Cómo la dieta sin gluten puede hacer que aumentes de peso

Cuando a una persona se le diagnostica recientemente la enfermedad celíaca, es natural centrarse en la elección de alimentos, y descubrir que muchos de ellos son alimentos con gluten.

Problemas de sobrepeso por llevar una mala dieta sin gluten

Sin embargo, también se debe prestar atención a la cantidad de calorías que se consume cuando cambiamos de dieta, o incorporamos un cambio muy abrupto.

Enfermedad celiaca y problemas de peso

Antes de un diagnóstico de enfermedad abdominal, muchas personas tienen problemas para mantener su peso. El gluten, una proteína que se encuentra en granos como el trigo, el centeno y la cebada, daña el revestimiento del intestino delgado, lo que hace que el cuerpo no pueda absorber nutrientes y vitaminas esenciales.

Sin embargo, una vez que una persona comienza a seguir una dieta libre de gluten, el sistema digestivo se cura y es capaz de absorber los nutrientes con normalidad. Aquí es cuando puede ocurrir un aumento de peso.

“La persona puede estar acostumbrada a comer cantidades inusualmente grandes de alimentos para compensar las vellosidades dañadas [pequeños capilares en la pared intestinal] y debe comprender que consumir una cantidad tan grande de alimentos cuando su intestino ya esté curado, dará como resultado un aumento de peso”, dice Margaret Weiss Masiello, Coordinadora Clínica del Centro de Celdas Kogan del Sistema de Salud St. Barnabas en Livingston, Nueva Jersey

Dieta sin gluten: formas de evitar el aumento de peso

El aumento de la absorción no es la única causa de aumento de peso con una dieta sin gluten. Las personas con enfermedad celíaca deben seguir estos consejos para ayudar a mantener su peso bajo control.

  1. Mantén un registro de los tamaños de las porciones. Sin las propiedades estrictas y pegajosas del gluten, las recetas sin gluten deben utilizar otros medios para mantener unidos los productos a base de almidón. Esto a menudo se logra con cantidades mayores de lo habitual de aceite, huevos y mantequilla, que son muy densos y dan como resultado porciones más pequeñas para la mayoría de los productos sin gluten. Por ejemplo, el tamaño de una porción de galletas empaquetadas tradicionalmente puede ser dos, mientras que con un producto sin gluten sería uno.
  2. Incrementa la ingesta de fibra. La fibra ayuda a las personas a sentirse más llenas y por más tiempo, y debido a que muchos productos sin gluten son bajos en fibra, es posible que no sean completamente satisfactorios. Comer más frutas y verduras puede ayudar a mantener a raya el hambre.
  3. Elige productos sin gluten bajos en grasa cuando sea posible.
  4. Carne magra. Elige carnes magras, pescado y pollo como fuentes de proteínas.
  5. Consume una dieta variada. Cualquiera que consuma demasiados alimentos con alto contenido calórico, como la pasta, aumentará de peso, ya sea sin gluten o regular. Lleva un registro de los tamaños de las porciones e incluye una ensalada.
  6. Planea variedad en comidas individuales. Evita las comidas con un solo grupo de alimentos. Por ejemplo, agrega nueces y semillas a los cereales sin gluten.

El hecho de que a una persona se le diagnostique la enfermedad celíaca no significa que pueda ignorar los hábitos saludables. El ejercicio es vital para mantener un peso saludable y controlar las porciones.

Una dieta sin gluten y el aumento de peso no tienen por qué ir de la mano. Con un poco de investigación y una planificación cuidadosa de las comidas, nunca ha sido más fácil comer sin gluten o sentirse más saludable evitando el aumento de peso.