Salud

Posibles causas de tener siempre mucho frío

Tener mucha sensibilidad al frío es una situación que puede ocurrirle a algunas personas. Todos conocemos a alguien que anda más abrigado que el promedio ya que siempre tiene frío. Por lo general, a estas personas se les conoce como frioleras o friolentas.

Una mujer que siente mucha sensibilidad al frío

El control de la temperatura corporal es un proceso muy complejo en el que intervienen los dos grandes sistemas reguladores del cuerpo: el sistema nervioso y el sistema hormonal.

La estructura clave en este proceso es el hipotálamo, quien mediante la liberación de varios neurotransmisores y hormonas llevará a que ocurran los cambios que permitan mantener la temperatura dentro de un rango muy estrecho de valores. Por esta razón, se considera que el hipotálamo es el termostato de nuestro cuerpo.

La sensibilidad al frío puede ser una señal de algún problema de salud

Es normal tener frío ocasionalmente, esto sucede cuando cambia la temperatura, cuando no hemos comido bien, ante alguna eventualidad que disminuya de forma autolimitada la presión arterial, como cuando ocurre un episodio de vómitos o diarrea, o al ingerir alguna bebida alcohólica.

Otra situación en la que puede sentirse mucho frío es cuando esta subiendo la temperatura corporal durante el curso de una infección, justo antes de que aparezca la fiebre. Esto es lo que se conoce como escalofríos.

La sensibilidad al frío pasa a ser una señal de alerta cuando los cambios en la temperatura del ambiente no son de suficiente magnitud como para originar esta sensación, o cuando alguien que toleraba bien el frío de repente comienza a ser más sensible a una temperatura menor.

También puedes leer:  Los beneficios de la cáscara de plátano para la piel

Principales afecciones de salud que pueden llevar a sentir frío de forma constante

Los cambios en el patrón de un hábito o una sensación pueden ser un indicativo de que ha ocurrido algún cambio en el organismo. Por esta razón alguien que toleraba bien el frío y comienza a tener siempre mucho frío debe indagar sobre las razones que le están llevando a tener esta sensación.

Trastornos de la glándula tiroides

La tiroides es una glándula encargada de controlar los procesos del metabolismo. Cuando el metabolismo se acelera por un aumento en su función se produce el hipertiroidismo, situación en la que hay sudoración y sensación de calor.

En el caso de que esta glándula disminuya su función ocurre la situación contraria, el hipotiroidismo, un estado en el que la persona puede llegar a tener siempre mucho frío por un enlentecimiento del metabolismo.

Alteraciones en el flujo sanguíneo de la piel

Las personas que tienen niveles de presión arterial disminuidos suelen sentir más frío.  Esto es debido a que en estas situaciones hay constricción de los vasos sanguíneos de la piel haciendo que disminuya el flujo de sangre local, interfiriendo así con uno de los mecanismos que mantienen el calor corporal.

Este fenómeno también ocurre en enfermedades como la anemia, en donde hay una disminución del numero de glóbulos rojos, que son las células encargadas del transporte de oxigeno a los tejidos.  Esto hace que la sangre sea desviada a los órganos internos y en especial al cerebro y a los músculos haciendo que los tejidos superficiales sean menos irrigados y por lo tanto tengan una temperatura un poco menor.

También puedes leer:  6 razones por las que no debes comer harina refinada

Las afecciones de los vasos sanguíneos periféricos pueden hacer que haya frialdad y cambios de coloración con palidez y un tono azulado en las manos y los pies. Esto es común en personas fumadoras, diabéticas y en quienes desarrollar arterioesclerosis.

Uso de medicamentos

Los medicamentos que tienen algún tipo de acción sobre el sistema nervioso autónomo pueden llevar a que se modifique el diámetro de los vasos sanguíneos, esto afecta el flujo de sangre por la piel causando la sensación de frío.

Esto es común con algunos medicamentos para tratar la hipertensión arterial, algunos tipos de medicación para el dolor crónico, tratamientos para problemas urinarios y fármacos empleados para tratar estados emocionales como la depresión.

Alteraciones del estado nutricional

La alimentación es clave para poder garantizar la ingesta la los nutrientes en cantidades adecuadas. Cuando esto no ocurre, como al hacer dietas bajas en calorías, el organismo pudiera no contar con la suficiente cantidad de carbohidratos que requiere para cumplir las funciones del metabolismo.

El tejido adiposo cumple una función de revestimiento que ayuda a mantener el calor corporal, las personas que tienen una gran pérdida de peso más allá de los valores recomendados, como ocurre en los estados de anorexia, pueden perder este efecto aislante y tornarse más sensibles al frío.

5/5 (2 Reviews)