Consejos Salud

Cómo afecta el exceso de peso a la artritis reumatoide

La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune, inflamatoria y crónica, que se presenta con mayor frecuencia en mujeres de edad media, que afecta principalmente y de forma simétrica las articulaciones, es decir que afecta a la vez a la misma articulación en ambos lados del cuerpo (por ejemplo ambas muñecas)  y además puede afectar a cualquier  otro órgano, por esta razón se cataloga como una enfermedad sistémica al mismo tiempo.

Una persona con exceso de peso que padece artritis reumatoide

¿Qué es la artritis reumatoide?

Para explicar el mecanismo fisiopatológico de esta enfermedad, se han  tomado en cuenta diversos estudios que concuerdan en que la artritis reumatoide, es el resultado del daño que causan ciertas células del sistema inmunitario de las personas que padecen esta enfermedad, a la membrana que recubre las articulaciones (membrana sinovial) causando inflamación, dolor, inmovilidad y en caso de que estos síntomas perduren en el tiempo, progresa a la erosión y deformación del hueso que conforman la articulación afectada, motivo por el cual la persona podría presentar ciertas limitaciones funcionales.

Aún se desconoce la causa principal de esta enfermedad, pero existen factores ambientales que pueden acelerar o provocar su aparición, como infecciones por bacterias o virus, exposición a sustancias toxicas y el exceso de peso.

El exceso de peso y la artritis reumatoide

Aproximadamente dos tercios de las personas que sufren artritis reumatoide presenta exceso de peso e incluso obesidad en algunos casos, como gran parte de la población mundial. Si bien es cierto que en cualquier persona el sobrepeso es causa del desarrollo de muchas enfermedades y afecciones de distintos órganos y sistemas, como lo son las enfermedades cardiovasculares, en donde encontramos la hipertensión arterial, alteraciones endocrinas, como la Diabetes tipo 2, entre otras.

El exceso de tejido adiposo o grasa cumple un papel fundamental en el desarrollo de la artritis reumatoide y en la aparición de complicaciones asociadas.

Las células que conforman el tejido graso del cuerpo, son llamadas adipocitos,  estas células son capaces de producir moléculas mensajeras proinflamatorias denominadas citocinas, estas moléculas son capaces de incrementar la acción inflamatoria de las células del sistema inmunológico, por ende se cree que mientras mayor sea el porcentaje de grasa corporal de un individuo, los niveles de citocinas proinflamatorias será más elevado y por ende, empeoran los daños articulares causados por esta enfermedad.

El sobrepeso incrementa los problemas de artritis reumatoide 

El exceso de peso, además de incrementar la inflamación, también incrementa la presión que reciben las articulaciones, ya que son estas las responsables de mantener la estabilidad y sostener el peso del cuerpo.

Se estima que por cada 10 Kg de sobrepeso, la carga adicional que reciben las articulaciones de la columna, las caderas, las rodillas, los tobillos y las articulaciones de los pies, sea de aproximadamente 40 Kg. De esta forma el desgaste óseo causado por la enfermedad, será mucho más rápido que en personas que padezcan la enfermedad, pero que mantengan un peso dentro de los límites normales.

Otra de las formas en cómo influye el sobrepeso en el desarrollo de la enfermedad, es disminuyendo notablemente la efectividad del tratamiento en estos pacientes, en comparación con la efectividad que se evidencia en pacientes con peso normal.

Esto se cree que es debido a la mayor producción de moléculas proinflamatorias que no permiten el avance favorable del mismo. Por otra parte se han visto muy buenos resultados en personas con peso normal o que han decidido adelgazar por beneficio propio.

Por esto se considera que la dieta y la práctica de ejercicios de bajo impacto, juega un papel fundamental en las enfermedades reumáticas. Para mejorar el peso, sin sufrir consecuencias, se debe disminuir la cantidad de calorías ingeridas, siempre y cuando se cumplan con los requerimientos básicos diarios y aumentar su uso.

Para lograr esto se deben consumir en menor cantidad, mas no eliminar por completo de la dieta, las grasas y carbohidratos; e incrementar el ejercicio físico diario  de forma gradual y según las recomendaciones de sus médicos.

Recomendaciones

Las siguientes recomendaciones son útiles para evitar el impacto que ocasiona el exceso de peso corporal sobre le desarrollo de la artritis reumatoide.

Disminuir la ingesta de grasas

Las grasas constituyen uno de los macronutrientes más importantes. Existen 3 tipos, las grasas saturadas, las monoinsaturadas y las poliinsaturadas. Es recomendable disminuir su consumo, especialmente el de las grasas saturadas ya que estas no proporcionan ningún beneficio al organismo y más bien empeoran la enfermedad.

Reducir el consumo de hidratos de carbono

 Los hidratos de carbono son otro de los macronutrientes necesarios para mantener una buena nutrición, pero al igual que las grasas se debe disminuir o controlar la ingesta de los mismos, en especial de los carbohidratos simples.

En su lugar debemos incrementar el consumo de carbohidratos complejos, ya que cuentan con una estructura molecular compleja y son muy ricos en fibra, vitaminas y minerales esenciales. Este tipo de nutrientes los conseguimos en la avena, batata, arroz y pasta integral, etc.

Disminuir el consumo de azúcar

Las calorías aportadas por el azúcar se denominan “Calorías vacías” y no es necesario que se consuma ya que la glucosa necesaria durante el día a día es aportada por los hidratos de carbono.

Realizar actividad física

Realizar actividad física de bajo impacto, además de ayudar al paciente con la pérdida de peso, mejora la  movilidad de las articulaciones enfermas, incrementa la masa muscular, evita el desgaste óseo y beneficia el estado de ánimo de los pacientes que lo realizan.

5/5 (1 Review)