Psicología Reflexiones

Tenerle miedo a los payasos tiene estas 10 razones psicológicas

Mucha gente sufre de verdadera coulrofobia, el miedo a los payasos. Incluso sin una fobia en toda regla, todos parecen estar de acuerdo en que los payasos dan un poco de miedo. Pero ¿alguna vez te has preguntado por qué? Lógicamente, un payaso es simplemente una persona que usa maquillaje y ropas tontas, y, sin embargo, todavía tienden a dar escalofríos a casi todos.

miedo a los payasos

10 razones de por qué le tienes miedo a los payasos

La sonrisa pintada

Hay algo antinatural en el hecho de que los payasos siempre están sonriendo. Somos lógicamente conscientes de que esta sonrisa roja y pintada es falsa. Sin embargo, hace que sea más difícil saber cuándo la persona que usa el maquillaje muestra una emoción real.

Johnny Depp fue citado diciendo que cuando era un niño, tenía pesadillas sobre payasos. Afirma que las sonrisas pintadas hacen que sea imposible descifrar si los payasos están felices o ocultando el hecho de que están a punto de arrancarte la cara.

Esta sonrisa falsa hace que la mayoría de la gente se sienta incómoda. Como criaturas sociales, leemos las señales emocionales de cada uno para interactuar entre nosotros, para convertirnos en amigos, o incluso solo para hacer pequeñas charlas. Imagínate tratando de hablar con una persona normal que nunca dejó de sonreír, ni siquiera por un momento.

Son impredecibles y no confiables

Los payasos son disparatados y locos, y parte de su comedia es que nunca estás seguro de lo que harán a continuación. Podrían amontonar a 20 de sus amigos en un pequeño automóvil, rociarte con agua de una flor en tu camisa o lanzarte un pastel en la cara. Parte de la identidad de un payaso es hacer cosas exageradas que normalmente no se consideran un comportamiento normal.

Las personas prosperan cuando pueden seguir una rutina diaria y con frecuencia sufren estrés mental y ansiedad cuando sus vidas son impredecibles, inestables o inseguras. Así que solo tiene sentido que interactuar con un payaso puede ser aterrador.

Miedo a lo desconocido

La Dra. Penny Curtis de la Universidad de Sheffield, notó que el hospital pediátrico tenía varias pinturas de payasos en las paredes. Decidió encuestar a 250 niños de 4 a 16 años que se encontraban en el hospital para averiguar cómo se sentían con respecto a estas imágenes de payasos. Los resultados de su estudio mostraron que los payasos dieron miedo a la gran mayoría de estos niños, incluso a los que eran demasiado jóvenes por haber visto alguna vez películas de terror con payasos.

La conclusión de este estudio es que los niños simplemente los encuentran como “aterradores e incognoscibles”. Mirar un cuadro de un payaso no es lo mismo que mirar una foto de un gatito, por ejemplo. Tanto los niños como los adultos pueden ver la imagen de un gatito, y automáticamente entienden lo que es un gatito. La imagen de un payaso muestra una criatura abstracta que es difícil de categorizar, casi como mirar una imagen de un extraterrestre, excepto que sabemos que los payasos son reales.

También puedes leer:  5 ideas para dejar que la vida te sorprenda

Son espeluznantes y difíciles de simpatizar con ellos

Cuando los payasos tienen maquillaje, generalmente permanecen en el personaje en todo momento. Con los actores habituales, el público está acostumbrado a comprender una idea general sobre su carrera.

Es fácil para nosotros entender que actuar es un trabajo, pero es muy difícil comprender las motivaciones detrás de querer actuar como payaso como una elección de carrera.

Cultura popular

Los seres humanos tienen dos tipos de miedo: miedo innato y miedo aprendido. Un ejemplo de un miedo innato sería el miedo a las alturas. Muchos de nosotros experimentamos un miedo abrumador al pararnos en el borde de un acantilado o al visitar un edificio alto. El miedo es una parte normal de nuestros instintos de supervivencia.

Un ejemplo perfecto del temor aprendido de que los payasos pueden tener intenciones asesinas sería John Wayne Gacy. Era un asesino en serie que se vestía como un payaso en su tiempo libre. Su historia fue combustible para las pesadillas, inspirando coulrofobia en personas que tal vez no la hayan tenido antes.

En los años posteriores a sus crímenes, los payasos se convirtieron en personajes principales en las películas de terror. Verlo en Poltergeist de Stephen King puede ser suficiente para que la mayoría de la gente tenga miedo de los payasos.

En la cultura popular, este miedo a los payasos no es nuevo, sin embargo.

miedo a los payasos

Trauma infantil

En un documental filmado por National Geographic, una mujer que sufrió un trauma infantil con payasos grita abiertamente y llora de miedo cuando los ve. Incluso se rebela por los juguetes e imágenes de payasos a los que está expuesta como parte de su terapia. Una vez que el psicólogo lleva a un payaso a la oficina, la mujer aterrorizada apenas puede sostenerlo.

En un artículo de Psychology Today, una mujer relata la experiencia traumática de convertirse en voluntaria en el programa de televisión ‘Bozo the Clown’ cuando era una niña en la década de 1960. Se vio obligada a sentarse en su regazo y ver de cerca que él fruncía el ceño a pesar de su sonrisa pintada. También olía a alcohol.

Ella entró en pánico y vomitó por todo Bozo, quien comenzó a maldecir. La ilusión del payaso feliz se rompió, y la experiencia la ha traumatizado desde entonces. Es probable que muchas otras personas con un caso grave de coulrofobia hayan tenido experiencias traumáticas similares en un circo o en una fiesta de cumpleaños que los llevó a temer a los payasos.

Complejos de inferioridad y superioridad

A lo largo de la historia, parte del propósito de un payaso era ayudar a la autoestima del espectador. Los bufones de la corte (también conocidos como “tontos”) estaban destinados a ser burlados por ser tan estúpidos, y los payasos a menudo son los mismos.

También puedes leer:  Relación sana vs relación tóxica - ¿Cuál define mejor tu relación?

En un estudio realizado por la Fundación Theodora, investigadores viajaron con payasos a hospitales pediátricos en Ontario, Canadá. En sus hallazgos, los investigadores mencionaron que los niños pueden sentirse mejor consigo mismos si pueden reírse de otra persona por ser tontos o estúpidos. Esto les da a los niños con enfermedades terminales un impulso de ego que se necesita desesperadamente.

Sin embargo, este tipo de humor puede no ser el mejor para una persona promedio. Las personas que actúan de manera superior hacia los demás son en realidad muy inseguras y buscan la seguridad de otros para sentirse bien consigo mismos. Una publicación de la Universidad de California en Berkeley, las personas felices no sienten la necesidad de ser superiores a los demás.

En resumen, la persona promedio con una buena cantidad de felicidad y autoestima no busca reírse de alguien como un payaso. Como muchas personas no quieren o necesitan ese tipo de risa en sus vidas, se siente incómodo estar cerca de un payaso que intenta imponérselo.

Ya no son graciosos

A lo largo del tiempo, la comedia popular ha cambiado según los eventos actuales y una evolución natural del gusto cultural. Por ejemplo, si vemos a un payaso cayendo sobre una cáscara de plátano o golpeando a su amigo en la cabeza con un martillo gigante, este sería un ejemplo de comedia física o de “slapstick”. Sin embargo, slapstick no ha sido popular durante algún tiempo porque la sociedad siente demasiada simpatía por el dolor de otros seres humanos.

Nuestra incomodidad con los payasos podría atribuirse parcialmente a los cambios culturales en lo que nos parece divertido.

Tanto los niños como los adultos pueden sentirse confundidos e incómodos cuando se espera que se rían de algo que simplemente no les parece gracioso. Es común que las personas, especialmente los niños, sientan ansiedad social y miedo en situaciones en las que no están seguros de cómo reaccionar.

Teoría extravagante de Freud

En su publicación de 1919 “The Uncanny”, el psicólogo mundialmente famoso Sigmund Freud explica que podemos sentirnos asustados por algo que nos resulta familiar y al mismo tiempo desconocido. Utilizando el ejemplo hipotético de un ser humano con una cabeza o extremidades cortadas, Freud dice que nos concentraremos de inmediato en las partes del cuerpo que son diferentes en lugar de las que aún están intactas.

Un payaso tiene características similares a las de un ser humano: una boca, una nariz, orejas, manos, pies y cabello. Sin embargo, las partes del cuerpo de un payaso están agrandadas o exageradas: zapatos gigantes, labios anormalmente grandes pintados en una cara blanca y una nariz enorme y roja. Las personas notan las diferencias en otros seres humanos mucho más fácilmente que las similitudes y eso puede causar temor e incomodidad.

4/5 (1 Review)