Consejos Diagnósticos Salud Síntomas

Síntomas del espolón calcáneo y cómo diagnosticarlo

El espolón calcáneo es una causa frecuente de dolor en los pies, en especial, en aquellas personas que con frecuencia se encuentran caminando o de pie durante un tiempo considerable del día, además de pacientes con sobrepeso u obesidad.

Dolor en los pies causado por espolón calcáneo

Es importante conocer cuáles son los síntomas y las causas del espolón calcáneo, ya que debe ser atendido a tiempo, para evitar complicaciones importantes como la fascitis plantar que causa incapacidad y postración.

El espolón calcáneo no es más que una protuberancia en el talón producto de la acumulación de calcio en el hueso calcáneo. Debido al contacto constante con la piel y fibras nerviosas, la presencia del espolón genera dolor, comprometiendo la estabilidad y la marcha de los pacientes.

Se estima que 10 de cada 100 personas desarrollarán dolor en el pie a lo largo de su vida y que un 25% de estos dolores son causados por la presencia de un espolón calcáneo.

Estudios han demostrado que es más común en la mujer que en el hombre, probablemente por su relación con el calzado y son diagnosticados en su mayoría, después de los 30 años de edad, con una mayor incidencia en la población mayor de 60 años.

Síntomas del espolón calcáneo

El síntoma característico del espolón calcáneo es el dolor en el pie ubicado en la zona inferior y posterior del talón que se acentúa al apoyar el pie, colocarse el calzado y/o al caminar. El dolor puede ser intermitente o crónico y es punzante o quemante.

Una de las complicaciones del espolón calcáneo es la fascitis plantar, que es la alteración en una de las estructuras que recubre el hueso llamada fascia plantar profunda, lo cual genera mayor dolor y puede ocasionar enrojecimiento de la piel del talón. Otros síntomas son la limitación y trastornos de la marcha.

Puedes leer más información sobre las causas del dolor de talón.

Factores de riesgo para desarrollar un espolón calcáneo

El espolón calcáneo se puede ver en toda la población, sin embargo, algunas personas tienen mayor predisposición de padecerlo. Estos factores de riesgo son:

  • Adultos mayores, ya que debido a la edad se produce degeneración de los tejidos y es más probable que se desarrollen este tipo de lesiones.
  • Personas con sobrepeso y obesidad, debido al peso constante al que se someten los pies.
  • Obesidad.
  • Pasar tiempos prolongados de pie.
  • Actividad física como trotar y correr.
  • Pies planos y cortos.
  • Uso de calzado incómodo.

Diagnóstico

Al examen físico, un médico traumatólogo evaluará los puntos dolorosos del talón y la marcha del paciente. El diagnóstico del espolón calcáneo se hace mediante una radiografía simple del pie.

Habitualmente se solicita una radiografía anteroposterior y lateral de pie, en donde se evidencia una formación ósea en forma de gancho ubicada a nivel del talón.

En ocasiones, se pueden solicitar otros estudios más especializados como la resonancia magnética nuclear, sobretodo, para evidenciar estructuras vecinas al hueso calcáneo como los músculos, ligamentos y la piel y descartar otros diagnósticos diferenciales.

Diagnóstico diferencial

Si bien la mayoría de las personas que sufren dolores crónicos en los pies sufren de espolón calcáneo o fascitis plantar, el resto debe realizarse un examen exhaustivo a fin de descartar enfermedades como espondilitis anquilosante, artropatía de Charcot asociada con Diabetes Mellitus, Artritis seronegativa (anteriormente conocida como Síndrome de Reiter), osteoartritis o artritis reumatoide.

Tratamiento

Es necesario saber que, si se le hace una radiografía a toda la población, al menos un 15% tendrá un espolón calcáneo sin manifestar síntoma alguno. Por lo que es preciso conocer cuáles son los síntomas y las causas del espolón calcáneo en cada paciente, para que el médico traumatólogo indique el tratamiento a seguir.

El tratamiento inicial va dirigido a que el paciente mejore sus posturas y hábitos de ejercicio, reposando los pies por más tiempo, evitando ejercicios de alto impacto y cambiando el calzado por uno más cómodo. Si estas recomendaciones no son suficientes, el médico indicará analgésicos antiinflamatorios, rehabilitación física, terapia con frío local y en ocasiones, podrá realizar infiltración del pie con corticoesteroides (por ejemplo, betametasona).

Si con este tratamiento el paciente no mejora al cabo de 6 meses, el médico traumatólogo indicará una cirugía correctiva, que consiste en remover el tejido inflamado específicamente la fascia plantar profunda mediante una cirugía llamada fasciotomía plantar. En Europa, existe la tendencia de indicar radioterapia en algunos casos de espolón calcáneo que no mejore con uso del tratamiento convencional.

Por lo general, si se cumplen las recomendaciones el espolón calcáneo tiene un buen pronóstico, siendo mejor en aquellos pacientes que bajan de peso y cambian su calzado. 

4.7/5 (3 Reviews)