Síndrome de intestino irritable y cómo se diagnostica

El síndrome del intestino irritable (SII) es un trastorno común que afecta las funciones del intestino grueso, se caracteriza por alteraciones del patrón evacuatorio asociado a dolor abdominal de aparición crónica y reincidente. En los últimos años ha aumentado su incidencia, tanto en población adulta como en niños, impactando su desenvolvimiento en el trabajo y en sus lugares de estudio.

Una mujer con problemas por el síndrome de intestino irritable

A pesar de que se estima que esta condición afecta al menos un 10% de la población mundial, se cree que sólo el 40% de esa población afectada consulta al médico para su tratamiento.

El síndrome de colon irritable está relacionado a otras condiciones como el estrés crónico y a otras enfermedades que como la ansiedad, depresión, síndrome de fatiga crónica, fibromialgia y algunas alergias.

El SII puede ser confundido con otras enfermedades, por lo que debe hacerse un correcto diagnóstico diferencial basado en los síntomas del paciente, laboratorios y el descarte de otras patologías gastrointestinales.

Síntomas del colon irritable

La mayoría de los pacientes describen síntomas gastrointestinales relacionados a las evacuaciones. Muchos pacientes manifiestan dolor abdominal que mejora posterior a evacuar, sin embargo, otros refieren que el dolor se exacerba posterior a la evacuación. Igualmente, narran alteraciones de su patrón evacuatorio (diarrea que alterna con períodos de estreñimiento o períodos de heces pastosas que cambian a heces muy compactas). La mayoría de los pacientes refieren los siguientes síntomas:

  • Dolor abdominal, que varía de intensidad, tipo cólico, generalizado o localizado en el hemiabdomen inferior (parte baja del abdomen).
  • Sensación de calambres abdominales.
  • Distensión abdominal.
  • Eructos y flatulencias.
  • Ardor en el estómago.
  • Diarrea.
  • Estreñimiento.
  • Alternancia de diarrea con estreñimiento.
  • Tenesmo rectal (persistencia de deseos de evacuar).
  • Dolor rectal.
  • Heces con moco.

Si usted presenta alguno de estos síntomas de manera repetida (en al menos tres meses) o si estos síntomas causan limitaciones en su vida diaria, debe acudir al médico para descartar la presencia de SII.

¿Cómo se diagnostica el síndrome del intestino irritable?

A nivel mundial, se han creado guías sobre el colon irritable, definiendo criterios para su correcto diagnóstico.

Es importante que la evaluación del paciente sea realizada por un médico especialista en Medicina interna o gastroenterología, ya que el SII es una enfermedad que afecta el funcionalismo, más no la estructura del intestino, por lo que en primera instancia se deben descartar patologías orgánicas.

Te puede interesar:
Cómo limpiar el colon naturalmente

Dentro de los criterios diagnósticos del SII se encuentran:

Dolor abdominal recurrente, al menos una vez por semana en los últimos tres meses, asociado a alguno de estos síntomas:

  • Relacionado con la defecación: aparece antes o después de la evacuación.
  • Asociado a un cambio en la frecuencia de las evacuaciones: aumentan (diarrea) o disminuyen (constipación o estreñimiento).
  • Asociado a un cambio en la apariencia de las heces (más fluidas o más compactas).

Otros criterios son:

  • Heces muy blandas o fluidas y duras o muy compactas.
  • Pujo o esfuerzo para evacuar.
  • Tenesmo rectal o sensación de evacuaciones incompletas.
  • Sensación de obstrucción rectal.
  • Necesidad de usar maniobras manuales o supositorios para permitir la evacuación.

Aunado a estos criterios sintomáticos se deben realizar estudios complementarios de laboratorios que incluyen una hematología completa, examen simple de heces o coproanálisis, calprotectina en heces (que permite descartar la presencia de colitis ulcerosa y Enfermedad de Crohn) y serología para descartar intolerancia al gluten o enfermedad celíaca, como principales diagnósticos diferenciales.

Cuando se sospeche patología de la mucosa del intestino, el médico indicará la realización de una colonoscopia o endoscopia digestiva inferior para evaluar la integridad del colon.  En algunos casos, existen criterios de alarma (pérdida de peso, sangre roja en heces, heces oscuras, diarrea nocturna, pérdida de peso acentuada) ante los cuales el médico debe sospechar de patologías más graves.

Diagnósticos diferenciales en el Síndrome del Intestino Irritable

Dentro de los diagnósticos diferenciales del SII no se pueden dejar de nombrar la enfermedad celíaca o intolerancia al gluten, la intolerancia a la lactosa, las parasitosis intestinales, la enfermedad inflamatoria intestinal (incluyendo la enfermedad de Crohn) y las diarreas asociadas a usos de medicamentos, en el caso de que el síntoma del SII que predomine sea la diarrea.

En el caso de la constipación y del dolor abdominal sean los síntomas que destaquen, deben descartarse patologías como la diverticulitis crónica y los tumores de colon (como el cáncer colorectal), en especial, si hay síntomas de alarma o antecedentes de cáncer gastrointestinal en la familia del paciente.

El correcto diagnostico del colon irritable estará a cargo de un especialista que haga énfasis en la historia médica del paciente, sus síntomas y el descarte de patologías orgánicas del colon, incluyendo algunas alergias o intolerancias. Es importante que acuda a su médico para que se realice un diagnóstico y tratamiento oportuno.

Acerca del autor

Avatar

Dr Manuel A. Rodriguez R.

El Doctor Manuel Alejandro Rodriguez es Médico Cirujano especialista en Obstetricia y Ginecología. Asesor de la Federación Latinoamericana y la Federación Venezolana de Sociedades Científicas de Estudiantes de Medicina – FELSOCEM / FEVESOCEM Ifmsa - Vzla.

Deja tu comentario

avatar
  Subscribirse  
Notificar