Desayunos para personas con problemas de reflujo ácido

Es importante elegir muy bien los alimentos que se incluyan en el desayuno, sobre todo cuando se padece de reflujo ácido o problemas de acidez estomacal.

Los mejores desayunos para tratar el reflujo ácido

El reflujo ácido ocurre cuando hay un reflujo ácido del estómago al esófago. Esto ocurre comúnmente, pero puede causar complicaciones o síntomas molestos, como acidez de estómago.

Una razón por la que esto sucede es que el esfínter esofágico inferior (EEI) está debilitado o dañado. Normalmente, el LES se cierra para evitar que la comida del estómago suba al esófago.

Los alimentos que consumimos afectan la cantidad de ácido que produce el estómago. Comer los tipos adecuados de alimentos durante el desayuno es clave para controlar el reflujo ácido o la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), una forma crónica grave de reflujo ácido.

Alimentos para incluir en el desayuno que pueden ayudar a reducir sus síntomas

Los síntomas del reflujo pueden ocasionar que el ácido del estómago toque el esófago y cause irritación y dolor. Si tienes demasiado ácido, puedes incorporar estos alimentos específicos en tu dieta para controlar los síntomas del reflujo ácido.

Ninguno de estos alimentos curará la afección y la decisión de utilizar estos alimentos específicos para aliviar tus síntomas debe basarse en tus propias experiencias con ellos.

  1. Verduras. Las verduras son naturalmente bajas en grasa y azúcar y ayudan a reducir el ácido del estómago. Las buenas opciones incluyen judías verdes, brócoli, espárragos, coliflor, verduras de hoja verde, patatas y pepinos.
  2. Calabaza o calabacín. Las cremas de calabaza o calabacín son ricas en mucílagos que suavizan y protegen la mucosa del tubo digestivo. Y los betacarotenos ayudan a mantenerla sana (o a regenerarla).
  3. Avena. La avena es uno de los alimentos favoritos para el desayuno, un grano integral y una excelente fuente de fibra. Una dieta rica en fibra se ha relacionado con un menor riesgo de reflujo ácido. Otras opciones de fibra incluyen panes integrales y arroz integral.
  4. Frutos no cítricos. Las frutas no cítricas, como melones, plátanos, manzanas y peras, tienen menos probabilidades de desencadenar síntomas de reflujo que las frutas ácidas.
  5. Alimentos fermentados. El kéfir, el chucrut (col fermentada) o el té kombucha aportan bacterias buenas que ayudan al tracto digestivo.
  6. Claras de huevo. Las claras de huevo son una buena opción para incluirlas en el desayuno. Sin embargo, es recomendable mantenerse alejado de las yemas de huevo, que tienen un alto contenido de grasa y pueden desencadenar síntomas de reflujo.
  7. Grasas saludables. Las fuentes de grasas saludables incluyen aguacates, nueces, linaza, aceite de oliva, aceite de sésamo y aceite de girasol. Reduce la ingesta de grasas saturadas y grasas trans y reemplázalas con estas grasas insaturadas más saludables.

Acerca del autor

Equipo Editorial

Equipo Editorial

Equipo editorial de Vida Lúcida. Somos un equipo de trabajo comprometido con la propuesta de temas informativos y redacción basada en fuentes serias y confiables para asegurar un artículo de calidad a nuestros lectores.