7 formas naturales de combatir la pancita de la menopausia

Durante la menopausia, las mujeres experimentan muchos cambios físicos fundamentales. Los síntomas incómodos que incluyen sofocos, menor deseo sexual y dificultad para dormir suelen acompañar a estos cambios. Pero la pancita de la menopausia es la que, para muchas, es un reto a vencer; no sólo por una sana vanidad, sino por salud es esencial que busques maneras de bajarla. Estas son algunas maneras naturales que te ayudarán.

pancita de la menopausia

Sí, para muchas mujeres experimentar un aumento de la grasa abdominal durante la menopausia, es una verdadera frustración. Los desequilibrios hormonales impulsan estos cambios. Muchas mujeres aumentan de grasa abdominal durante la menopausia , y una de las principales razones de este aumento son los niveles más bajos de estrógeno.

De hecho, los niveles más bajos de esta hormona durante la menopausia, a menudo se convierten en los principales culpables del aumento de grasa abdominal.

Solo una nota, otras afecciones, incluido el síndrome de ovario poliquístico (SOP), también pueden contribuir a los desequilibrios de estrógenos y a niveles más bajos de estrógenos. Aquí, nos centraremos exclusivamente en la disminución de los niveles de estrógeno durante la menopausia y cómo pueden contribuir a la grasa abdominal.

Estrógeno: la hormona sexual femenina

Junto con la progesterona, el estrógeno es la principal hormona sexual femenina o mensajero químico. Tus ovarios producen la mayor parte del estrógeno que produce tu cuerpo. Los hombres también producen pequeñas cantidades de estrógeno.

Tanto los hombres como las mujeres producen estrógeno al nacer. Pero especialmente durante la pubertad, las mujeres aumentan la producción de esta hormona característicamente femenina. Entre sus funciones, el estrógeno ayuda a desarrollar los senos y los órganos reproductivos, así como a iniciar la menstruación.

A lo largo de la vida de una mujer, el estrógeno desempeña numerosas funciones, incluidos huesos fuertes, piel sana y regulación del estado de ánimo, incluida la ansiedad y la depresión.

Pero al igual que con cualquier hormona, desearás mantener el equilibrio con el estrógeno. Demasiado o muy poco estrógeno puede crear problemas.

Este último ocurre durante la menopausia. Durante el tiempo que conduce al final de la menstruación, llamado perimenopausia , el estrógeno y otras hormonas, incluidas la progesterona y la testosterona, fluctúan.

Cuando una mujer no ha tenido su período durante un año, ha completado la menopausia. Sus niveles de estrógeno y progesterona permanecen bajos.

Síntomas de niveles bajos de estrógeno

Los niveles bajos de estrógeno pueden crear muchos de los síntomas que experimentan las mujeres durante la menopausia, que incluyen:

  • Bajo impulso sexual
  • Problemas para dormir
  • Piel seca
  • Problemas para recordar cosas
  • Trastornos del estado de ánimo que incluyen depresión o ansiedad.

El estrógeno también ayuda a regular el peso corporal. Los estudios en animales encuentran que los niveles más bajos de estrógeno pueden aumentar la nunca deseada pancita de varias maneras :

  • Comes más.
  • Eres menos activa físicamente.
  • Tienes una tasa metabólica más baja.
  • Tu cuerpo utiliza el azúcar y otros carbohidratos con menor eficacia.
  • Es posible que tengas menos masa muscular.

Un tipo de estrógeno, llamado estradiol, regula el metabolismo y el peso corporal. Durante la menopausia, los niveles de estradiol disminuyen, aumentando la grasa abdominal.

¿Por qué las mujeres desarrollan panza durante la menopausia?

Durante la menopausia, algunas mujeres encuentran que tienen problemas para perder peso, mientras que otras aumentan de peso.

No es solo el aumento de peso en sí; muchas mujeres descubren dónde pierden cambios de peso durante la menopausia. Tradicionalmente, las mujeres aumentan de peso alrededor de las caderas y los muslos. Después de la menopausia, sin embargo, ese aumento de peso se traslada a su abdomen como grasa abdominal.

Investigadores no están completamente seguros de cómo los niveles bajos de estrógeno durante la menopausia aumentan la grasa abdominal, pero tienen algunas teorías. Entre ellas:

  • Su tasa metabólica se ralentiza, por lo que quema menos calorías.
  • Sus células grasas cambian, por lo que se acumula más grasa como grasa abdominal.
  • La menopausia puede afectar el sueño, lo que puede afectar otras hormonas reguladoras de la grasa, incluida la hormona del estrés, el cortisol.
  • Es posible que no esté haciendo tanto ejercicio.

Todos esos cambios pueden provocar resistencia a la pérdida de peso durante la menopausia. De hecho, la obesidad aumenta en las mujeres una vez que alcanzan los 40 años, cuando suele ocurrir la perimenopausia. Aproximadamente el 65 por ciento de las mujeres entre 40 y 59 son obesas y el 73,8 por ciento de las mujeres de 60 años o más son obesas.

Por qué la grasa en el vientre es tan peligrosa

La grasa del vientre puede aumentar tu riesgo de hipertensión arterial, enfermedades cardíacas, diabetes y más .

La grasa se presenta en varios tipos. Cuando pellizcas tu piel, sientes lo que se llama grasa subcutánea. Pero hay otro tipo de grasa, llamada grasa visceral, que es mucho más peligrosa.

La grasa visceral, que se encuentra más profundamente en el abdomen, produce hormonas y otras sustancias que pueden aumentar la resistencia a la insulina.

Cuando esto ocurre, tus células no pueden absorber la glucosa con tanta eficacia, por lo que su páncreas se ve obligado a producir más insulina. Con el tiempo, la resistencia a la insulina puede provocar prediabetes y diabetes tipo 2.

La grasa visceral también puede aumentar la inflamación crónica, lo que contribuye a muchas enfermedades.

Este tipo de grasa puede aumentar tu riesgo de padecer afecciones de salud específicas, como diabetes, derrames cerebrales, enfermedades cardíacas y algunos cánceres. Se produce un círculo vicioso cuando la inflamación obliga a tu cuerpo a retener grasa y la grasa abdominal te mantiene más inflamado.

7 formas naturales de combatir la pancita de la menopausia

Muchos de los cambios que ocurren durante la menopausia, incluidos los sofocos y los sudores nocturnos, pueden resultar confusos y frustrantes, por lo que querrás trabajar con tu médico para abordarlos y minimizarlos.

Pero la buena noticia es que la menopausia no provoca automáticamente un aumento de la grasa abdominal. Tienes muchas estrategias bajo tu control para controlar tu peso y otros síntomas asociados con este momento crucial de tu vida.

Algunas mujeres consideran la terapia de reemplazo hormonal durante la menopausia. Los investigadores muestran que quienes se someten a terapia hormonal para los síntomas de la menopausia tienen menos grasa abdominal.

Sin embargo, ese impacto es pequeño en comparación con los cambios en la dieta y el estilo de vida. De hecho, los resultados de la pérdida de peso solo ocurrieron cuando las mujeres estaban en terapia y recuperaron peso una vez que interrumpieron la terapia.

Lo que comes y cómo vives puede mejorar drásticamente muchos síntomas durante la menopausia, incluida la grasa abdominal. Habla con tu médico sobre estrategias específicas para abordar tus síntomas menopáusicos, incluida la terapia de reemplazo hormonal, estas y otras terapias menopáusicas.

Elige una dieta saludable para bajar la pancita de la menopausia

Si bien perder peso reducirá la grasa del vientre, hacerlo también puede reducir los síntomas de la menopausia como los sofocos y los sudores nocturnos. Una buena dieta densa en nutrientes contiene grasas saludables, proteínas y carbohidratos ricos en nutrientes para brindar el apoyo que tu cuerpo necesita durante la menopausia para perder grasa abdominal y reducir los síntomas de la menopausia.

Reducir o eliminar los alimentos desencadenantes

La eliminación de los alimentos procesados ​​azucarados constituye una base sólida para reducir la grasa abdominal y otros síntomas de la menopausia. Pero otros alimentos también pueden almacenar grasa abdominal y contribuir a los síntomas.

Para algunas mujeres, beber alcohol puede aumentar los síntomas de la menopausia, incluidos los sofocos. Otros pueden tener sensibilidades a los alimentos que desencadenan síntomas.

Los estudios demuestran que el gluten, por ejemplo, puede aumentar la grasa abdominal. Lleva un diario de alimentos para hacer un seguimiento de cómo determinados alimentos y bebidas pueden estar reteniendo tu peso y tus síntomas.

Haz el ejercicio adecuado para bajar la panza

Durante la menopausia, tu cuerpo quema menos calorías durante el ejercicio. Para remediar eso, aumenta la intensidad de tus entrenamientos. El ejercicio proporciona muchos otros beneficios durante la menopausia, incluido un menor riesgo de osteoporosis y enfermedades cardíacas.

Tu cuerpo también maneja mejor la insulina con ejercicio regular, lo que reduce el riesgo de resistencia a la insulina que puede contribuir a la grasa abdominal y la diabetes.

Haz del sueño una prioridad

Incluso la falta de sueño de una noche parcial puede contribuir a la resistencia a la insulina, aumentando la grasa abdominal y otros síntomas de la menopausia.

Algunas mujeres experimentan problemas para dormir durante la menopausia que podrían requerir la colaboración de un especialista. Muchas mujeres se benefician de una buena higiene del sueño, que incluye relajarse antes de acostarse, apagar los dispositivos electrónicos y tomar un suplemento para conciliar el sueño para conciliar el sueño.

Practica el manejo del estrés

Los síntomas de la menopausia como los sofocos pueden aumentar los niveles de estrés, lo que contribuye a la grasa abdominal. La menopausia puede ser un momento especialmente estresante para algunas mujeres, y aprender formas de manejar de manera efectiva los factores estresantes que pueden arruinar su día rápidamente se vuelve cada vez más importante.

El yoga, la meditación, la respiración profunda y la caminata rápida se convierten en desestresores efectivos, pero lo que más importa es lo que harás con regularidad.

Toma los nutrientes adecuados

Discute sobre cualquier suplemento adicional con tu médico si has desarrollado pancita menopáusica u otra afección que te esté causando molestias.

Magnesio. Entre sus beneficios, este mineral ayuda a tu cuerpo a regular mejor la insulina, te calma y te ayuda a dormir mejor.

Ácidos grasos omega-3. La inflamación crónica es un factor subyacente de la grasa abdominal. Se produce un círculo vicioso ya que la grasa del vientre te inflama más. Entre sus beneficios, los ácidos grasos omega-3 ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docosahexaenoico (DHA) brindan poderosos beneficios antiinflamatorios. También pueden ayudar a controlar mejor muchos efectos secundarios de la menopausia. Una fórmula ideal de ácidos grasos omega-3 combina EPA y DHA con otros ácidos grasos antiinflamatorios, incluido el ácido gamma-linolénico (GLA).

La vitamina D. Esta vitamina soluble en grasa, en realidad una hormona, puede ayudarla a controlar mejor muchos síntomas de la menopausia.

La curcumina. El ingrediente activo de la cúrcuma, la curcumina, proporciona poderosos beneficios antioxidantes y antiinflamatorios. Estudios muestran que la curcumina puede tener un efecto de pérdida de peso durante la menopausia.

7. Trabaja con tu quiropráctico

La atención quiropráctica puede ayudar a abordar muchos síntomas de la menopausia, incluido el aumento de peso. Las investigaciones muestran que casi todas las mujeres que buscaron un tratamiento como la atención quiropráctica durante la menopausia encontraron beneficios para los problemas del sueño, el manejo del estrés y otros síntomas de la menopausia.

Si bien a muchas mujeres les resulta más difícil perder peso o mantener un peso saludable durante la menopausia, no es necesario que sucumbas a la idea de que pasar por este período de transición en la vida significa automáticamente que debes vivir con grasa abdominal.

Ya sea que ya mantengas hábitos saludables o necesites enfocarte un poco más en la dieta y los factores de estilo de vida, la menopausia se convierte en un momento excelente para optimizar la forma en que comes y vives para crear la vida vibrante y alegre que te mereces.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.