7 tipos de dolor que nunca debes ignorar

A menudo tratamos de evitar visitar al médico por los pequeños dolores y molestias de la vida. Después de todo, es de esperar cierta cantidad de dolor en el transcurso de nuestras vidas, ya sea debido a una lesión o enfermedad o simplemente por un esfuerzo excesivo mientras hacemos ejercicio o realizamos tareas diarias como la jardinería.

tipos de dolor

7 tipos de dolor que nunca debes ignorar

En muchos casos, pequeñas cantidades de dolor debido al esfuerzo u otras causas normales fluirán por sí solas, sin necesidad de intervención médica. Sin embargo, hay siete tipos de dolor que nunca, bajo ninguna circunstancia, deben ignorarse. Echemos un vistazo a ellos.

Dolor ardiente o entumecimiento en las piernas o los pies

Un dolor ardiente en las piernas o los pies podría ser una neuropatía y, específicamente, una neuropatía diabética.

Casi una cuarta parte de los 23 millones de personas tan sólo en E.U. que tienen diabetes, no han sido diagnosticados, según la Asociación Estadounidense de Diabetes.

Algunos de los síntomas de la diabetes incluyen:

  • Boca seca
  • Sed y hambre constantes
  • Picazón en la piel seca
  • Cortes o heridas de curación lenta
  • Micción frecuente y urgente
  • Visión borrosa

Si tienes alguno de estos síntomas y también tienes una sensación de ardor o una sensación de entumecimiento / hormigueo en las piernas o los pies, podrías ser diabético; comunica tus inquietudes con tu médico lo antes posible.

Dolor persistente e inexplicable en el pecho, la garganta, la mandíbula, el brazo o el vientre

La mayoría de las personas saben muy bien que el dolor de pecho puede significar un problema cardíaco e incluso un ataque cardíaco (debes conocer los 10 síntomas del ataque cardíaco).

Sin embargo, los dolores, incluso las molestias menores, en el pecho, la garganta, la mandíbula, el brazo o el abdomen también pueden indicar problemas cardíacos graves.

Algunas personas con problemas cardíacos confunden sus síntomas iniciales con problemas estomacales o intestinales. Los problemas cardíacos pueden incluso imitar el reflujo ácido simple. Si experimentas molestias persistentes e inexplicables en cualquiera de estas áreas y sabes que tienes un alto riesgo de problemas cardíacos, visita a un médico.

Dolor de cabeza insoportable

Seamos honestos: los dolores de cabeza son una molestia con la que todos tenemos que vivir en algún momento u otro.

A menudo, los dolores de cabeza ocurren debido a problemas que se pueden remediar fácilmente, como la deshidratación, la congestión de los senos nasales o la tensión, y se pueden resolver bebiendo mucha agua, usando una olla neti y tomando un tiempo para meditar de forma regular.

Sin embargo, si está tomando líquidos y manteniendo la calma, pero tu dolor de cabeza aún no desaparece, es mejor que se lo mencione a tu médico. Un dolor de cabeza espantoso (el peor dolor de cabeza de tu vida) que simplemente no cede puede ser una señal de hemorragia cerebral, que requiere atención de emergencia inmediata.

Dolor de espalda repentino o persistente

Todos hemos tenido dolor de espalda en un momento u otro, debido a estar mucho tiempo sentados en la computadora, mala postura, trabajar duro en el jardín o comenzar un nuevo programa excesivo. El dolor de espalda es una de las molestias físicas más comunes y muchas personas lo padecen de forma crónica.

Sin embargo, un dolor repentino en la parte baja de la espalda o en el área entre los hombros podría indicar un desgarro mortal en la aorta, el principal vaso sanguíneo que va al corazón.

Un desgarro de este tipo, llamado disección aórtica, es críticamente grave y debe ser atendido por profesionales médicos de inmediato. Si tienes dolor de espalda o un dolor entre los hombros que no se puedes explicar y corres el riesgo de tener afecciones como presión arterial alta, problemas de circulación, tabaquismo y diabetes, consulta a un médico de inmediato.

Dolor abdominal extremo

Los dolores abdominales repentinos, agudos y extremos deben ser investigados por un médico de inmediato.

Condiciones como problemas de la vesícula biliar (incluidos los cálculos biliares), pancreatitis, úlcera estomacal o intestinal y un apéndice inflamado o reventado pueden manifestarse como un dolor abdominal difícil.

Estos no son problemas que se puedan ignorar y que requieran tratamiento, en forma de medicación o cirugía, para corregirlos. No juegues con tu salud. Si tienes este síntoma, habla con un médico.

Dolor o hinchazón en las pantorrillas

Un molesto calambre en la pantorrilla le ocurre a todo el mundo de vez en cuando. Sin embargo, cuando se acompaña de hinchazón o permanece como un dolor constante, el dolor en la pantorrilla puede indicar algo mucho más nefasto que un simple espasmo muscular, podría ser trombosis venosa profunda o TVP.

La TVP es cuando se forma un coágulo en una de las venas profundas de la pierna y el peligro surge cuando el coágulo se desprende de la vena de la pierna y viaja a los pulmones, convirtiéndose en una embolia pulmonar, una afección que puede volverse mortal en un abrir y cerrar de ojos.

Si tienes dolor o hinchazón, o ambos, en las pantorrillas, consulta a un médico para descartar la TVP (especialmente si has estado volando, ya que la TVP es una de las 10 cosas dañinas que volar en avión hace a tu cuerpo).

Otras señales de advertencia de TVP incluyen:

  • Calor en la piel de la pierna afectada.
  • Piel enrojecida o descolorida en la pierna afectada.
  • Venas superficiales visibles.

Dolores extraños, vagos, inexplicables o dolores combinados

Una combinación de dolores sutiles pero crónicos o dolores extraños que no pueden explicarse médicamente podrían indicar un problema que se encuentra debajo de la superficie de la piel y los huesos: depresión.

La depresión puede hacer que surjan extrañas sensaciones de dolor en el cuerpo y, aunque estos dolores no pueden explicarse por otros fenómenos médicos, la depresión es una causa común de dolor crónico.

Si tienes dolores molestos que no tienen causa o una combinación de dolores que surgen sin razón aparente, es posible que estés sufriendo de depresión clínica.

Otros síntomas de depresión deben estar presentes antes de un diagnóstico de depresión, como perder interés en las actividades que solía hacer, incapacidad para trabajar o pensar con eficacia o no querer socializar.

Habla con tu médico para obtener más información sobre los recursos a los que puedes recurrir en caso de depresión, como consejeros que pueden orientarte en la dirección correcta y ayudarte a dejar de sentir dolor.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.