del sistema nervioso central como meningitis o abscesos cerebrales.
  • Abscesos en cualquier parte del organismo como músculos, pulmón y corazón, aunque en casos muy excepcionales.

¿Cuáles son las causas de esta enfermedad?

Bacterias de la fiebre tifoidea

La principal responsable de esta enfermedad es la bacteria llamada Salmonella typhi. Hay especies de Salmonella paratyphi que actualmente causan la llamada fiebre paratifoidea, que produce una enfermedad con similares características, pero los síntomas son menos severos.

La Salmonella normalmente se aloja en el intestino humano y en animales portadores de la bacteria, y es transmitida a través de agua y alimentos contaminados con heces. Al ser ingerida llega al estómago, posteriormente supera el pH ácido de los jugos gástricos y llega al intestino. Luego ingresa a la sangre e invade al sistema inmunológico, diseminándose por el organismo causando toda la sintomatología.

En pacientes con buenas defensas, la bacteria se aloja en la vesícula o en el intestino por mucho tiempo sin causar síntomas (a estos pacientes se les llama portadores). Mientras que en pacientes con defensas bajas o en niños desnutridos puede desencadenar síntomas severos.

¿Cómo se adquiere la enfermedad?

La Salmonella typhi puede adquirirse comiendo huevos, carnes rojas y blancas (incluyendo el pollo), frutas y legumbres, ya que todos son alimentos que pueden ser manipulados inadecuadamente. El caso de los huevos es particular, por el hecho de que la gallina puede ponerlos en áreas contaminadas y de allí pueden ser llevados directamente a la venta para su consumo; situación que sucede en muchos países en vías de desarrollo.

Prevención

Por todo esto se recomienda, que los alimentos sean lavados con agua previamente hervida y que sean sometidos a un proceso de cocción riguroso. Así mismo se aconseja el consumo de agua potable y lavarse bien las manos antes de comer y después de ir al baño.

Otras recomendaciones muy importantes son: no prolongar el tiempo estimado de conservación de los alimentos congelados y no consumir alimentos empaquetas o enlatados posterior a su fecha de vencimiento.


5/5 (3 Reviews)