Ortorexia nerviosa: cuando la comida “sana” se convierte en una obsesión

En las últimas décadas, en los países industrializados, hemos sido objeto de un bombardeo de información sobre lo que es bueno y lo que es malo para la salud.

Especialmente en el sector alimentario, hemos visto hace tiempo campañas de información que anuncian los peligros de la “enfermedad de las vacas locas”, la “gripe aviar“, la “gripe porcina” y desde ahí muchos otros anuncios, pero también de la mozzarella de dioxina, vino de metanol, pescado con mercurio, sin mencionar los alimentos transgénicos, las vacas criadas con hormonas, el agua potable envenenada en las laderas, y un largo etcétera.

La obsesión por la comida sana

La propagación desenfrenada de una relación cada vez más neurótica con lo que se come parece, por lo tanto, bastante comprensible. Para algunos, sin embargo, esta complicada relación con la comida se convierte en una obsesión que condiciona completamente la existencia, tomando la forma de una verdadera alteración en el comportamiento alimentario.

La palabra utilizada para nombrarlo es ortorexia nerviosa (del griego “orthos” que significa correcto, y “orexis”, que significa apetito) y fue utilizado por primera vez por el médico estadounidense Steve Bratman en 1997 para un artículo que apareció en el número de octubre del Yoga Journal.

Después de que se publicó el artículo, Bratman recibió cientos de correos electrónicos y llamadas telefónicas de mujeres y hombres de todas las edades que afirmaban sufrir los síntomas que había descrito. También es la prueba de ortorexia de Bratman (BOT), una prueba de diagnóstico invalidada.

En los últimos años, algunos exponentes de la comunidad científica han comenzado a interesarse por el fenómeno, aunque no todos están de acuerdo en que la ortorexia es un trastorno real, caracterizado por criterios distintivos y, por lo tanto, merece una categorización dentro del DSM (el manual estadístico de trastornos mentales) que en este momento (4a edición) no lo contiene.

¿En qué consiste esta ortorexia?

Aparentemente, esto es una especie de “manía nutricional“, pero esconde mucho más: las personas ortoréxicas están obsesionadas con una dieta que les permita mantener o mejorar su salud, lo que los purifica y los lleva a un estado de perfección saludable.

Es un trastorno comparable con la anorexia y la bulimia, con la diferencia de que si bien estas dos patologías están relacionadas con la cantidad, la ortorexia está relacionada con la calidad de los alimentos. Además, a diferencia de la bulimia y la anorexia, no hay miedo a perder peso, sino una fobia, más o menos específica, para ciertos alimentos considerados impuros o tóxicos.

Síntomas de la ortorexia

En otras formas, la ortorexia tiene mucho en común con los trastornos de la conducta alimentaria que conocemos: la preocupación obsesiva por la comida invade toda la vida del paciente favoreciendo el aislamiento social, la distorsión cognitiva con respecto a las propias formas corporales, también se puede observar la negación de los signos corporales de enfermedad y la tendencia a negar o no reconocer emociones, sentimientos y conflictos (alexitimia).

Incluso con respecto a los rasgos de personalidad, el individuo ortoréxico puede presentar, como los rasgos anoréxicos restrictivos, obsesivos, rigidez psicológica sustancial, perfeccionismo clínico y necesidad de control.

Finalmente, como con todos los trastornos alimenticios, la dieta particular regula la identidad del paciente ortoréxico.

Los síntomas más comunes son los siguientes:

  • Necesita saber todos los ingredientes contenidos en los alimentos.
  • Necesita planificar cada comida, con días e incluso semanas de anticipación.
  • Miedo a contaminar su cuerpo y provocarse padecimientos graves de salud.
  • Asco en llenar el cuerpo con sustancias antinaturales.
  • Deseo constante de purificarse.
  • Es muy duro consigo mismo y siente culpa al transgredir la dieta.
  • Le produce repulsión la gente que come normalmente.
  • Dificultad para tener una relación con aquellos que no comparten sus ideas sobre la comida.

Cuáles pueden ser sus orígenes

Típicamente, la ortoréxica comienza adhiriéndose a una filosofía alimentaria o una teoría alimentaria (por ejemplo, comenzando la dieta macrobiótica o la dieta específica para un grupo sanguíneo particular, etc.) y progresivamente se vuelve tan fanático de ese régimen que comienza a desarrollar sus propias reglas alimentarias más específicas.

Sus manifestaciones pueden ir desde simplemente leer las etiquetas cuidadosamente y elegir alimentos orgánicos y “genuinos” de forma obsesiva, hasta usar un tiempo cada vez más largo en la planificación de comidas que puede llegar con varios días de anticipación.

Cuando sale, tiende a llevar un “kit de supervivencia” con su comida, porque no tolera comer platos preparados por otros por temor a ingerir alimentos contaminados.

El daño a las relaciones sociales (el paciente puede comenzar a evitar comer junto con otras personas) es probablemente el efecto inmediato de una mayor gravedad, pero según Bratman, incluso la ortorexia puede tener, en casos particularmente graves, importantes consecuencias físicas relacionadas con la desnutrición, como la anorexia nerviosa, además del sufrimiento psicológico que consiste en sentimientos de culpa, depresión, ansiedad y fobias.

El trastorno parece afectar en particular a personas que pertenecen a las clases medias altas (¡también porque es bastante costoso recurrir solo a alimentos “orgánicos”) y, según el Consejo Europeo de Información Alimentaria, está aumentando.

A decir verdad, junto con una cobertura mediática impresionante, una investigación en PubMed hasta la fecha destaca cómo se han llevado a cabo muy pocos estudios científicos sobre la ortorexia.

Entre ellos, los más serios son solo dos trabajos de un grupo de investigadores italianos en vigor en la Universidad de Roma La Sapienza. Este grupo no solo teorizó y aclaró mejor las características del trastorno, sino que también ideó una prueba para el diagnóstico llamada ORTO-15.

¿Cómo se trata la ortorexia?

Es evidente que este trastorno está determinado principalmente por la ansiedad y tiene muchas características en común, tanto con los trastornos alimentarios como con el trastorno obsesivo-compulsivo.

El miedo excesivo a contaminarse en el sujeto ortorrecico conduce a un comportamiento de evitación compulsiva de múltiples alimentos, con el único propósito de calmar la angustia de la contaminación.

El primer paso para tratar a una persona que sufre de ortorexia, como alguien que sufre un trastorno obsesivo compulsivo, es esencialmente aliviar los temores relacionados con la obsesión y ser capaz de crear conciencia de que las compulsiones para abstenerse de consumir alimentos se consideran dañinas, inducen un bienestar momentáneo vinculado exclusivamente al control de la ansiedad.

La terapia cognitiva conductual combinada con algunos antidepresivos ISRS puede ser útil en el tratamiento, en analogía con lo que sucede con el trastorno obsesivo compulsivo.

Desafortunadamente, el paciente ortoréxico está obsesionado con la pureza o una dieta natural pero obsesiva y puede estar aterrorizado de tomar medicamentos. Al mismo tiempo, estando tan atento a su propia salud, podría acoger con beneplácito una intervención que reconoció como no posponible para su bienestar físico y psicológico.

Nota final

Se considera que hay un trastorno, en este caso respecto a la alimentación, cuando el sujeto tiene obsesión por la comida, siente ansiedad por su salud y no puede sentirse libre de comer o beber como lo puede hacer cualquier otra persona; esto no significa que un diabético no deba cuidar su alimentación, lo mismo que una persona que tiene padecimientos crónicos o enfermedades autoinmunes, entre tantas otras afecciones, sin embargo, no debe ser una obsesión y mucho menos mantener al sujeto bajo constante pánico y ansiedad.

En caso de padecer ortorexia nerviosa, la consulta con un profesional en la salud mental es lo más recomendable, ya que como se ha mencionado, este comportamiento puede ocasionar trastornos alimenticios.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.

Leave a Comment