Ansiedad nocturna: cuando las preocupaciones te impiden dormir

Los trastornos de ansiedad a menudo se asocian con trastornos del sueño. Por lo tanto, parece existir una conexión. Pero, ¿por qué la ansiedad nocturna y preocupaciones nos hacen permanecer despiertos y qué sucede en el cerebro? ¿Se puede controlar y tratar? ¿Cuándo deberías ver a un médico o especialista? Respondemos estas y más preguntas en el siguiente artículo.

¿Por qué la ansiedad te mantiene despierto?

Los trastornos del sueño pueden contribuir a un trastorno de ansiedad, pero esto también sucede al revés, la ansiedad también puede evitar que duermas bien. La razón es comprensible: quien tiene ansiedad constante, siempre está tenso tanto mental como físicamente, por lo que un mal sueño es inevitable.

Los signos típicos de la ansiedad nocturna incluyen preocupación constante y reflexión compulsiva. Las personas preocupadas tienen grandes problemas para conciliar el sueño, porque las preocupaciones y los miedos lo hacen imposible. Cuando finalmente se duermen, a menudo surgen sueños confusos que provocan una noche inquieta y un despertar constante.

¿Qué sucede en el cerebro cuando no puedes dormir?

El cerebro te señala constantemente, “Tengo que dormir”, pero esto inconscientemente te pone bajo mucha más presión. Por lo tanto, debes tener en cuenta que definitivamente no obtendrás el sueño necesario si estás bajo tanta presión mental.

La gente que padece de ansiedad nocturna a menudo se preocupan mucho antes o incluso después de quedarse dormidos y están en la cama llenos de temor, por lo que no descansan. Se liberan más y más hormonas del estrés, que evitan que la mente duerma.

¿Qué puedes hacer si sientes ansiedad nocturna?

En un momento en el que te sientas lleno de preocupaciones y pánico por la ansiedad nocturna, debes levantarte. Esto es muy importante porque si estás en un estado crepuscular del cerebro, levantarte te permitirá controlar tus pensamientos. Levántate, sal de la habitación y enciende la luz.

El punto es no asociar la cama con la ansiedad, e incluso si estás pensando en acostarte de nuevo, hazlo cuando estés ya quedándote dormido. La luz brillante hará que tu cerebro comience a trabajar abruptamente y se disipe el miedo. ¿Sigues luchando con las preocupaciones? Levántate de nuevo y busca distracciones hasta que te sientas más tranquilo.

Te puede interesar:
Jarabe natural para resfriados con jengibre, limón y miel

¿Se puede eliminar la ansiedad nocturna y los trastornos del sueño asociados?

Las ansiedades tienen que ver principalmente sobre el futuro. Por lo tanto, si estás lidiando con preocupaciones excesivas, debes tratar de concentrarte en el presente. Supera el futuro y recurre al presente para evitar la ansiedad nocturna.

Esto requiere algo de práctica y paciencia, porque al principio los miedos vendrán una y otra vez. Si no puedes dormir, acéptalo por el momento. Los ojos a menudo se cerrarán solos. Los ejercicios de relajación regulares, como el entrenamiento autógeno o la relajación muscular progresiva, pueden ayudar a reducir la tensión y el estrés.

¿Cuándo deberías ver a un médico?

Si ya no puedes manejar la ansiedad nocturna por ti mismo, y constantemente te roba tus horas de sueño o limita tu calidad de vida, es momento de consultar a un médico. Para casos leves, el médico de familia y, en gran medida, un especialista como psicoterapeuta o psiquiatra.

Con la ayuda de un terapeuta, podrás aprender a interrumpir el flujo negativo de pensamientos que acompaña a los miedos. Concéntrate en pensamientos agradables por la noche e imagina cosas relajantes cuando la ansiedad intenta extenderse por tu cabeza.

En la terapia, puedes aprender a controlar tus pensamientos y miedos para que ya no te sientas indefensamente expuesto a ellos. Otra opción es un especialista en sueño en un centro de sueño. Estas clínicas también operan laboratorios de sueño. Aquí por la noche se realizan estudios e investigaciones especiales.

Estos incluyen mediciones de la profundidad del sueño, historial de sueño y calidad del sueño, así como mediciones de señales físicas como electrocardiograma, electromiograma, movimientos de las piernas o respiración.

Conclusión

Las personas con ansiedad nocturna y trastornos del sueño a menudo quedan atrapadas en un círculo vicioso. Suena paradójico: quieres dormir, pero al mismo tiempo le tienes miedo. La terapia conductual puede ayudar a salir de este ciclo vicioso.

Los problemas de sueño se pueden contrarrestar con muchos otros consejos para una buena noche de sueño. Siempre es importante identificar las causas del mal sueño para poder hacer algo al respecto. Al final, no podrás dormir bien hasta que termine el trastorno de ansiedad.

Acerca del autor

Avatar

Dayerlin Sosa López

Socióloga y Psicoterapeuta egresada de la Universidad Central de Venezuela con componente Docente en la Universidad de Oriente. Se desempeña como facilitadora de talleres de crecimiento personal para empresas. Es escritora, dedicada al trabajo terapéutico y Psicoterapeuta Gestalt.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse  
Notificar