5 signos de codependencia entre padres e hijos

Es normal que los padres quieran tener un vínculo estrecho con su hijo, independientemente de que sea muy joven, adolescente o adulto. Sin embargo, a través de ciertas repeticiones o cosas que dicen o hacen, los padres pueden asegurarse involuntariamente de que una hermosa relación entre padres e hijos se vuelva tóxica y que, en el peor de los casos, se altere el desarrollo mental y emocional del niño. Al menos eso es lo que dice la psicoterapeuta y autora Kristie Overstreet.

Signos de codependencia entre madre e hijo

Los buenos padres siempre quieren ayudar a sus hijos. Pero si hay codependencia, entonces el padre priva al niño de cualquier independencia; de ninguna manera aprende a hacer nada por sí mismo. Una persona criada de esta manera solo puede desarrollar un bajo nivel de confianza en sí mismo y tener dificultades para establecer límites.

Según la terapeuta, ella reconoce una relación codependiente por el hecho de que ambas partes confían completamente en la otra persona cuando se trata del valor de sus opiniones, emociones e identidad.

Algunas señales de advertencia ayudarán a identificar si la relación que tienes con tu hijo, o con tus propios padres, es codependiente. Si prestas atención a estos signos, es posible que te resulte más fácil disminuir estas tendencias, tendencias que incluyen el comportamiento pasivo-agresivo o la tendencia a responsabilizar al niño de tus propios sentimientos.

5 signos de codependencia entre padres e hijos

Puedes averiguar qué señales están involucradas y qué puedes hacer si te ves afectado por este tipo de codependencia.

Relación de codependencia entre niño y padres

1. Cuando te sientes mal, culpas a tu hijo

Si su hijo rompe una regla establecida, es posible que le estés diciendo que debe actuar mejor en el futuro. Pero, ¿también regañas cuando tu hijo hace algo malo que no te ha explicado de antemano?, ¿o le dices más a menudo que es el motivo de tu enfado, tu frustración o tu tristeza sin que exista una razón clara para ello? Entonces eso puede conducir a la codependencia a largo plazo, dice Kristie Overstreet.

Es normal que estos fracasos en la crianza sucedan de vez en cuando. Definitivamente deberías pedirle perdón a tu hijo después y explicarle en un tono tranquilo lo que realmente querías decir.

Sin embargo, los padres que dicen: “No me equivoco“, “Tú eres el que siempre estás equivocado” o “No cometo errores al criar a mis hijos“, están pisando un terreno poco saludable. No admiten cuando han cometido un error, pero sería correcto enseñarle al niño: ‘Oye, si hacemos algo mal, lo diremos, pediremos perdón e intentaremos hacerlo de otra manera en el futuro’.

2. Indirectas y comportamiento pasivo agresivo

El comportamiento pasivo-agresivo también puede promover la codependencia. Esto puede significar, por ejemplo, que los padres reaccionen ante la mala conducta de su hijo poniendo los ojos en blanco, dando portazos o haciendo un silencio helado.

Les enseña a los niños que es malo para ellos estar en contacto con sus sentimientos o ser honestos acerca de sus emociones. Los padres que habitualmente se comportan de manera pasivo-agresiva con sus hijos pueden dañar su capacidad para comunicarse positivamente en relaciones futuras.

Si un padre está enojado con su hijo, es aconsejable dar un paseo solo. Una vez que la madre o el padre se han calmado, él o ella pueden explicarle con calma al niño sus propios sentimientos, y también la corrección que pueda ser necesario para mostrar límites y promover el sentido de responsabilidad del niño.

3. Liberas a tu hijo de todo el trabajo

La medida en que ayudas a tu hijo en la vida cotidiana es un buen indicador de si eres codependiente. Por supuesto, es bueno si ayudas a tu hijo con un problema matemático difícil o si le muestras cómo hacer una tarea doméstica. Pero si lo ayudas constantemente y con todo, entonces esto tiene un efecto negativo en la confianza en sí mismo del niño.

Esta es la forma de criar a un niño que más tarde tendrá que pedir a todos los demás qué le digan qué hacer, o cómo lo debe hacer, en lugar de buscar el mismo los medios y crear el mismo las oportunidades.

Para evitar esto, puedes preguntarle a tu hijo, por ejemplo, con qué necesita ayuda y dejar que decida por sí mismo.

4. Tus padres siempre te preguntan cuándo tendrás hijos

Padre hablando con su hijo

Los padres también pueden mostrar un comportamiento codependiente después de que sus hijos crecen. A menudo se manifiesta en la falta de límites. Por ejemplo, la pregunta de cuándo se puede esperar que su hijo adulto finalmente tenga nietos es muy popular entre los padres codependientes.

Esto, independientemente de que pueda ser una broma, si el niño tuvo codependecia y ahora en la edad adulta sigue teniendo la figura de los padres como un condicionante de sus propias decisiones, la formación de una familia y su propio sustento será para él una presión familiar más que una elección de un adulto independiente.

5. Tus padres están en tu puerta sin avisar

Otra forma en que los padres codependientes afectan a sus hijos, aun cuando ellos ya se han independizado: es tratando de empujar físicamente sus límites y actuando como si aún controlaran la vida de su propio hijo.

Si los padres sienten que son libres de controlar la vida de sus hijos y simplemente se presentan en su casa o en el trabajo sin previo aviso, o los llaman y envían mensajes de texto hasta que obtengan una respuesta, puede significar que han mezclado su identidad con la de su hijo de una manera poco saludable.

Los padres deben dar un paso atrás y establecer horarios para reunirse con sus hijos o hablar con ellos por teléfono. Esto transmite: Tenemos un vínculo fuerte, pero ambos también tienen vidas individuales.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.