Un enfoque natural para prevenir las cataratas

La catarata es una enfermedad progresiva que con el tiempo conduce a la opacidad del cristalino del ojo. Los médicos distinguen tres tipos de cataratas: nuclear, cortical y subcapsular posterior. Si no se tratan, las cataratas pueden provocar una discapacidad visual grave o incluso una ceguera total.

El enfoque natural junto con la medicina natural preventiva puede ayudarnos a evitar las cataratas

El tratamiento quirúrgico de las cataratas, cuando se reemplaza un cristalino turbio por uno nuevo, no siempre es posible. En países con servicios de salud desarrollados, la cirugía de cataratas es muy común entre las personas mayores de 60 años. Sin embargo, hay muchos otros lugares en el mundo donde la cirugía es casi imposible. Dondequiera que vivas, es aconsejable tomar medidas para prevenir las cataratas cuando se tiene una edad temprana.

Factores de riesgo para desarrollar cataratas

Los médicos creen que la principal causa del desarrollo de cataratas es la oxidación del cristalino. Los factores de riesgo también incluyen la sobreexposición a la radiación ultravioleta del sol, el tabaquismo, la diabetes, la presión arterial alta y ciertos medicamentos, como los corticosteroides orales a largo plazo (prednisona). El consumo excesivo de alcohol también puede ser un requisito previo para el desarrollo de cataratas.

Nutrición y cataratas

Los antioxidantes pueden proteger al cuerpo de la formación de cataratas. Una dieta rica en frutas y vegetales coloridos proporcionará al cuerpo muchos antioxidantes beneficiosos. Un estudio de 2010 señaló que una dieta rica en vitaminas y minerales puede ayudar a retrasar el desarrollo de cataratas. Un estudio de 2013 también encontró que una dieta rica en frutas, verduras y vitamina C puede ayudar a prevenir la aparición de cataratas.

Muchas plantas, vitaminas y minerales que se encuentran en los alimentos y suplementos tienen propiedades antioxidantes que pueden ayudar a proteger los ojos.

‌‌‌‌Luteína, zeaxantina y visión saludable

Estos dos carotenoides comunes a menudo se asocian con el apoyo de la visión. Un estudio publicado en Molecules señala que la luteína y la zeaxantina protegen contra los oxidantes y filtran el espectro de luz azul, lo que favorece la visión. Se cree que estos antioxidantes pueden prevenir el desarrollo de cataratas al prevenir el daño oxidativo en el cristalino del ojo.

La revista afirma que al tomar de 6 a 10 mg de luteína por día, la probabilidad de la necesidad de un tratamiento quirúrgico de cataratas se reduce en un 20-50%.

Sin embargo, la mayoría de los estudios muestran que el efecto óptimo se logra cuando la luteína y la zeaxantina se toman juntas. Son ricas en las frutas y verduras de hoja verde. Si no tiene suficientes de estos alimentos en su dieta, considere tomar suplementos de calidad. Dosis recomendada: según la etiqueta.

‌‌Extracto de corteza de pino: un poderoso antioxidante

El extracto de corteza de pino es un poderoso antioxidante. Durante mucho tiempo ha sido utilizado por los pueblos indígenas de América del Norte y Asia con fines medicinales. Se cree que el navegante francés Jacques Cartier, que colonizó Canadá para Francia, usó extracto de corteza de pino en una expedición en 1535 contra el escorbuto, una enfermedad que ocurre cuando la vitamina C es deficiente.

Hoy en día, los defensores de la salud integral también han reconocido los beneficios del extracto de corteza de pino para apoyar la salud y combatir el envejecimiento. Salió a la venta por primera vez como suplemento dietético en los Estados Unidos en 1987. Hoy se vende en diferentes formas: cápsulas, aceites esenciales, loción tópica.

Los antioxidantes son sustancias que protegen los tejidos y órganos de los radicales libres dañinos. Un estudio publicado en Ophthalmic Research muestra que el pycnogenol tiene propiedades antioxidantes más fuertes que la vitamina C, la vitamina E, el ácido alfa lipoico y la coenzima Q10. 

‌‌Quercetina y ‌‌su efecto antiinflamatorio

El polifenol quercetina es un poderoso antioxidante que también ha demostrado tener beneficios antiinflamatorios y para la vista. Según algunos estudios, la quercetina también puede ser beneficiosa para el microbioma intestinal al apoyar las bacterias intestinales beneficiosas.

Se puede encontrar en los arándanos, uvas rojas, frambuesas, verduras de hoja verde, brócoli, cebollas rojas crudas, té negro y verde.

‌‌Propiedades protectoras del resveratrol

El resveratrol ha mostrado muchas propiedades beneficiosas. Es un fitonutriente (compuesto vegetal natural) que se encuentra en el vino tinto, las uvas, las bayas y las nueces. Tiene propiedades antioxidantes y protege a las células y sus componentes del daño oxidativo, que a menudo hace que las células pierdan su capacidad de autocontrol, lo que puede conducir a un mayor riesgo de desarrollar cataratas.

Un estudio de 2006 sugiere que comer alimentos ricos en resveratrol puede disminuir el riesgo de desarrollar cataratas en los adultos mayores.

‌‌El selenio puede ayudar a combatir el daño oxidativo‌‌

El selenio es un oligoelemento necesario para el organismo. Está involucrado en más de 24 reacciones bioquímicas y es necesario para la división celular, la síntesis de ADN y ayuda a proteger contra el daño oxidativo. Hay formas orgánicas e inorgánicas de selenio.

Las fuentes dietéticas de selenio incluyen nueces de Brasil, vísceras, mariscos, aves, huevos, granos y productos lácteos.

Parece ser útil para prevenir las cataratas debido a su capacidad para atenuar el daño oxidativo. Un estudio de 2012 en ratas demostró los beneficios del selenio en la prevención de cataratas.

Un estudio de 2018 afirma: “Una correlación confirmada entre los niveles de selenio sérico y las cataratas relacionadas con la edad indica que los niveles bajos de selenio pueden considerarse un factor de riesgo potencial para las cataratas relacionadas con la edad“.

‌‌‌Propiedades antiinflamatorias y antioxidantes de la espirulina

Mucha gente considera que la espirulina es un superalimento. Es un alga azul verdosa que el cuerpo absorbe fácilmente. Puede tomarse en forma de pastilla o polvo. La espirulina pertenece a las cianobacterias, en particular a la artrospira platensis.

Crece en lagos alcalinos cálidos en África, Hawái y México, entre muchos otros lugares. Según los registros de los conquistadores, los aztecas usaban la espirulina hace siglos. Creció en el lago de Texcoco (el México actual) y los aztecas la llamaban “tecuilati”.

Los europeos señalaron que los habitantes de la zona costera del lago africano Chad lo utilizan como alimento. Hoy en día, la espirulina ha atraído la atención de los científicos de la NASA, que la utilizan como suplemento dietético para los astronautas que viajan al espacio exterior.

La espirulina es una fuente completa de proteínas, vitaminas, minerales y fitonutrientes. Además, tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes, lo que explica sus posibles beneficios en la prevención de cataratas.

Los estudios de 2013 y 2014 muestran que tomar espirulina puede ayudar a detener el desarrollo de cataratas.

‌‌Propiedades antioxidantes investigadas de la vitamina C

La vitamina C es una de las vitaminas más estudiadas en los últimos 100 años. Una búsqueda bibliográfica arroja más de 65.000 estudios sobre la vitamina C desde la década de 1920. Existe mucha evidencia de que apoya el sistema inmunológico, el sistema cardiovascular, el cerebro, la visión y también tiene muchas otras propiedades beneficiosas.

Varios científicos creen que una vez el cuerpo humano podía producir vitamina C por sí mismo, pero con el tiempo ha perdido esta capacidad. Casi todos los animales, incluidos los mamíferos, producen por sí mismos vitamina C. Las únicas excepciones son los humanos, los monos y los conejillos de indias. La concentración máxima de vitamina C se observa en el cerebro y las glándulas suprarrenales, de 15 a 50 veces más alta que en la sangre. La vitamina C no solo tiene propiedades antioxidantes, sino que también es un cofactor enzimático y participa en al menos ocho reacciones bioquímicas importantes.

Según un estudio en The American Journal of Clinical Nutrition, más del 7% de las personas mayores de seis años tienen deficiencia de vitamina C (según los análisis de sangre). Más de la mitad de los participantes del estudio comieron alimentos bajos en vitamina C (frutas cítricas, fresas, mangos, pimientos y muchos otros alimentos).

Un estudio de 2011 en India encontró que las personas con los niveles más bajos de vitamina C en la sangre tenían un 39% más de probabilidades de desarrollar cataratas que aquellas con tasas más altas.

‌‌‌Multivitaminas para la salud general

Las multivitaminas no sustituyen una dieta sana y nutritiva. La Organización Mundial de la Salud estima que dos mil millones de personas en todo el mundo tienen deficiencia de vitaminas y minerales. Las investigaciones muestran que muchos estadounidenses también tienen deficiencia de varias vitaminas y minerales importantes.

En las “Recomendaciones sobre la eutrofia para los estadounidenses” en los años 2015-2020 se señaló un consumo insuficiente de vitaminas liposolubles A, D y E, así como de vitamina C soluble en agua y colina.

Un estudio de 2014 publicado en Nutrients encontró que tomar un multivitamínico redujo la probabilidad de desarrollar cataratas en un 34%. Un multivitamínico de calidad puede ser una medida preventiva adicional.