Los mejores alimentos fermentados para incluir en tu dieta

Los alimentos fermentados son algunos de los alimentos más potentes para mejorar la salud intestinal y mejorar nuestra salud en gran medida.

los mejores alimentos fermentados que puedes incluir en tu dieta

Para empezar, los alimentos fermentados, como el chucrut, el kimchi y el kéfir, están cargados con cultivos de bacterias beneficiosas. Estas bacterias ayudan a la digestión, reducen la inflamación, fortalecen tu sistema inmunológico y evitan que las bacterias no saludables superpueblen tu intestino, lo que puede provocar afecciones digestivas crónicas como la cándida, la disbiosis intestinal y el síndrome del intestino permeable.

Los alimentos ricos en probióticos también ayudan a reponer las reservas naturales de bacterias intestinales saludables del cuerpo, que son destruidas por factores en nuestro estilo de vida moderno del que no podemos escapar, como los altos niveles de estrés, el uso de antibióticos, una dieta rica en alimentos procesados. y toxinas ambientales como los pesticidas.

Por último, la fermentación aumenta los nutrientes y las enzimas en un alimento, lo que no solo hace que el alimento sea más fácil de digerir, sino que, esencialmente, lo convierte en una versión más nutritiva de sí mismo.

En todo el mundo se han consumido alimentos fermentados desde, aproximadamente, el 6000 AC. En ese momento, la fermentación se utilizaba predominantemente para conservar los alimentos en épocas de hambruna, pero las investigaciones han demostrado los beneficios de incorporar alimentos fermentados en nuestras dietas actuales.

¿Cómo funciona la fermentación?

La fermentación se define como la descomposición química de una sustancia (como el azúcar) en un ambiente sin oxígeno y con organismos presentes, como la levadura, el moho o las bacterias. Cuando se produce la fermentación, estos organismos descomponen el azúcar o los almidones en gases, alcohol o ácidos orgánicos, como el ácido láctico o el ácido acético, el compuesto que le da al vinagre de manzana sus poderosos beneficios antibacterianos para la salud.

No todos los alimentos fermentados contienen                                                                   . Por ejemplo, el pan de masa fermentada se fermenta con levadura, pero se hornea a una temperatura tan alta que los probióticos se destruyen. La cerveza, el vino y los licores son bebidas fermentadas comunes, pero el alto contenido de alcohol mata todas las bacterias benéficas, sin mencionar que pueden dañar el intestino y el hígado.

También puedes leer:  Cómo funciona el cerebro cuando no desayunas

Entonces, ¿qué debes comer? Aquí te presentamos algunos de los mejores alimentos fermentados nutritivos y ricos en probióticos que puedes agregar a tu dieta hoy:

1. Chucrut

El chucrut es simplemente repollo verde fermentado lacto, que es fermentado por una cepa de bacterias que se encuentran en el repollo llamado lactobacillus. Los lactobacilos están presentes en el suero (y, por lo tanto, en ciertos alimentos vegetales), así como en algunos productos lácteos.

Además de ser rico en probióticos, el chucrut también es una buena fuente de fibra, vitaminas B, calcio y magnesio. Muchos expertos en salud recomiendan agregar 1/4 taza de chucrut a una comida por día para mejorar el sistema digestivo y promover una piel sana y brillante. Esto se debe a que la salud de tu intestino está directamente relacionada con la salud de tu piel.

2. Kimchi

Al igual que el chucrut, el kimchi es un plato de repollo lacto fermentado. Tiene más sabor que el chucrut porque a menudo se agregan ajo y chile en polvo, junto con zanahorias y otras verduras. El kimchi es rico en fibra, vitaminas A y C, y bacterias lactobacillus.

El kimchi es coreano y se suele comer como guarnición en la cocina asiática o simplemente se come junto con un plato de arroz blanco. Pero el sabor del kimchi es lo suficientemente suave como para agregarlo a cualquier plato que puedas imaginar, desde salteados hasta ensaladas de quinua.

3. Kefir

Kefir es un nombre elegante para la leche fermentada que es rica en probióticos y enzimas. Su sabor ligeramente ácido y amargo casi te hace sentir como si estuvieras bebiendo yogur líquido.

También puedes leer:  Cómo congelar y preservar hierbas frescas en aceite

El kefir se hace mediante la fermentación simbiótica, lo que significa que tanto la levadura como las bacterias se usan juntas. Para hacer kefir, necesitas granos de kefir activos (que no son granos reales sino un cultivo bacteriano) y leche de vaca, oveja, coco, arroz o cabra.

4. Vinagre de sidra de manzana

El vinagre de sidra de manzana ha sabido llegar al ámbito de la salud, principalmente debido a sus beneficios para combatir las bacterias. Sin embargo, también contiene un cultivo bacteriano beneficioso llamado “la madre”: una sustancia turbia, similar a una telaraña, que flota cerca del fondo de la botella. La madre es donde se concentran todos los probióticos y lo que da mayores beneficios para la salud que otras variedades de vinagre.

El vinagre de sidra de manzana tiene un fuerte sabor ácido, pero puede enmascarar el sabor agregando algunas cucharaditas de agua de limón y miel, o agregándolo a tus aderezos caseros para ensaladas o caldo de hueso de cocción lenta.

5. Miso

Miso significa “frijoles fermentados” en japonés, y eso es básicamente lo que es: pasta de soja fermentada.

El miso se fermenta con granos como la cebada o el arroz y un cultivo bacteriano llamado koji. El koji es un tipo de levadura que se ha demostrado que produce una serie de enzimas que favorecen la digestión. Esto es parte de la razón por la cual la sopa de miso se sirve comúnmente antes de las comidas. Si bien la sopa de miso es una de las formas más comunes de comer miso, puedes usar la pasta de miso para realzar el sabor de las salsas, aderezos para ensaladas y salteados.

Los mejores alimentos fermentados para incluir en tu dieta
5 (100%) 3 voto[s]

Acerca del autor

Avatar

Marcela Diaz Andrade

Me gusta compartir mi conocimiento y llevarlos a formar un artículo que pueda brindar consejos para vernos mejor físicamente como también a nivel emocional. Soy maquilladora profesional y me dedico a la redacción de artículos de moda y belleza.