Tratamiento para la osteoporosis, 7 maneras de aumentar la densidad ósea

Según estadísticas, la mitad de las mujeres padecerán osteoporosis a los 60 años. De ellas, una mujer de cada cinco sufrirá una fractura de cadera, y la mitad no volverá a caminar. El 30% de la osteoporosis ocurre en hombres, y la mitad que sufran fracturas de cadera fallecerán dentro de un año.

tratamiento para la osteoporosis

¿Cuál es el mejor y más seguro tratamiento para la osteoporosis? Sigue leyendo la siguiente información que te ayudará a buscar la mejor opción para ya sea prevenir o tratar la osteoporosis si te ves en alto riesgo.

El significado de osteoporosis es literalmente “huesos porosos”. La osteoporosis es una enfermedad generalmente “silenciosa”, lo que la hace algo aterradora pues, se desarrolla durante muchos años, pero pasa desapercibida por la persona ya que no causa síntomas obvios ni molestias (no puedes “sentir” que tus huesos se debilitan) hasta que finalmente experimentas una fractura de hueso.

Qué es la osteoporosis

La osteoporosis se define como una enfermedad ósea que se produce cuando el cuerpo pierde demasiado hueso, produce poco hueso o ambos. La osteoporosis generalmente se observa en mujeres mayores de 50 años, aunque mujeres y hombres más jóvenes también pueden desarrollar esta condición.

Se estima que aproximadamente una de cada dos mujeres y hasta uno de cada cuatro hombres mayores de 50 años se romperá un hueso en algún momento de su vida debido a la osteoporosis.

Observando al micorscopio los huesos osteoporóticos, estos tienen una estructura anormal del tejido, formando como pequeños orificios o áreas debilitadas en los huesos, esta condición puede provocar fracturas óseas (huesos rotos), dolor óseo y, a veces, otras complicaciones, como una joroba de viuda (una curvatura externa anormal de las vértebras torácicas de la parte superior de la espalda).

Cómo se compara la osteoporosis con la osteopenia

La osteopenia es otra afección asociada con la pérdida ósea y los huesos debilitados, pero no es tan grave como en la osteoporosis. Así es como lo explica la Escuela de Medicina de Harvard:

Ambas condiciones son grados variables de pérdida ósea, según lo medido por la densidad mineral ósea, un marcador de qué tan fuerte es un hueso y el riesgo de que se rompa.

Si pones a la densidad mineral ósea como una pendiente, lo normal estaría en la parte superior y la osteoporosis en la parte inferior. La osteopenia, que afecta aproximadamente a la mitad de los estadounidenses mayores de 50 años, se ubicaría en algún punto intermedio.

La osteopenia es una condición física en la cual la persona afectada tiene una densidad ósea más baja de lo normal. No obstante, no se considera una enfermedad, tan extrema como la osteoporosis. Sin embargo, tener osteopenia aumenta sus posibilidades de desarrollar osteoporosis.

Signos y síntomas de osteoporosis

Las fracturas óseas, o la cirugía requerida para reparar huesos fracturados, también pueden a veces causar complicaciones potencialmente mortales y una discapacidad permanente en adultos mayores.

Las quebraduras de hueso, como las causadas por caídas o resbalones, también pueden limitar la movilidad y la independencia, lo que lleva a problemas emocionales como la desesperanza y la depresión. Esta condición no debe tomarse a la ligera, ya que los huesos débiles y rotos pueden ser difíciles de tratar.

Síntomas más comunes de la osteoporosis

  • El hueso osteoporótico se quiebra. Esto ocurre con más frecuencia en la columna vertebral, la cadera o los huesos de la muñeca. También afectan las rodillas, los pies y otras partes del cuerpo.
  • Movilidad limitada y dificultad para completar las actividades diarias. Muchos adultos mayores que se rompen un hueso necesitarán de una ayuda en su hogar.
  • Dolor óseo o de huesos, en ocasiones intenso y permanente.
  • Postura encorvada, debido a que los huesos de la columna vertebral pueden debilitarse.
  • Depresión y sentimientos de aislamiento.
  • Pérdida de altura.
  • En los ancianos, mayor riesgo de muerte. Aproximadamente el 20 por ciento de los adultos mayores que se rompen una cadera mueren en un año.

Causas de la osteoporosis y factores de riesgo

La masa ósea baja generalmente es causada por una combinación de factores, que generalmente incluyen una edad avanzada, deficiencias de nutrientes debido a una dieta deficiente y desequilibrada, condiciones de salud existentes y otras. Las principales causas de la osteoporosis incluyen:

  • Inactividad, o muy poco ejercicio que ayuda a mantener la masa ósea.
  • Envejecimiento.
  • Niveles bajos de vitamina D.
  • Deficiencias nutricionales, especialmente en vitaminas y minerales que ayudan a construir huesos como el calcio, el fósforo y la vitamina K.
  • Cambios y desequilibrios hormonales, especialmente bajos niveles de estrógeno en las mujeres, que es la causa de muchos síntomas de la menopausia. Los niveles bajos de testosterona en los hombres también pueden disminuir la masa ósea. Las mujeres sufren de osteoporosis más que los hombres en gran parte debido a una disminución de las hormonas después de la menopausia.
  • Historial de afecciones médicas tales como trastornos autoinmunes, enfermedad pulmonar, enfermedades renales o hepáticas.
  • Uso prolongado de ciertos medicamentos, incluidos los inhibidores de la bomba de protones (IBP), los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), los inhibidores de la aromatasa, los medicamentos para la fertilidad / medicamentos hormonales, los medicamentos anticonvulsivos y los esteroides (glucocorticoides o corticosteroides).
  • Altas cantidades de estrés emocional y depresión.
  • Pérdida de peso, o estar en una dieta que resulta en una restricción calórica severa y en desnutrición.

Ser mujer y tener más de 70 años son los dos factores de riesgo más importantes para la osteoporosis. También es posible desarrollar osteoporosis o sufrir una baja densidad ósea debido a una serie de problemas de salud diferentes que pueden agotar el cuerpo de minerales y debilitar los huesos con el tiempo.

Afecciones de salud que son factores de riesgo para la osteoporosis

  1. Diabetes.
  2. Cáncer de mama o próstata.
  3. Lesiones de la médula espinal.
  4. Hiperparatiroidismo o hipertiroidismo.
  5. Síndrome de Cushing.
  6. Enfermedad renal crónica.
  7. Enfermedad inflamatoria intestinal.
  8. Tirotoxicosis.
  9. Enfermedad de Parkinson.
  10. Escoliosis.
  11. Trastornos hematológicos de la sangre.
  12. Tríada atlética femenina, períodos irregulares / ausentes o menopausia prematura.
  13. Trasplante de Órganos.
  14. SIDA / VIH.
  15. Enfermedades autoinmunes que incluyen artritis reumatoide (AR), lupus, esclerosis múltiple o espondilitis anquilosante.
  16. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), incluido el enfisema.
  17. Enfermedad hepática, incluyendo cirrosis biliar.
  18. Síndrome de polio y post-polio.

Diagnóstico de osteoporosis

Los médicos suelen diagnosticar a los pacientes con osteoporosis mediante una prueba de densidad mineral ósea (DMO). Para realizar una prueba de DMO, una máquina especial mide la cantidad de mineral óseo que está presente en ciertas áreas del hueso, generalmente aquellas ubicadas en la columna vertebral, en las caderas, los antebrazos, las muñecas, los dedos o los talones.

Una absorciometría de rayos X de energía dual (exploración DEXA) es una forma común de realizar una prueba de DMO.

Otras pruebas que pueden ayudar a confirmar un diagnóstico incluyen tomar el historial médico de un paciente, realizar un examen físico, análisis de orina y sangre para diagnosticar afecciones subyacentes, pruebas de marcadores bioquímicos, radiografías y evaluaciones de fracturas vertebrales (VFA).

Una de las razones por las que tu médico puede sospechar que ha perdido masa ósea es si su estatura ha disminuido, ya que esto suele ocurrir debido a pequeñas fracturas en la columna vertebral.

¿Cuál es el pronóstico para alguien con osteoporosis?

La osteoporosis en sí no suele ser peligrosa para la vida, por lo que definitivamente es posible vivir muchos años con la enfermedad si toma medidas para disminuir su progresión.

Por ejemplo, realizar ejercicios diarios con pesas puede ayudar a aumentar gradualmente la masa ósea y disminuir el riesgo de complicaciones a medida que envejece.

¿Cuánto tarda la osteoporosis en curarse? A menos que alguien tenga un caso grave de osteoporosis, la baja densidad ósea generalmente se puede estabilizar o incluso mejorar. Esto toma por lo menos seis a 12 semanas, y algunas veces incluso más.

Pero incluso con tratamiento (incluidos los medicamentos), la masa ósea generalmente no vuelve a la normalidad después de que a alguien se le haya diagnosticado osteoporosis. El objetivo es evitar que los huesos se vuelvan aún más débiles y prevenir caídas, roturas y accidentes.

Tratamiento convencional para la osteoporosis

El tratamiento de la osteoporosis que convencionalmente se lleva, regularmente hace uso de medicinas, modificación en la dieta y ejercicio. Existen diferentes medicamentos que están disponibles y que pueden ser de ayuda para parar la pérdida ósea, sin embargo, tienes que saber que no todos los que existen son adecuados para todos.

El que tu médico te recomiende recomendará va a depender de ciertos factores, como el sexo, la edad, tu historia de salud (por ejemplo, si has tenido una enfermedad autoinmune o cáncer) y cuñales las causas subyacentes de la pérdida ósea.

Medicamentos que se utilizan en la osteoporosis

  • Bifosfonatos (son adecuados en su mayoría tanto para mujeres como para hombres).
  • Inhibidores de ligando de rango (para hombres y mujeres).
  • Bifosfonatos que son solo para mujeres, por ejemplo el Boniva.
  • Agonistas de las proteínas relacionadas con la hormona paratiroidea.
  • Terapia de reemplazo hormonal (la mayoría es solo para mujeres). Estos pueden incluir agonistas / antagonistas de estrógeno (también llamado modulador selectivo del receptor de estrógeno (SERM)), o complejo de estrógeno específico de tejido.

Tratamiento natural para la osteoporosis

Los tratamientos para la osteoporosis que pueden ser muy efectivos que no tienen que ver con medicamentos, incluyen prevenir la deficiencia de vitamina D, tratar desequilibrios hormonales, hacer el ejercicio adecuado (de fuerza), y llevar una dieta especial para la osteoporosis.

La dieta tiene gran importancia en la salud ósea porque esta dictará si estás obteniendo de ahí las suficientes vitaminas, proteínas y minerales esenciales, como lo son el calcio, fósforo, magnesio y manganeso, que desempeñan un papel fundamental en la formación ósea.

Es mejor diagnosticar y tratar a la osteoporosis en sus primeras manifestaciones, sin embargo, si así no es, todavía puedes hacer mucho para el control de síntomas y así, ayudar a detener el avance de la enfermedad.

A continuación, se detallan formas de apoyar la salud ósea y reducir los síntomas como el dolor y la pérdida de movilidad.

1. Dieta saludable para tratar la osteoporosis

Haz tu prioridad comer suficientes alimentos que te dan los nutrientes esenciales: proteínas, magnesio, manganeso, calcio, fósforo y vitamina K.

Alrededor de la mitad de la estructura de tus huesos está hecha de proteínas, por lo que una dieta baja en proteínas no es compatible con la curación, así como una dieta alta en proteínas. Sin embargo, es importante equilibrar la ingesta de proteínas con la ingesta de minerales.

La cantidad de proteína diaria recomendada para adultos es de entre 0,8 gramos por kg de peso corporal por día, hasta aproximadamente 1,0 gramos / kg / día.

Los alimentos ricos en proteínas incluyen carne alimentada con pasto, pescado capturado en la naturaleza, huevos y aves de corral, queso fermentado y yogur, nueces, semillas, frijoles y legumbres.

2. Actividad física como tratamiento para la osteoporosis

El ejercicio es muy beneficioso para las personas con osteoporosis ya que es de ayuda importante para aumentar la masa ósea, ayuda a mejorar el equilibrio y también la flexibilidad, aliviar el estrés, reducir la inflamación y mucho más.

Y para estar seguros, evita todas las actividades que requieran muchos saltos, inclinarse hacia adelante desde la cintura o torcer demasiado la columna vertebral.

Caminar y otras actividades de soporte de peso son las mejores para apoyar la fortaleza ósea. Los tipos de ejercicios que se recomiendan más para las personas con baja densidad ósea incluyen:

  • Caminar a paso ligero (una caminadora puede ser lo mejor para prevenir caídas).
  • Usar una elíptica.
  • Nadar.
  • Ejercicios de peso corporal como sentadillas y flexiones asistidas.
  • Yoga.
  • Tai Chi.
  • Pilates.
Te puede interesar:
8 alimentos que mejoran tu memoria y que deberías incluir en tu dieta

Puedes usar una silla, una pared, bandas, pesas ligeras y tubos para ayudarte. Incluso las formas más suaves de ejercicio son útiles; algunos estudios han demostrado que los adultos que practican Tai Chi tienen una disminución del 47% en caídas y del 25% en la tasa de fractura de cadera de los que no lo hacen.

Si experimenta dolor durante más de uno o dos días después de hacer ejercicio, probablemente este no sea el tipo de ejercicio adecuado para usted. Siempre habla con tu médico o fisioterapeuta si no estás seguro de qué tipo es el mejor.

Para mejorar la densidad ósea, los ejercicios de entrenamiento con pesas son esenciales. Se recomienda el entrenamiento de fuerza, idealmente, tres veces por semana durante al menos 30 minutos a la vez. Es mejor hacer “movimientos compuestos” que fortalezcan varias partes del cuerpo a la vez.

Los ejemplos de ejercicios compuestos incluyen: sentadillas, pesas con barra y pesas, todo tipo de flexiones, peso muerto, saltar la cuerda y flexiones. Si eres nuevo en el entrenamiento de la fuerza y esto suena intimidante, considera trabajar con un entrenador personal o asistir a clases de ejercicio en grupo para obtener ayuda.

Se recomienda también probar plataformas de vibración. Te paras en una de estas plataformas durante aproximadamente 5 a 20 minutos diarios para ayudar a mejorar la densidad ósea de forma natural.

3. Ayuda a prevenir las caídas

La Fundación Nacional de Osteoporosis estima que cada año caerá aproximadamente un tercio de todas las personas mayores de 65 años, y muchas veces esto resultará en una fractura / hueso roto. Dentro del tratamiento para la osteoporosis que puedes seguir tú mismo, estos son algunos pasos que puedes tomar para reducir tu riesgo de caerte y lesionarte cuando estás en casa o afuera:

  • Usa un andador o bastón si es necesario.
  • Levántate lentamente de estar sentado o acostado.
  • Mantén tu casa bien iluminada y usa una linterna cuando camines afuera en la oscuridad.
  • Usa zapatos resistentes y cómodos que te ayuden a mantener el equilibrio (zapatillas de deporte, zapatos de tacón bajo con suelas de goma, botas, zapatos planos en lugar de tacones, etc.)
  • Usa pasamanos cuando estés disponible para apoyarte al subir escaleras.
  • Ten cuidado al caminar en carreteras resbalosas o aceras después de llover o nevar.
  • Evita caminar sobre mármol o baldosas mojadas, resbaladizas y muy pulidas.
  • Limpia los senderos para caminar alrededor de tu hogar, como despejar el porche, la cubierta, los pasillos y el camino de acceso.
  • Mantén una luz fuera de la puerta de tu casa.
  • Dentro de tu hogar, coloca los artículos que usas con más frecuencia al alcance de la mano. Usa dispositivos de asistencia para evitar el esfuerzo, el encorvamiento o las lesiones. Es necesario usar un taburete resistente.
  • Considera usar un sistema de respuesta de emergencia personal (PERS) si vives solo.
  • Retira todos los cables sueltos, cables y alfombras no fijas. Mantenga los pisos y las alfombras libres de desorden que puedan hacer que te tropieces.
  • Instala barras de apoyo en las paredes de tu ducha / bañera o baño.
  • En tu cocina coloca tapetes o alfombras antideslizantes.
  • Mantén las escaleras bien iluminadas.
  • Intenta no apresurarte, ya que esto hace que las caídas sean más probables.

4. Tratamiento para la osteoporosis con aceites esenciales

Aplicar aceites esenciales de manera tópica en las áreas afectadas o través del consumo, puede ser de ayuda para aumentar la densidad ósea y ayudar a mejorar los huesos, también ayuda con el dolor relacionado a esta enfermedad.

Usa aceites esenciales como: el aceite de naranja, romero, salvia, jengibre y tomillo por vía tópica, aproximadamente tres veces al día. Vas a mezclar varias gotas de cualquiera de estos aceites con un aceite portador como el de coco y aplícalo directamente en las áreas dolorosas.

También considera terapias de curación para reducir el estrés tales como el masaje, la acupuntura y el aroma del tacto.

5. Aumentar los niveles de vitamina D tomando el sol

20 minutos diarios de exposición al sol con tu piel desnuda, es la mejor manera para prevenir una deficiencia de vitamina D.

Debes exponer al sol a casi toda tu piel, en su mayor extensión, sin usar protector solar pero solo por períodos cortos de tiempo, si quieres producir más vitamina D. Sin embargo, para producir suficiente, debes saber que entre más oscura sea tu piel, vas a requerir de más luz solar.

Adultos mayores producen vitamina D con más dificultad que las personas más jóvenes, incluso si se exponen en la misma cantidad de sol.

Vas a tener que suplementarte con vitamina D si vives en lugares con clima muy frío que te evita salir a exponerte al sol, también, si ya tienes más de 60 años, e incluso desde antes, para muchas mujeres.

6. Suplementos para tratar la osteoporosis

  • Vitamina D3 (5,000 UI diarias): la vitamina D ayuda a mejorar la absorción de calcio.
  • Vitamina K2 (100 mcg por día): esta vitamina es necesaria para formar una proteína para la formación de hueso.
  • Calcio (1000 mg al día): elige el citrato de calcio que se absorbe mejor. Marcas comerciales no son buenas.
  • Estroncio (680 mg al día): este elemento metálico puede ayudar a mejorar la densidad ósea. Se encuentra de forma natural en el agua de mar.
  • Magnesio (500 mg al día): el magnesio se necesita para el adecuado metabolismo del calcio.

7. Discutir el uso de medicamentos con tu médico

Si tomas esteroides para tratar una condición de salud existente, como la artritis reumatoide, el asma, la enfermedad de Crohn, el cáncer o el lupus, debes tomar precauciones adicionales para hacer ejercicio, debes comer una dieta rica en minerales y dejar de fumar para proteger tus huesos.

Los medicamentos esteroides comunes pueden incluir cortisona, dexametasona (Decadron®), metilprednisolona (Medrol®) y prednisona. Se ha demostrado que tomar estos medicamentos durante tres o más meses aumenta el riesgo de perder masa ósea y desarrollar osteoporosis.

Si bien estos medicamentos pueden ser necesarios para controlar afecciones de salud graves, aún debes hablar con tu médico acerca de la dosis adecuada para ti o las posibles alternativas según tu riesgo de pérdida ósea.

Dieta para el tratamiento de la osteoporosis

¿Cuál es el mejor tratamiento natural para la osteoporosis? Una parte importante del tratamiento para la osteoporosis y la prevención, es consumir una dieta que sea rica en nutrientes, ya que nuestro cuerpo necesita muchos minerales, especialmente calcio y magnesio, para proteger los huesos.

Una dieta alcalina es el mejor tipo de dieta para la salud ósea. Esta dieta puede ser de gran ayuda porque lleva a un equilibrio las cantidades de minerales que son clave para el desarrollo de los huesos y el mantenimiento de la masa muscular magra, incluidos el magnesio, fosfato y calcio.

Las dietas alcalinas también ayudan a mejorar la producción de hormonas de crecimiento y absorción de vitamina D, que protegen los huesos a medida que envejeces.

Un estilo de vida poco saludable, una dieta deficiente y la falta de ejercicio hacen que los problemas con la densidad ósea no solo los experimenten los adultos mayores, sino también los jóvenes.

Alimentos para prevenir y tratar la osteoporosis

Como ya se ha mencionado, la dieta es crucial para conseguir que nuestro cuerpo pueda recuperar la densidad ósea, al igual que la realización de actividad física, el tratamiento de la osteoporosis debe incluir un conocimiento profundo sobre los alimentos permitidos y cuales excluir de nuestro menú.

1. Alimentos con alto contenido de calcio:

El calcio es un esencial componente estructural del esqueleto, su deficiencia puede contribuir a la fractura de los huesos.

Todos los productos lácteos, vegetales verdes (como okra, brócoli, berros y col rizada), sardinas y almendras.

2. Productos lácteos crudos cultivados

El amasai, kéfir, yogur y el queso crudo contienen magnesio, calcio, fósforo, vitamina K y alimentos ricos en vitamina D, todos vitales para poder desarrollar huesos fuertes.

3. Alimentos ricos en manganeso

El manganeso participa en la formación de masa ósea y ayuda a equilibrar las hormonas de forma natural.

Granos enteros como arroz integral, teff, centeno, trigo sarraceno, frijoles y legumbres, avena y amaranto, nueces de macadamia y avellanas.

4. Pescado salvaje o capturado en la naturaleza

La inflamación crónica puede estar de la mano con la osteoporosis. Los ácidos grasos omega-3 que están presentes en algunos pescados son de ayuda para reducir la inflamación. Las mejores fuentes incluyen sardinas, salmón salvaje, caballa, anchoas y halibut.

5. Verduras de hojas verdes

Este tipo de vegetales contienen vitamina K y calcio que son esenciales para mantener fuertes nuestros huesos. Algunas fuentes principales incluyen espinacas, col rizada, acelgas, hojas de mostaza, berros, berzas, hojas de diente de león y escarola.

6. Alimentos alcalinos

La osteoporosis puede estar vinculada con un pH ácido, y es así que, comer muchos vegetales y frutas puede ser de ayuda para promover un ambiente alcalino que previene la pérdida ósea.

Los alimentos más alcalinos son: vegetales verdes, toronja, hierbas frescas y especias, aguacates, tomates, alfalfa, rábano negro, cebada, jícama, pepino, pasto de trigo, col, brócoli, apio, sandía, remolacha y plátanos maduros.

Vegetales marinos: estos vegetales son ricos en minerales de gran importancia para la formación ósea, además de ser ricos e n antioxidantes que favorecen la salud en general. Incluye wakame, algas, nori, agar o kombu en tu dieta.

Una de las mejores cosas a tener es el jugo verde hecho de vegetales verdes y pastos en polvo, que están cargados con alimentos que forman alcalinos y clorofila.

7. Otras proteínas de calidad

Recuerda que en los ancianos, las dietas demasiado bajas en proteínas pueden afectar la salud ósea. Sin embargo, las dietas muy ricas en proteínas tampoco son las más saludables porque tienden a ser excesivamente ácidas, por lo que es importante lograr un equilibrio.

Trata de consumir una cantidad moderada de proteínas limpias y de alta calidad en cada comida, como carne alimentada con pasto, pescado capturado en la naturaleza, huevos y aves de corral, queso y yogurt fermentados, nueces, semillas, frijoles y legumbres.

Qué alimentos no debes comer si tienes osteoporosis

Los siguientes alimentos pueden empeorar la pérdida ósea y pueden contribuir a una baja masa ósea u osteoporosis:

  • Demasiado alcohol también aumenta la inflamación que puede llevar a que se filtre más calcio de los huesos.
  • Bebidas azucaradas: el alto contenido de fósforo que se encuentra en las sodas puede eliminar el calcio de los huesos. El azúcar también aumenta la inflamación.
  • Carne roja procesada: una ingesta alta de carne roja y sodio puede provocar la pérdida de hueso.
  • Cafeína: consumir una cantidad excesiva de cafeína puede ser una causante de pérdida ósea.
  • No fumes ya que empeora muchas afecciones crónicas de salud.
  • El azúcar aumenta la inflamación, lo que podría empeorar la osteoporosis.
Bibliografía:
  1. Panday, K., Gona, A., & Humphrey, M. B. (2014). Medication-induced osteoporosis: screening and treatment strategies. Therapeutic advances in musculoskeletal disease, 6(5), 185–202. doi:10.1177/1759720X14546350. [PubMed]
  2. Eom C., Lee H., Ye S., Park S., Cho K. (2012) Use of selective serotonin reuptake inhibitors and risk of fracture: a systematic review and meta-analysis. J Bone Miner Res 27: 1186–1195 [PubMed]
  3. Tu, K. N., Lie, J. D., Wan, C., Cameron, M., Austel, A. G., Nguyen, J. K., … Hyun, D. (2018). Osteoporosis: A Review of Treatment Options. P & T : a peer-reviewed journal for formulary management, 43(2), 92–104. [Link]

Acerca del autor

Avatar

Julieta Sofía Medina

Julieta es nutrióloga clínica, especialista en: Dietética, Obesidad, Sobrepeso, Enfermedades Gastrointestinales, Enfermedades Cardiovasculares y Nutrición Geriátrica.